Tecnología y medio ambiente: una lucha entre daños y beneficios

La relación entre la tecnología y el ambiente es sin duda indiscutible y bastante compleja, ya que, dependiendo del uso que se le de a la misma puede producir daños o beneficiar a nuestro maltrecho planeta.

Conoce los avances en las tecnologías verdes.

Yanina Chalup

Tiempo de lectura: 4 min

La relación entre la tecnología y el medio ambiente es sin duda bastante compleja, ya que, dependiendo del uso que se le dé a la misma puede producir daños o beneficiar a nuestro maltrecho planeta.

Como es sabido, el grado de contaminación está ligado a una seria de factores como el crecimiento de la población, la urbanización, el desarrollo industrial y la utilización de los recursos naturales, entre otros. Los cambios en la forma: cómo vivimos, el crecimiento poblacional, el exceso del gasto energético, la constante necesidad de producir más alimentos y más bienes de consumo, son factores que llevaron a grandes avances tecnológicos. En nuestro día a día, la mayoría de las actividades que realizamos contaminan (acústica, lumínica o atmosféricamente), por lo que avanzar hacia una nueva cultura resulta imprescindible.

Los avances en la tecnología

Los avances en la tecnología no solo afectan negativamente al ambiente, sino que también puede contribuir a su mejora, y si se utiliza de una buena forma puede ser una herramienta importantísima para la conservación del planeta. En el último tiempo, las industrias han logrado avances impresionantes en el uso de la tecnología para ayudar a proteger el medio ambiente, logrando desempeñar un papel importante en la gestión de los problemas ambientales globales. Las nuevas tecnologías están ayudando a reducir la contaminación, restaurar los ecosistemas y proteger las especies en peligro de extinción.

Ejemplo de todo esto son los drones, que ayudan a detectar la tala ilegal o la caza en áreas protegidas. También destaca la inteligencia artificial (IA) que se puede utilizar para analizar imágenes satelitales y detectar cambios en la tierra o en la calidad del agua. Con el uso adecuado de la tecnología, podemos crear un ambiente más saludable para las futuras generaciones, sin dejar de disfrutar de las comodidades modernas.

La tecnología puede ayudar a reducir los cambios del efecto invernadero al generar menos emisiones de dióxido de carbono por el uso de energía que depende de fuentes renovables como la energía solar o la eólica. Al asegurarnos de que la tecnología se use de forma ética y con responsabilidad estaremos garantizando un entorno más seguro para nosotros y para el futuro.

Las tecnologías verdes

Como ya dijimos anteriormente, los avances tecnológicos nos han permitido acceder a más recursos y mejorar nuestra calidad de vida. Por otro lado, también han provocado la degradación ambiental debido a la contaminación, el consumo excesivo de recursos y el cambio climático.

Hace relativamente poco surgió un nuevo concepto: las tecnologías verdes, que se han vuelto cada vez más importantes en nuestras vidas por su rápido crecimiento y sobre todo por la revolución que conllevan en la forma en que interactuamos con el medio ambiente.

El objetivo de estas tecnologías verdes es brinda soluciones sostenibles ante problemas específicos y generales. Con un enfoque en la naturaleza, son de gran ayuda en la transición hacia un futuro más sostenible, brindando la capacidad para reducir el consumo de combustibles fósiles, y promoviendo una calidad de agua y aire más limpios.

Las tecnologías verdes son cada vez más importantes en la lucha contra el cambio climático y la degradación ambiental, pero cuentan con muchas barreras como el costo de implementación, la falta de infraestructura y el acceso limitado a los recursos. También se requiere un cambio de mentalidad entre las personas y las empresas, que suponga invertir en fuentes de energía renovable para reducir su huella de carbono y alternativas para reducir la producción de desechos.

Todos podemos participar en este cambio de paradigma tomando diferentes medidas como educarnos y capacitarnos en la materia, o alentando y apoyando las iniciativas relacionadas con la implementación de estas tecnologías.

Un área en la que todos podemos colaborar es la relacionada con la gestión de residuos. Por su parte, la IA puede mejorar la gestión de residuos mediante la clasificación y optimización de la recolección y el reciclaje. También puede ayudar a diseñar productos y materiales que sean más fáciles de reciclar o que tengan un menor impacto ambiental.

Otros sectores en el que podemos colaborar (todos, incluso las empresas) son la reutilización y la donación de aparatos electrónicos viejos. Ya que cada año se producen alrededor de 50 millones de toneladas de desechos eléctricos y electrónicos.

Gestionar y reducir el consumo de energía lleva a una transformación digital que ya se está poniendo en práctica en muchas empresas, adaptado las formas de trabajar. Uno de los principales ejemplos es la digitalización de los procesos internos, que permite un flujo de trabajo más eficiente y reduce el consumo de papel.

La tecnología puede convertirse en una de las herramientas más importantes para protección del ambiente. Los avances permiten mayor conocimiento, tanto técnico como científico, sobre recursos naturales. Debemos movernos hacía un desarrollo sostenible. Está en nuestras manos accionar, educarnos y concienciarnos de la importancia de cuidar el medio ambiente y del rol que tenemos con el planeta.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.

Logo Centenario Telefónica Celebra con nosotros el Centenario de Telefónica
EMPIEZA LA AVENTURA