Tendencias en políticas públicas en el sector tecnológico en 2023

Conoce las principales tendencias de la política pública en materia de tecnología y telecomunicaciones en nuestro desafiante mundo.

Tendencias en políticas públicas 2023

10 min

El año 2022 ha quedado marcado por la guerra y sigue marcado por la postpandemia. En 2023, con un panorama geopolítico, económico y tecnológico desafiante, las políticas públicas adquieren una nueva dimensión: comprender nuestro entorno y emprender acciones para afrontar los retos, mejorar las estrategias de crecimiento económico y empresarial, la inclusión digital o la sostenibilidad verde son aspectos críticos.

Sigue el debate sobre Políticas Públicas semanalmente (en inglés):

Descubre los 10 temas más destacados para 2023 en materia de políticas públicas relacionadas con la tecnología y las telecomunicaciones:

Conectividad ubícua y de gran ancho de banda

Las infraestructuras digitales son una palanca para la competitividad mundial. Para lograr la transformación digital de las sociedades y las economías y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, es esencial disponer de redes de alta capacidad, resilientes y con amplia cobertura. La Comisión Europea, presentó los objetivos de la Década Digital Europea 2030 para lograr una conectividad de fibra gigabit para todos y 5G en todas partes. Acelerar el despliegue del 5G en Europa es esencial, pero requiere las condiciones adecuadas para llevar a cabo la inversión.

Para acelerar los despliegues de gran ancho de banda, serán claves la simplificación de los trámites burocráticos de la obra civil, el acceso al espectro en condiciones razonables, una regulación favorable a la inversión, la seguridad jurídica y las ayudas a despliegues en zonas rurales o insuficientemente atendidas.

En América Latina la inclusión digital es un sueño alcanzable. Para conectar y hacer partícipes a los desconectados, el Manifiesto Rural de Telefónica propone aunar esfuerzos públicos y privados bajo un enfoque colaborativo; y, se centra en un nuevo modelo que gira en torno a tres ejes principales: innovación, cooperación y sostenibilidad del modelo de inversión. Además, como revela la fábula de la «gallina de los huevos de oro«, requiere considerar la provisión de espectro en condiciones adecuadas, lo que en última instancia incrementará el bienestar de consumidores y empresas.

Consolidación, debate sobre la estructura del mercado y nueva dinámica de mercados

Un sector de las telecomunicaciones sostenible y resiliente es la base para impulsar la transformación digital y ecológica y aprovechar los beneficios que generará para todos. A diferencia de otras geografías, el sector está muy fragmentado en Europa. Su estructura de mercado está debilitando sus capacidades de inversión e innovación, poniendo en peligro la capacidad de alcanzar a tiempo la visión europea de liderazgo digital.

Se van a producir nuevas fusiones en los sectores de las telecomunicaciones y la tecnología, y la ejecución práctica en política de competencia debe actualizarse a la nueva dinámica del mercado.

Esta nueva dinámica de los mercados tecnológicos ha sido reconocida en Europa con la aprobación de la Ley de Mercados Digitales (DMA), que empezará a aplicarse en mayo de 2023. Establece normas sobre el funcionamiento de la economía digital del futuro, para garantizar unos mercados digitales justos y abiertos y unas condiciones de competencia equitativas, «poniendo fin al dominio cada vez mayor de las grandes empresas tecnológicas«, afirmó Andreas Schwab, diputado del Parlamento Europeo.

Contribución Justa para la sostenibilidad de la red y la recuperación de los costes de la banda ancha

En el último año ha surgido un debate mundial para la recuperación justa de los costes de la banda ancha y la sostenibilidad de la inversión en redes. El sector de las telecomunicaciones comparte con los gobiernos el compromiso de liberar todo el potencial de la conectividad. Para ello, la industria requiere políticas que creen el entorno adecuado para la sostenibilidad de la inversión en redes, en lugar de trasladar los costes de actualización a todos los usuarios finales; políticas que fomenten un ecosistema digital más equilibrado, permitiendo el desarrollo de mercados de doble cara.

De hecho, Internet ha cambiado drásticamente en los últimos 10 años y las asimetrías en el poder de negociación de los grandes proveedores de contenidos se están ampliando, lo que impide al sector de telecomunicaciones negociar en igualdad de condiciones.

Acelerar la doble transición: digital y ecológica

La tecnología digital está cambiando la vida de las personas y la competitividad de las empresas. La estrategia digital de la UE, con sus objetivos de la Década Digital, busca una transformación digital que beneficie a las personas y a las empresas, al tiempo que contribuye a alcanzar una Europa climáticamente neutra para 2050. El último Índice de Economía y Sociedad Digitales (DESI) de la Comisión Europea revela una mejora progresiva de los indicadores digitales de la región.

El sector de las telecomunicaciones es un aliado esencial para superar los retos globales e impulsar la transición digital en todas las regiones. Todo ello mientras la digitalización es clave para impulsar la transición verde en diferentes sectores.

Reducción de las brechas digitales y búsqueda de una transformación inclusiva

El mundo vive en una sociedad en plena transformación digital en la que aumentan las brechas digitales. En este contexto, ¿qué es la inclusión digital? Compartir conocimientos de todo tipo, apoyar el emprendimiento y a las pequeñas empresas, mejorar la productividad, fomentar el acceso a los servicios básicos y reforzar la libertad y la justicia social son algunos de los beneficios que la digitalización aporta a las sociedades.

Las empresas tecnológicas y las administraciones públicas deben trabajar para que la inclusión digital sea una realidad. Por otra parte, el compromiso con la educación, la alfabetización digital de jóvenes y mayores y la recualificación es esencial para no dejar a nadie atrás.

Autonomía estratégica y política industrial

Las interdependencias económicas se ven confrontadas a las tensiones geopolíticas y a la incertidumbre económica. Esto está dando lugar a la aparición de nuevos enfoques públicos para reforzar la autonomía estratégica y la capacidad de producción de las economías. Más allá de la energía, la atención debe extenderse al mundo digital, donde el despliegue de la conectividad de alta velocidad (5G/Fibra) y el liderazgo en tecnologías futuras (por ejemplo, Inteligencia Artificial, Edge Computing) o industrias avanzadas (por ejemplo, chips, tecnología verde) se están convirtiendo en el centro de una feroz competencia geopolítica. La Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que proporciona subsidios para producir y comprar productos estadounidenses, empieza a percibirse como una amenaza al sistema de comercio multilateral.

En este contexto, Europa está decidida a «reforzar su soberanía digital y establecer normas, en lugar de seguir las de otros, centrándose claramente en los datos, la tecnología y las infraestructuras«. Para que esto se haga realidad, los responsables políticos y las empresas deben centrarse en revitalizar la competitividad global de la Unión Europea y promover el crecimiento económico y del nivel de vida. Diseñar una política industrial preparada para el futuro, basada en el impulso de las inversiones y la innovación, es un factor clave de éxito para impulsar la competitividad y la autonomía estratégica de Europa.

El sector de las telecomunicaciones es un aliado estratégico para que cualquier región logre su estrategia de transición digital y ecológica. Para ello, el sector pide un marco normativo y político adaptado a la evolución del ecosistema digital y a la dinámica de la competencia en el mercado.

Fomento de la innovación en la red, las nuevas tecnologías y modelos de negocio para mejorar la competitividad

Los ciclos tecnológicos son cada vez más cortos: con la conectividad 5G y 5G Standalone en pleno despliegue, ya se habla de la llegada de la 6G. Y para aprovechar al máximo las ventajas de las tecnologías actuales, el sector promueve innovaciones en la red como el Edge Computing, las interfaces abiertas (por ejemplo, RAN abierta) y propone exponer las capacidades de la red a terceros mediante la APIficación.

Promover la innovación para que las regiones sean más competitivas es una de las mayores prioridades de la política industrial, lo que convierte a los operadores en uno de los principales interlocutores de empresas y gobiernos.

Por último, a medida que la Inteligencia Artificial (IA) y las nuevas tecnologías avanzan, surgen preocupaciones sobre su posible impacto en el empleo, la privacidad y otros ámbitos. Los gobiernos se plantean cómo regular su desarrollo y uso para garantizar que se utiliza de forma responsable y ética, con el objetivo añadido de no obstaculizar la innovación. En este campo, Chat GPT es una de las tecnologías más importantes e influyentes que ha llegado al mercado en 2022.

Generar confianza, proteger los derechos digitales y la privacidad, y facilitar los flujos internacionales de datos

Con la creciente cantidad de datos personales que recogen y almacenan las empresas, crece la preocupación por la privacidad y los derechos digitales. Proliferan los marcos regulatorios de protección de datos. Para facilitar la confianza y la innovación, se requiere un marco regulador horizontal, flexible y tecnológicamente neutro y unas condiciones equitativas para la privacidad y protección de datos.

La solución para avanzar hacia un marco que garantice la protección efectiva de la privacidad de las personas en el mundo digital pasa por la convergencia. Europa ha iniciado el proceso adoptando una decisión de adecuación sobre el marco de privacidad de datos UE-EE.UU. para la transferencia de datos en diciembre de 2022, pero el tercer intento puede enfrentarse a nuevos desafíos legales. Sobre la mesa está el debate acerca de la autonomía estratégica y la localización de datos, en particular con los sistemas europeos de certificación de ciberseguridad y los precedentes estadounidenses. La seguridad jurídica en relación con los flujos transfronterizos de datos es de suma importancia.

Por último, cabe mencionar, en relación con la desinformación y los contenidos nocivos e ilegales, la Ley de Servicios Digitales (DSA) adoptada en Europa, con un nuevo marco de transparencia y responsabilidad, que entró en vigor el 1 de noviembre de 2022, y se aplicará en 2023.

Ciberseguridad en un mundo cada vez más digital

La ciberseguridad es una de las prioridades de las políticas públicas a medida que aumenta el riesgo de ciberataques y filtraciones de datos. Son muchos los factores que han ido influyendo en el panorama de la ciberseguridad, como la pandemia, el aumento de la tensión geopolítica, los retos de la cadena de suministro y la aparición de nuevas tecnologías. Para protegerse de los riesgos cibernéticos, las organizaciones necesitarán enfoques nuevos y más coordinados. Tendrán que revisar viejos conceptos como el de confianza cero, basado en la idea de que no se puede confiar en ningún dispositivo o usuario, y adoptar otros nuevos enfoques.

La labor de los gobiernos para mejorar las medidas de ciberseguridad con el fin de protegerse contra estas amenazas, así como buscar el compromiso entre los sectores público y privado será clave. A modo de ejemplo, la Unión Europea publicó recientemente un compromiso político para reforzar la seguridad de la cadena de suministro de las TIC y propuso un nuevo plan para ampliar y reforzar sus capacidades de ciberdefensa en toda la UE. La cooperación internacional y entre las múltiples partes interesadas, con especial atención a un enfoque basado en riesgos y a una respuesta coordinada ante incidentes, son algunas de las recomendaciones aprobadas por la OCDE y lanzadas en la reunión ministerial sobre Economía Digital de diciembre de 2022.

Mejorar la cooperación en un mundo fragmentado

La velocidad de la innovación no se corresponde con el ritmo político e institucional y el mundo está cada vez más fragmentado. En este contexto, cada vez cobra más importancia un enfoque multilateral de cooperación público-privada e internacional. La actividad en organizaciones como la OCDE, comprometida con la economía digital, B20 la voz empresarial ante los líderes del G20, Techaccord sobre ciberseguridad, Internet Governance Forum, European Round Table (ERT), CEPAL o SEGIB, entre otras, resulta primordial.

En este contexto, las asociaciones internacionales son esenciales. Los resultados del Global Gateway en África deberían animar decididamente a la UE a ampliar esta iniciativa a otras regiones en 2023, en particular a América Latina, como mencionó la Presidenta de la Comisión Europea.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.