Searcher
Back

Hacia la integración digital de la Alianza del Pacífico

 

Cali será en los próximos días el escenario de la XII Cumbre de la Alianza del Pacífico, iniciativa de integración económica en la que participan Chile, Colombia, México y Perú.  Estos países en conjunto representan cerca de un tercio de la población y del PIB de Latinoamérica y comparten, entre otros elementos, su enfoque de apertura al comercio internacional.

 

Al congreso asistirán los presidentes de los cuatro países miembros: Michelle Bachelet, de Chile; Juan Manuel Santos, de Colombia; Enrique Peña Nieto, de México; y Pedro Pablo Kuczynski, de Perú, que acudirán junto con representantes de los Estados Observadores y de organismos regionales e internacionales como el BID, la Cepal, la CAF y OCDE.

 

 

Esta iniciativa tiene como una de sus características distintivas que no cuenta con un secretariado permanente ni con estructura supranacional, por lo que se basa en “Grupos de Trabajo” formados por instituciones de gobierno de los miembros bajo el liderazgo del país que ostente la presidencia protempore.

Colombia, como anfitrión de esta cumbre, tendrá la presidencia hasta el siguiente evento en 2018. En Cali, los Grupos de Trabajo darán cuenta de sus avances y presentarán propuestas concretas para continuar avanzando en la integración.

Entre estos se cuenta el SubGrupo de Agenda Digital (SGAD), creado hace casi un año por mandato presidencial bajo el Grupo de Innovación con la idea de dar una visión conjunta a los temas de “Telecomunicaciones” y “Comercio Electrónico”, dos de los capítulos del “Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico”, uno de sus documentos fundacionales.  

En relación al ámbito de trabajo de este SubGrupo, la definición de telecomunicaciones es ampliamente conocida. El comercio electrónico, siguiendo la definición utilizada por la OMC en la creación del grupo de trabajo de comercio electrónico hace casi 20 años fue “la producción, distribución, comercialización, venta o entrega de bienes y servicios por medios electrónicos", es decir, consideró tanto a los servicios digitales como al e-commerce, creemos que la Agenda Digital de la Alianza del Pacífico debiera reconocer y atender las diferencias existentes entre estas categorías. Especialmente porque en estos 20 años el crecimiento, la transformación y el impacto socioeconómico de los servicios digitales no tiene comparación en la historia de la humanidad.

 

El primer año de trabajo
 

La tarea encomendada a este grupo no es fácil. El tsunami de publicaciones, la variedad de interlocutores y la complejidad de los temas a debate dificulta la construcción de una visión de conjunto y establecer prioridades regionales. Aun así, durante su primer año de existencia y bajo la presidencia de Chile, este Subgrupo ha estructurado su trabajo en base a 4 ejes temáticos: conectividad, economía, gobierno y ecosistema digital, generando resultados muy relevantes:

 

  • La construcción y adopción entre los cuatro países miembros de:
    • Una “hoja de ruta”, con los temas a ser tratados en la agenda digital y,
    • Una “matriz de trabajo”, que identifica las acciones concretas asociadas a cada uno de los temas identificados en la hoja de ruta.
       
  • El primer diálogo público-privado sobre la Agenda Digital de la Alianza del Pacífico realizado con la idea de aunar esfuerzos y con una visión de largo plazo, para avanzar en los temas de la agenda e identificar los ejes prioritarios para el sector privado.
     
  • Es muy valioso que, desde un inicio, se haya incorporado al sector privado en el debate al crear y convocar el dialogo público-privado. Esto ha sido interpretado como una muestra de la necesaria visión de largo plazo al tratar esta materia.

 

La visión de Telefónica hoy
 

Desde Telefónica, consideramos que el debate sobre la agenda digital de un país o bloque comercial debería considerar, al menos, los siguientes elementos para el desarrollo de una economía digital sostenible:

 

  • Desarrollo de las bases necesarias para la economía digital: (i) adecuación del modelo de gobernanza de la economía digital (ii) formación y empleo de capital humano, (ii) conectividad digital.
     
  • Acelerar la digitalización de la economía: (i) digitalizar la administración pública, (ii) digitalizar los modelos/ procesos de negocio productivos y (iii) generar un entorno adecuado para el nacimiento, formalización, crecimiento e internacionalización de emprendimientos en e-commerce y servicios digitales.
     
  • Asegurar la sostenibilidad de la economía digital: a través de (i) un marco jurídico aplicable al flujo de datos y servicios digitales transfronterizos, (ii) una política tributaria aplicable a los servicios digitales transfronterizos y (iii) protección del ciudadano en cuanto usuario o consumidor de servicios digitales transfronterizos.

 

De manera general, existe consenso en la conveniencia de hacer frente a los dos primeros elementos. El tercero en cambio, aunque es el que mayor impacto tiene en la soberanía de los estados, es menos obvio. Es parte de la política exterior y requiere de la coordinación con otros países para enfrentarlo.

Los estados en la actualidad están ante el dilema de enfrentar, o no, este tercer elemento y en caso de que así sea, hacerlo de manera individual - caso en el que el éxito dependerá del tamaño del país- o hacerlo como parte de unidad política mayor, quizás supranacional, que permita sumar esfuerzos para lidiar con este desafío de manera coordinada, pragmática y efectiva. 

 

En este contexto, la Alianza del Pacífico tiene la oportunidad de liderar este proceso y, lograr un entendimiento compartido del sector público y privado de las barreras existentes para el desarrollo de una economía digital sostenible y, a partir de un dialogo conjunto, explorar las vías para superar estas barreras.

 

Si el diseño de la Agenda Digital de la Alianza del Pacífico se centra en los dos primeros elementos y omite el tercero, estaríamos dejando pasar una oportunidad única y, a largo plazo, estaríamos asumiendo el riesgo de pasar a la historia como la generación que intercambió el petróleo o el oro de la economía digital (los datos) por espejos (servicios digitales de consumo).

No deberíamos dejarnos distraer en esta tarea.

 

RELATED POSTS

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Roberto Cabrera Tapia

Manager of Public Policy LATAM at Telefónica