Searcher
Back

OCDE: Un foro multisectrorial para los desafíos crecientes

 

Esta semana, tuvo lugar en París el Foro de la OCDE 2017 bajo el lema "Tendiendo puentes", donde diversos expertos discutieron acerca de cómo hacer que el sistema internacional funcione mejor para hacer llegar a todos los beneficios de la globalización.

Como dijo Carlos López Blanco, Director Mundial para Asuntos Públicos y Reguladores de Telefónica, en la mesa redonda en la que participó: "El debate económico sobre la digitalización se debe centrar en saber cómo crear riqueza y distribuirla entre la sociedad"

Esta cuarta Revolución Industrial se caracteriza principalmente por los impresionantes avances tecnológicos que buscan mejorar drásticamente la eficiencia, pero también existen efectos secundarios que debemos tener en cuenta para asegurarnos de que cada uno comparta y disfrute los frutos de este increíble progreso.
 

Lo que parece cierto es que la digitalización aumenta el crecimiento más inclusivo y sostenible a la vez que también trae consigo nuevos desafíos políticos en relación con los derechos del consumidor, la privacidad, la seguridad, la confianza, la competencia, los puestos de trabajo, y los conocimientos y capacidades.
 

La velocidad a la que va la digitalización tiene atrapados a gobiernos, empresas y elementos desprevenidos de la sociedad, pero en esta nueva era conectada, los núcleos aislados de políticas ya no funcionan. Existe una necesidad cada vez mayor de trabajar juntos para hacer frente a los desafíos actuales lo cual nos ayudará a desarrollar el futuro que queremos. Así, enfocar este desafío con todas las partes interesadas resultará fundamental.

Es hora de exigir "por defecto" mecanismos innovadores de cooperación para crear normativas políticas escalables y adaptables a este mundo digital sin fronteras ya que a medida que aumenta la penetración de la conectividad también lo hace el buen y mal uso de Internet.

Estamos ante una gran oportunidad para cambiar las relaciones entre las empresas públicas y los ciudadanos, y consolidar un nuevo vínculo de confianza, basado en valores como la fiabilidad, la transparencia y la simplicidad. Así, los actores públicos están llamados a jugar un papel importante en esta estrategia de crear las condiciones adecuadas para mejorar el diálogo entre varias partes interesadas de modo que todo el mundo se sienta representado.

Una vez más, la OCDE ha recabado las opiniones de todos los actores a través de la digitalización, buscando las respuestas a algunas de estas cuestiones, con especial hincapié en la necesidad de establecer políticas encaminadas a recuperar la confianza de aquellos que se sienten excluidos, temerosos del impacto de la globalización, aumentando los flujos migratorios y a una velocidad sin precedentes del desarrollo tecnológico.

El Foro de la OCDE ha debatido profundamente acerca de la seguridad como una de las cuestionas en las que los gobiernos, con ayuda del sector privado, deben tomar una posición proactiva dirigida a anticipar y mitigar las amenazas cibernéticas, así como conseguir un equilibrio adecuado entre seguridad nacional y vigilancia dentro de nuestras economías interdependientes e hiperdigitalizadas.

El fortalecimiento de la seguridad digital es esencial para permitir que ciudadanos, empresas y gobiernos creen lazos de confianza y vean en la tecnología algo seguro, de modo que puedan dar rienda suelta a los beneficios de un mundo que está entrando en la era digital rápidamente.

Hasta ahora, se han hecho grandes esfuerzos en términos de gestión de la crisis nada más dar esta los primeros coletazos, pero existe detrás un trabajo que debe realizarse previamente. Los ciudadanos necesitan contar con las competencias necesarias para comprender algunos de los aspectos básicos sobre seguridad que deben abordarse a la hora de estar conectados.

Christoph Steck, Director de Políticas Públicas y Asuntos de Internet de Telefónica, apuntaba durante la mesa redonda en la que participó, que en Internet no existe la seguridad absoluta (ni ha existido nunca en el mundo físico).

 

 

Tras la aprobación de la Directiva Europea NIS, se han creado unos sofisticados procesos para dar respuesta a las brechas de seguridad. Pero todavía echamos en falta acciones preventivas con el fin de construir un entorno digital robusto.

La seguridad es un tema tecnológico y de competencias, y aún hay mucho camino por recorrer para hacer valer nuestra cultura digital en las estrategias de desarrollo de capacidades y seguridad, de nuevo una relación de colaboración público-privada.

 

RELATED POSTS