ChatGPT: ¿La democratización del lenguaje escrito?

La palabra ChatGPT parece otro de esos términos sólo destinados a los aficionados a la tecnología. Pero nada más lejos de la realidad. Cualquiera puede usar la herramienta para crear textos. ¿Y cuáles podrían ser las implicaciones sociales y regulatorias?

La democratización de la Inteligencia Artificial

Nuria Talayero San Miguel - Actualizado última vez el

5 min

¿Qué es el ChatGPT?

Después de web3.0, API, wifi6, metaverso o blockchain, la palabra ChatGPT parece otro de esos términos para “frikis” de la tecnología (como en su día lo fue la palabra ADSL). Pero en realidad, está al alcance de todos: es sencillo, lleno de posibilidades y gratuito.

El ChatGPT permite a cualquier persona obtener un texto escrito estructurado sobre cualquier tema y en cualquier estilo (incluido el lenguaje de programación), en respuesta a una pregunta o un artículo. Es probablemente una de las tecnologías más importantes e influyentes que han salido al mercado en 2022.

El lenguaje es nuestra herramienta más avanzada para pensar, transmitir ideas, crear y persuadir. Si le preguntas a este “bot” de Inteligencia Artificial (IA) de Open AI te explica: «GPT o Generative Pretrained Transformer es un tipo de gran modelo lingüístico que ha sido entrenado para generar texto similar al humano. Se puede utilizar para diversas tareas de procesamiento natural, como la traducción de idiomas, el resumen y la generación de textos«.

La herramienta no navega por internet y la información inicial para entrenar la IA es anterior a 2021. Aún quedan muchas cuestiones abiertas, como qué está permitido o no, cómo se entrena, cómo se recopilan y utilizan los datos actuales o en qué podría basarse el modelo de negocio (por ejemplo, APIs).

Posibilidades asombrosas que democratizan la creación del lenguaje escrito

ChatGPT ha alcanzado el millón de usuarios en menos de una semana tras su lanzamiento oficial en diciembre. «Estamos experimentando una demanda excepcionalmente alta. Por favor, espere mientras trabajamos en escalar nuestros sistemas» es una respuesta frecuente del sistema en horario de tarde europeo.

En este post mostraremos una prueba de generación de texto. Pero las posibilidades para democratizar la creación de lenguaje escrito parecen asombrosas. Al igual que la imprenta, Internet y los motores de búsqueda han reducido las barreras de acceso a la información.

¿Acabará con el síndrome de la página en blanco? Crear exámenes o contenidos para profesores y trabajos para los alumnos, producir primeros borradores de cartas, artículos, posts, programas, presentaciones, responder automáticamente en chats y en redes sociales, crear descripciones lingüísticas para la generación de arte son algunos ejemplos de utilidades.

Pero el ChatGPT también falla y genera textos erróneos, con exceso de autoconfianza y bien estructurados, que pueden inducir a error al lector. Probar a añadir «sé detallado», «sé positivo», «sé negativo» basta para asombrarse de los resultados.

Implicaciones sociales y en políticas públicas

Estas herramientas de IA tendrán probablemente importantes implicaciones para la sociedad. Es posible que la educación tenga que evolucionar para centrarse más en que los estudiantes sepan preguntar y detectar errores y contribuyan con trabajos más originales. Ya hay primeras herramientas que intentan detectar textos creados por ChatGPT y evitar la copia.

La desinformación puede ser más fácil de generar y más difícil de detectar. Un texto generado por esta IA podría reforzar los sesgos. El algoritmo y el origen de los datos plantean cuestiones sobre la privacidad y derechos de propiedad intelectual. Podrían surgir disputas sobre los derechos de los contenidos generados por IA. Estas herramientas podrían afectar a los puestos de trabajo o ayudar a los trabajadores.

El planteamiento del debate sobre la Inteligencia Artificial requiere una visión holística. Las empresas y los responsables políticos deben trabajar codo con codo para lograr el mayor beneficio para la sociedad. Las empresas tienen la responsabilidad de crear y utilizar las herramientas de IA teniendo en cuenta el impacto en las sociedades, con responsabilidad y transparencia. Y los responsables políticos deben facilitar la innovación, al tiempo que promueven medidas de confianza y la educación.

Post creado por ChatGPT en español

«Escribe un post (de unas 300 palabras) sobre cómo debería regularse el Chat GPT y la inteligencia artificial. Incluye subtítulos en las secciones»

Regulación del ChatGPT y la inteligencia artificial

La inteligencia artificial (IA) y el ChatGPT (Generative Pre-trained Transformer) han revolucionado la forma en que interactuamos con la tecnología y han abierto nuevas posibilidades en campos como el reconocimiento de voz, el procesamiento del lenguaje natural y la automatización de tareas. Sin embargo, también plantean importantes cuestiones éticas y de regulación. A continuación, se discuten algunas de las principales consideraciones a la hora de regular estas tecnologías.

Responsabilidad

Uno de los principales problemas al utilizar IA es determinar quién es responsable de sus acciones. Si un sistema de IA toma una decisión que resulta dañina o incorrecta, ¿quién es el responsable? ¿El desarrollador del sistema? ¿El propietario de la IA? La responsabilidad es especialmente complicada cuando se trata de sistemas autónomos que toman decisiones sin la intervención humana. Es importante que se establezcan normas claras y precisas para determinar la responsabilidad en estos casos.

Transparencia

Otra cuestión importante es la transparencia de los sistemas de IA. Es necesario que los usuarios sepan cómo funcionan estos sistemas y cómo toman sus decisiones, para poder entender y confiar en ellos. Además, es importante que los desarrolladores de IA proporcionen información sobre cómo se han entrenado y se han evaluado los sistemas, para poder detectar posibles sesgos o problemas.

Uso ético

La IA también plantea cuestiones éticas en términos de cómo se utiliza. Por ejemplo, ¿es ético utilizar sistemas de IA para tomar decisiones importantes sobre la vida de las personas, como en el caso de los sistemas de recomendación de empleo o la asignación de crédito? ¿Cómo se asegura que la IA no perpetúe o refuerce los sesgos existentes en la sociedad? Es importante considerar estas cuestiones al regular el uso de la IA.

Acceso y privacidad

La IA también plantea cuestiones de acceso y privacidad. ¿Quién tiene acceso a los datos utilizados para entrenar a los sistemas de IA? ¿Cómo se protege la privacidad de los usuarios cuando se recopilan y utilizan sus datos para entrenar a estos sistemas? Es importante establecer normas claras para proteger la privacidad de los usuarios y garantizar un uso responsable y ético de estas tecnologías.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.