Searcher
Back

Brecha de privacidad de Facebook: ¿se mueve el péndulo?

 

Días después de que se conociera la noticia de que Cambridge Analytica, una empresa de datos vinculada a la campaña de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que accedió a la información de 50 millones de usuarios de Facebook sin su conocimiento, Mark Zuckerberg fue entrevistado por la CNN. Entre otras cosas, afirmó que Facebook debería estar regulado. "En realidad, no estoy seguro de que no deberíamos estar regulados. Creo que, en general, la tecnología es una tendencia cada vez más importante en el mundo y, de hecho, creo que la pregunta sería: ¿cuál es la regulación correcta en lugar de "Si debería ser regulada o no?".

También dijo: "si nos fijamos en cuánta regulación hay alrededor de la publicidad en televisión y prensa impresa, simplemente no está claro por qué debería haber menos en Internet. Se debería requerir el mismo nivel de transparencia".

 

 

Para nosotros, esta es una declaración sorprendente. Llevamos mucho tiempo exigiendo las mismas reglas de juego (level-playing field) para permitir una competencia leal y una igualdad de oportunidades en toda la cadena de valor de Internet y también garantizar el mismo nivel de seguridad y protección para todos los usuarios. Esto se debería aplicar no solo en el sector publicitario, en el que se basa el modelo económico de Facebook, sino en toda la economía digital.

 

No se trata solo de hacer que la publicidad en formatos digitales esté sujeta a las mismas reglas que la publicidad tradicional, sino de que se proporcione a los ciudadanos, los consumidores y a la sociedad el mismo nivel de protección con los servicios digitales que con los servicios tradicionales. Se trata de implementar unas las mismas reglas de juego para todos los que participan en la cadena de valor digital.

 

Los impuestos digitales son otro tema relevante para lograr un level-playing field. La erosión tributaria a través de la digitalización es una gran preocupación para los gobiernos. Estos necesitan asegurar y asegurarse de que la educación pública, las políticas sociales y el bienestar estén adecuadamente financiados. También es clave para muchas empresas, que ven que el marco fiscal actual ofrece una ventaja a los proveedores de servicios globales sobre los rivales locales.

La OCDE ha abordado esta preocupación en el documento Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés) en el que lleva trabajando durante más de cinco años. Ya ha publicado un informe que señala que 110 países implementarán una solución consensuada para 2020. Telefónica aprecia este enfoque más decidido para abordar el tema, como la iniciativa lanzada hace días por la Comisión Europea. Una propuesta sobre nuevas normas para una fiscalidad equilibrada de las actividades digitales en la Unión Europea, incluida una solución provisional que podría ser efectiva a corto plazo. Por otro lado, Facebook ha tomado la delantera entre las empresas digitales y anunció recientemente que comenzará a pagar impuestos localmente, en lugar de canalizar todas las ganancias a un centro de paraíso cuasi-fiscal.

Por último, pero no menos importante, queremos mencionar la idea de cómo el level-playing field también se aplica a la protección del consumidor. Los consumidores merecen el mismo nivel de protección sin importar si usan un servicio digital o un servicio offline equivalente. La Comisión Europea parece abrazar ese pensamiento con una revisión importante de las reglas de consumo de la UE. Su objetivo es extender el marco de las leyes existentes a los servicios que recopilan datos de los usuarios como forma de pago en lugar de dinero. Al recibir un servicio a cambio de un pago, ¿por qué los consumidores no merecen la misma protección independientemente de los medios de pago, moneda o datos?

Todos deberíamos esperar una experiencia de Internet más segura. A los usuarios les encantaría disfrutar de los mismos derechos cuando accedan a servicios similares basados ​​en diferentes tecnologías, provistos por distintos proveedores, incluso provenientes de diferentes geografías. A menudo es difícil entender que su privacidad, seguridad y la protección de su información dependen de estos factores.

Un enfoque de "un mismo servicio, mismas reglas, mismos derechos y la misma protección" beneficiaría a los ciudadanos y consumidores, así como a la economía digital. Esto podría aumentar la confianza en los entornos digitales, lo que se traduce en una mayor adopción y a un uso más intensivo de los servicios digitales.

 

RELATED POSTS

Enrique Medina

Chief Policy Officer of Telefónica