Searcher
Back

Una digitalización centrada en el ser humano donde la IA es una influencia positiva

 

Chema Alonso, Chief Data Officer de Telefónica, explica cómo los datos que generamos en un mundo cada vez más digitalizado pueden alimentar soluciones de IA (Inteligencia Artificial) en el sector de las comunicaciones y más allá.

 

Las tecnologías están cambiando mucho el mundo que conocemos. No solo afectan a nuestra vida diaria, sino también a la dinámica económica y política. El dilema al que nos enfrentamos es cómo aprovechar las oportunidades que proporciona la innovación a la vez que se mitigan los riesgos.

El uso de datos seguramente es uno de los principales debates en los que debemos ponernos de acuerdo, ya que definirá la evolución futura de las sociedades en las que queremos vivir. Creemos que cualquier acuerdo a nivel global, ya sea político, económico o ético, debe centrarse en el ser humano y ha de estar vinculado a los datos y a la rápida expansión de Internet de las cosas (IoT) en todos los sectores. En este sentido, la IA está emergiendo como una nueva tecnología que puede contribuir a mejorar el bienestar de las personas.

Inspirar confianza es una prioridad para aprovechar todo el potencial de la digitalización y, por ello, son fundamentales iniciativas encaminadas a proteger los derechos de las personas y a cumplir sus expectativas.  Además, como estas innovaciones tecnológicas son muy complejas, al diseñar sistemas es esencial tener en cuenta la seguridad y la ética desde el principio. De lo contrario, será difícil controlarlo en el futuro.

Desde la perspectiva de Telefónica, la IA nos permitirá comprender mejor a nuestros clientes para que puedan relacionarse con nosotros de forma más natural y fácil, generando una nueva relación de confianza con ellos. Aura, el asistente digital de Telefónica impulsado por la IA, ya está transformando la forma en que los clientes interactúan con nosotros y gestionan su vida digital con la empresa. Transformará los datos en conocimiento para ofrecer a los clientes experiencias personalizadas de forma natural y fácil, con transparencia y control sobre su información personal.

 

 

 

Somos pioneros en este modelo de relación. Nunca antes los usuarios de servicios de telecomunicaciones habían podido hablar con las redes en tiempo real. Estamos ampliando la relación con nuestros clientes ya que buscamos aumentar su satisfacción y abrir nuevas posibilidades para que puedan enriquecer sus vidas digitales con nosotros.

 

En un sentido más amplio, en sociedades cada vez más digitalizadas generamos más y más datos mientras interactuamos con las infraestructuras, sistemas o servicios digitales. Estos datos se pueden transformar para generar información sobre nuestras vidas en el mundo digital. La incorporación de Big Data ha reducido los costes y mejorado la viabilidad de las soluciones innovadoras que transforman estos datos. La disponibilidad de esta gran cantidad de información ha dado un nuevo impulso a las soluciones de IA, proporcionándoles una mayor capacidad de personalización y capacidad de predicción.

Esta tecnología es aplicable y fácilmente transferible a prácticamente todos los sectores que ofrecen servicios a la sociedad, como salud, seguridad, comunicaciones o movilidad. Cada día surgen nuevas soluciones que nos permiten personalizar las respuestas de estos servicios para cada individuo y acordes a las circunstancias que les rodean.

Además, es posible "hablar con la tecnología", utilizando el procesamiento de lenguaje natural, o analizar e interpretar imágenes, como por ejemplo, los asistentes digitales que adaptan la relación de las compañías y organizaciones a cada cliente. También existen mecanismos que facilitan la toma de decisiones en escenarios complejos, como la asistencia en el diagnóstico de las enfermedades o en la sala de operaciones. Las nuevas posibilidades que el Big Data proporciona a la IA permiten una mayor precisión en la predicción de resultados. Este punto es fundamental ya que facilita el diseño de sistemas de prevención que revolucionan múltiples sectores, en particular en la detección de anomalías y protección contra ataques de seguridad cibernética o la prevención de enfermedades en un entorno de salud.

 

Cerebro conectado

 

Es muy difícil determinar cómo afectarán todos estos avances en el desarrollo de las sociedades. Por esta razón, es tan relevante que todos los puntos de vista se incluyan en los análisis y en las recomendaciones. Los sectores público y privado, junto con otras partes interesadas como los expertos, instituciones académicas y sociedad civil, deberían reunirse para definir los principios, normas y políticas que impulsan el uso de la IA para una sociedad mejor al tiempo que se mitigan los riesgos. La privacidad de las personas o el mal uso de los beneficios que la tecnología podría proporcionar son probablemente los temas más debatidos en la actualidad.

En ausencia de acuerdos a nivel global, creemos que una digitalización centrada en el ser humano debería inspirar a las organizaciones a usar la tecnología de forma responsable, dando a los individuos transparencia acerca de sus datos. Destacamos también la necesidad urgente de una modernización profunda de las políticas y los marcos normativos para que los gobiernos, instituciones y sociedad en su conjunto pueden proporcionar respuestas a los nuevos desafíos planteados por la digitalización.

 

RELATED POSTS

 

Chema Alonso

Chief Data Officer, Telefonica.