Searcher
Back

Educación y competencias para la era digital: la necesidad de mejorar nuestras habilidades y volver a capacitarnos

 

La Cuarta Revolución Industrial está impactando en nuestras sociedades y economías a una velocidad vertiginosa en todo el mundo. Ningún aspecto de nuestra vida va a permanecer inmutable y la educación no es una excepción. A medida que el mercado laboral se transforma radicalmente, estamos empezando a ver un desajuste entre la demanda del mercado laboral y la oferta educativa, por lo que la educación no puede separarse de la revolución digital que está teniendo lugar en todos los sectores y en todos los países.

¿Estamos preparados educativamente para la era digital? ¿Estamos tomando las medidas necesarias para participar en este nuevo paradigma? Estas dos cuestiones son esenciales para hacer frente a uno de los retos más acuciantes de nuestras sociedades actuales y futuras: la transformación de la mano de obra y la adaptación de los sistemas educativos a las competencias digitales necesarias para esta nueva era.

Esta situación nos lleva a actuar urgentemente en dos frentes: adaptar la educación formal a la demanda cambiante del mercado y asegurarnos de que nuestros empleados actuales permanezcan en la vanguardia en sus respectivos roles.

Enrique Medina durante su intervención en Going Digital para hablar de educación y habilidades digitales

Enrique Medina durante su intervención en el panel sobre educación digital, en el marco del evento Going Digital, organizado por la OCDE.

 

La tecnología como facilitadora del "lifelong learning"

La educación ya no es algo que se adquiere en una institución específica durante un período de tiempo determinado para obtener una certificación. Se está convirtiendo en un viaje de aprendizaje permanente en el que los conocimientos prácticos pueden ser más relevantes que las cualificaciones tradicionales.

La conectividad y la introducción de nuevas tecnologías en la educación están haciendo posible añadir nuevas oportunidades de aprendizaje, universalizando y democratizando el acceso al conocimiento de calidad y contribuyendo a la igualdad de oportunidades.

Un acceso a Internet sostenible y de alta calidad es la base para reducir las desigualdades y favorecer el acceso universal a la educación digital, clave para garantizar que todos podamos beneficiarnos de las ventajas sociales y económicas que la economía digital puede aportar. La alfabetización en competencias digitales es un elemento esencial para mitigar las desigualdades, construir economías digitales sólidas y mejorar el acceso a la información.

Este problema es más agudo en el hemisferio sur y somos plenamente conscientes de ello. Por esta razón, estamos muy entusiasmados con la nueva iniciativa Internet para Todos (IpT) Perú, lanzada por Telefónica, Facebook, BID Invest y CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) con el objetivo de expandir la conectividad a zonas rurales y remotas de América Latina. Esta nueva empresa es un operador mayorista de infraestructura móvil rural de acceso abierto cuyo objetivo es ayudar a reducir la brecha digital en América Latina.

Creemos firmemente que la tecnología y la conectividad ayudarán a proporcionar una mejor educación para todos y sabemos que la digitalización es la base para aumentar la sofisticación y la calidad haciendo que la educación sea ubicua, accesible, asequible, escalable y actualizable.

 

Nuevas habilidades para la era digital

Las actividades aceleradas digitalmente y la adopción de nuevas tecnologías emergentes, como la tecnología de cadena de bloques (Blockchain) y la informática cuántica (Quantum Computing) , están superando sin duda nuestra capacidad para adaptar la oferta educativa a la demanda del mercado laboral, debido a la velocidad y la escala de los cambios. Pero también están haciendo mucho más difícil que los profesionales existentes mejoren sus habilidades o se vuelvan a capacitar para responder a estas nuevas necesidades.

En la próxima década, se necesitarán profesionales cualificados en todos los puestos de trabajo. Si fomentamos la educación tecnológica de las generaciones futuras, estas tendrán la oportunidad de integrarse mejor en el mundo laboral.

La mano de obra existente tendrá que volver a cualificarse para garantizar la empleabilidad futura y hay dos áreas muy específicas en las que este problema es evidente para las empresas del sector TIC de los países de la OCDE: los profesionales de los datos y los expertos en ciberseguridad. En un mundo basado en datos, en el que la IA y el aprendizaje automático formado a partir de cantidades masivas de datos ya están empezando a proporcionar grandes beneficios a la sociedad, la demanda de profesionales con estas habilidades ha aumentado en más de un 30% y un 300% en los últimos seis años. 

Lo mismo podría decirse de los expertos en ciberseguridad: la revolución en curso de las redes de telecomunicaciones ya está teniendo como resultado el aumento masivo del número de dispositivos que se conectan a nuestras redes, que será de miles de millones gracias a la Internet de todo, multiplicando así exponencialmente la posibilidad de realizar ataques.

Para evitar la escasez de personal cualificado, es preciso empoderar a las personas a través de la educación. Las nuevas tecnologías tendrán un papel fundamental en este sentido y permitirán el aprendizaje permanente.

 

Enrique Medina durante su intervención en el panel "Educación y habilidades para la era digital" en el evento Going Digital, organizado por la OCDE.

Panel sobre educación digital en el evento Going Digital, organizado por OCDE. De izquierda a derecha: Zee Kin Yeong, Geoff Mulgan, Ann Metlter, Sebastian de Toro y Enrique Medina.

 

¿Cómo afronta Telefónica estos retos?

En Telefónica estamos abordando el reto del desajuste entre la demanda y la oferta educativa con un doble enfoque. Por un lado, hemos creado un programa dirigido a toda la sociedad para que se adapte mejor a las necesidades de las empresas con los planes de estudio oficiales. Hay algunas iniciativas que estamos liderando en este frente, como MiriadaX o el Instituto Tecnológico Telefónica. Por otro lado, hemos desarrollado un programa dirigido a los empleados de Telefónica, donde también nos beneficiamos de los MOOCs y de la plataforma online de Telefónica Educación Digital.

En la misma línea, la Fundación Telefónica y La Caixa crearon ProFuturo, una iniciativa de educación digital cuya misión es reducir la brecha educativa en el mundo proporcionando educación de calidad a niños de zonas vulnerables de África, América Latina y Asia. A finales de 2018, 8 millones de niños de comunidades desatendidas de 28 países de África, Asia y América Latina se beneficiaron de este proyecto. El objetivo es transformar la educación de 10 millones de niños para 2020 y de 25 millones para 2030.

Tal y como proponemos en nuestro Manifiesto por un Nuevo Pacto Digital, apostamos por un esfuerzo compartido para hacer frente a los retos derivados de la educación digital y el futuro de trabajo. Es responsabilidad de las compañías, pero sobre todo de los gobiernos, ayudar a los ciudadanos a alcanzar los niveles de formación que requiere esta nueva era. Se requieren nuevos enfoques de la educación para desarrollar las competencias y los conocimientos necesarios para una economía digitalizada. Los responsables de la formulación de políticas deberán dar forma activamente a la digitalización mediante la adopción de políticas adecuadas para preparar y guiar a las personas en la Cuarta Revolución Industrial.

Las personas tendrán que formarse a lo largo de sus vidas, mientras los sistemas educativos y las empresas deberán que adaptarse a esta nueva realidad.

RELATED POSTS

Enrique Medina

Chief Policy Officer of Telefónica