Searcher
Back

Sin consenso global en el tratado RTI

  • El Reglamento de las Telecomunicaciones Internacionales (RTI) fue firmado en el 2012 y no obtuvo un consenso global.
  • La UIT creó un Grupo de Expertos (GE-RTI) para analizar la situación de la RTI y organizar la próxima Conferencia plenipotenciaria de 2018

La semana pasada la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) empezó a revisar en Ginebra (Suiza) el estado del tratado mundial Reglamento de las Telecomunicaciones Internacionales (RTI), ampliamente discutido desde su firma en 2012 hasta la actualidad.

El conflicto surgió en la Conferencia Mundial de Telecomunicaciones (WCIT) en Dubái, debido a las visiones opuestas del papel que la UIT debe tener en este nuevo ecosistema digital a medida que Internet se expande más y más.

El resultado fue que, de los 193 estados miembros, 89 firmaron este tratado mundial de telecomunicaciones y acordaron centrarse en facilitar la interconexión global y la interoperabilidad de los servicios de información y comunicación. También decidieron respaldar la operación eficiente y difundir ampliamente la disponibilidad pública. En estos momentos, nos encontramos en una situación compleja en que existen dos tratados en vigor, el original de 1988 y el tratado revisado en 2012.

Durante los debates de la semana pasada en Ginebra vimos las mismas opiniones contrarias que vimos en Dubái. Esto ocurre como resultado de la creación hace unos meses, por parte de la UIT, de un Grupo de Expertos (GE-RTI) para analizar la situación de la RTI y organizar la próxima Conferencia plenipotenciaria de 2018 con la finalidad de revisar nuevamente la RTI y llegar a un consenso más amplio.

La semana pasada, Rusia explicó sus razones de por qué algunos países no estaban de acuerdo en incluir los asuntos de Internet en la RTI. Con respecto a los países occidentales, no desean repetir la situación ocurrida en Dubái, que les podría llevar a tener un tercer tratado y, por consiguiente, una división interna incluso mayor.

Algunos países europeos como la República Checa, el Reino Unido, Dinamarca u Holanda, entre otros, destacaron la incertidumbre que crearía un nuevo WCIT enfocado otra vez a asuntos de Internet y con un impacto negativo sobre las inversiones.

Lo que realmente importa es llevar la conectividad a todo el mundo.  «El desarrollo va de la mano de las inversiones, no de las regulaciones», señaló la delegación alemana.  Los Estados Unidos fueron incluso más explícitos, declarando que la RTI no era necesaria ni conveniente.

La realidad es que, actualmente, no existen conflictos en nuestros mercados como resultado de la aplicación o no de la RTI. Así pues, ¿para qué organizar una nueva conferencia si no hay un amplio consenso?

RELATED POSTS

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Telefónica Public Policy & Telefónica España Regulatory teams