Searcher
Back

Un enfoque diferente para reducir la brecha digital

 

¿Qué novedades ofrece el proyecto Internet Para Todos?

Aún hay 100 millones de personas que no están conectadas a Internet en América Latina. La mayoría de ellas viven en zonas rurales y remotas, y según el índice de Internet Inclusivo de Facebook, el cierre de la brecha de conectividad se ha ralentizado significativamente en el último año, en particular en las zonas rurales de las economías emergentes, ya que el número de nuevas conexiones a Internet está casi estancado.

La realidad es que las limitaciones financieras empujan a la mayoría de las empresas de telecomunicaciones a dar prioridad a la inversión en las zonas urbanas, mientras que las zonas rurales no rentables económicamente (en el marco de los antiguos sistemas empresariales) quedan fuera de su ámbito de inversión.

La tecnología y las operaciones de las redes no están optimizadas para las zonas rurales de baja densidad, sino para las zonas urbanas. Los costes fijos del despliegue de la red se convierten en una pesada carga para las empresas, por lo que el despliegue es demasiado caro para las zonas rurales.

 

“Los modelos de negocio tradicionales no son adecuados para las zonas rurales, con baja densidad de población, menor poder adquisitivo y barreras geográficas: zonas remotas y de difícil acceso”.

 

Para abordar todos estos desafíos, necesitamos un enfoque diferente. Necesitamos innovar, y eso es lo que hemos hecho en Telefónica con el lanzamiento de esta iniciativa cooperativa, Internet para Todos Perú, innovando en estas tres áreas.

  1. Estamos innovando en el ecosistema tecnológico para reducir el coste de despliegue y explotación de una red móvil: estamos desplegando torres de menor coste, redes de acceso y transporte, con equipos de propósito general basados en software libre y red totalmente virtualizada y programable, un modelo “open RAN” diseñado por Facebook y liderado por Telecom Infra Project, nuevo modelo de despliegue de fibra... Virtualización y automatización de redes a través de SDN de Software Definido de Netowrks y Virtualización de Funciones de Red (NFV) que permiten y abren una red programable, bajando los costes operativos. Al reducir estos costes, deberíamos ser capaces de desplegar un modelo de negocio sostenible en zonas con menor densidad de población y menores raciones de uso/consumo previstas.
  2. Estamos innovando en el modelo de negocio, estableciendo un nuevo modelo colaborativo, abriendo la red a todos los operadores. Estamos creando una infraestructura mayorista abierta gracias a la cual los operadores de redes móviles pueden extender sus servicios a zonas de baja densidad utilizando nuestra infraestructura.
  3. También estamos innovando en el modelo de despliegue, invitando a las comunidades locales y a los empresarios que pueden proporcionar puntos de venta al por menor y llevar a cabo algunos trabajos básicos de mantenimiento. Del mismo modo, estamos invitando a otros agentes como otras empresas de telecomunicaciones, líderes e inversores digitales y las organizaciones internacionales y los bancos de desarrollo a financiar y “co-construir” esta infraestructura juntos.

Este ha sido el Génesis de Internet Para Todos Perú, una nueva compañía, un proveedor mayorista de infraestructura móvil rural abierta que hemos lanzado junto con Facebook, CAF y BID Invest. IpT es una empresa privada resultante de una asociación público-privada que aspira a ser sostenible y rentable

 

“Internet Para Todos ya opera en Perú utilizando el espectro de Telefónica para prestar servicios en zonas rurales y ya ha conectado a un millón de personas en 4000 ciudades”.

 

La misión de IpT es conectar a 6 millones de peruanos que aún no tienen acceso a Internet. Esto significaría resolver la brecha de conectividad de todo el país. El impacto social de llevar la conectividad a tantos millones de personas en Perú es enorme.

 

 

¿Cómo podrían las asociaciones público-privadas ayudar a ampliar un acceso a Internet asequible en los países en desarrollo y garantizar que en los países desarrollados se preste un mejor servicio a un mayor número de regiones rurales y remotas?

Abordar el reto de la conectividad no es una cuestión que deba y pueda ser resuelta por una única parte interesada, ya sea privada o pública. Telefónica es consciente de que necesita cooperación y alianzas para superar la brecha digital. En América Latina, solo a través de la cooperación se podrá abordar el reto de conectar a 100 millones de personas sin conexión.

Para nosotros es una prioridad que estas asociaciones se gestionen bajo criterios privados, lo que conduce a un negocio sostenible y rentable. Las prioridades y los requisitos de rentabilidad son diferentes a los de los negocios de telecomunicaciones habituales, y es por eso que la participación de otros socios es relevante. Es un modelo abierto para la participación de otras empresas de telecomunicaciones, empresas de otras industrias, organizaciones intergubernamentales/bancos de desarrollo y, por supuesto, naciones/gobiernos.

Esto permitiría expandir esta iniciativa a otros países, con diferentes/nuevos socios que puedan tener intereses en las regiones específicas abordadas.

 

“El proyecto Internet para Todos no se trata de caridad. Se trata de desarrollar un modelo de negocio sostenible en zonas remotas y lejanas, donde los modelos de negocio tradicionales no son rentables, con el objetivo de conectar a las personas y así no dejar a nadie atrás".

 

Enrique Medina OCDE

De izquierda a derecha: Jason Karaian, Chiara Condi, Enrique Medina Malo, Guarún Agusta Oskarsdóttir y Federico Batista Poitier

 

¿Por qué se eligió a Perú para lanzar la iniciativa? ¿Se trata de una iniciativa local o pretende extenderla a otros países?

El proyecto Internet Para Todos no se lanzó en Perú por casualidad. Perú fue el mejor lugar para que Telefónica lanzara esta iniciativa, ya que el país ya ofrecía un entorno propicio para ello.

La regulación peruana tenía la figura existente del "Operador de Infraestructura Móvil Rural" como proveedor mayorista de infraestructura en zonas rurales o de interés especial donde ningún otro operador había desplegado previamente ninguna red. A través de esta figura, los operadores de redes móviles pueden prestar servicios llegando a acuerdos con estos proveedores rurales móviles.

Perú también tenía otros enfoques regulatorios diferenciados que favorecían la iniciativa, tales como: tarifas de terminación asimétricas, posibilidad de utilizar los fondos del servicio universal para iniciativas privadas, disponer de obligaciones de servicio diferenciadas, incluida la calidad de servicio en las zonas rurales en comparación con las zonas urbanas.

En estos momentos estamos buscando expandir el enfoque de negocio de Internet para Todos a otros países de América Latina, y junto con el enfoque regulatorio diferenciado, estamos analizando las redes existentes, los patrones de uso y consumo, las características geográficas y el potencial para definir los siguientes países en los que Internet para Todos podría tener más posibilidades de éxito.

Estamos abiertos a colaborar con nuevos socios para expandir este enfoque, llevando los beneficios de la conectividad a los 100 millones de latinoamericanos que aún no están conectados.

 

Enrique Medina OCDE

De izquierda a derecha: Jason Karaian, Chiara Condi, Enrique Medina Malo, Guarún Agusta Oskarsdóttir y Federico Batista Poitier

 

¿Qué podría hacer la OCDE para cerrar la brecha de conectividad?

Necesitamos innovar y definir un entorno propicio para el despliegue de red. El aspecto más relevante es implementar entornos regulatorios adecuados (“sandboxes”) para las áreas rurales que permitan abordar todos los desafíos que un operador encuentra para implementar una iniciativa sostenible. Los responsables políticos también tienen que innovar para permitir la sostenibilidad y la rentabilidad de estas iniciativas dirigidas a las zonas rurales. El abanico de acciones que podrían llevar a cabo es amplio. En Telefónica hemos identificado las siguientes:

  • El despliegue de una red sostenible y rentable en las zonas rurales es más que un reto. Los reguladores deberían reconocer que las infraestructuras rurales deben ser un monopolio, que no hay espacio para redes que compitan entre sí. Deben centrar sus esfuerzos en asegurar que la red se fundamente en un modelo abierto de competencia basada en servicios y, en el que los operadores móviles tengan las condiciones adecuadas para prestar servicios.
  • La regulación debería tener por objeto hacer que las iniciativas rurales resulten atractivas para los inversores. Por ejemplo, la carga derivada del acceso al espectro, las contribuciones al fondo para el servicio universal y las tasas reguladoras deberían ser considerablemente inferiores a las que pagan actualmente los proveedores de servicios. Pero otras necesidades no son tan evidentes, como: obligaciones de calidad de servicio, disponibilidad del servicio, tiempos de recuperación del servicio/reparación. Estos requisitos son muy costosos de cumplir en zonas rurales y remotas y, por lo tanto, pueden acarrear a multas por incumplimiento.
  • El espectro es otra cuestión muy importante para la prestación de servicios móviles. La causa no es la falta de espectro en las zonas rurales, sino que en muchos casos los proveedores de servicios móviles no lo utilizan. El problema es el precio. ¿Por qué no considerar entonces un nuevo enfoque del espectro? ¿Por qué no dividir las zonas urbanas y rurales para la asignación del espectro?  ¿Y por qué no poner en común todo el espectro en las zonas rurales, ya que solo puede haber un único proveedor de infraestructura de red?
  • El modelo fiscal para el despliegue de la red también desempeña un papel importante. El despliegue de redes, como base para la conectividad y el acceso a Internet, así como los servicios de telecomunicaciones y el equipo necesario (teléfonos móviles y equipos de infraestructura) deberían recibir apoyo y no estar sujetos a un gravamen tan elevado como el que se aplica en la actualidad.
  • Adoptar nuevos enfoques mediante la definición de nuevos regímenes de modelos de operadores, como es el caso del "Operador móvil de infraestructura rural" en Perú.
  • Redefinir el concepto de fondos de servicio universal (no aplicable solo al servicio de voz alámbrico) y de su uso para crear un entorno propicio para la sostenibilidad de los servicios rurales, centrándose en el lado de la oferta y el de la demanda (subsidios parciales para el costo de los servicios para las comunidades vulnerables, y en el lado social-hospitalario y centros de salud- y educativo -escuelas-).
  • Permitir enfoques innovadores para cumplir con las obligaciones de cobertura en las zonas rurales, por ejemplo, utilizando el modelo Internet Para Todos.
  • Permitir el intercambio de costes y tarifas regulatorias para la expansión de la cobertura en las zonas rurales.
  • Enfoque de competencia: permitir un único proveedor de infraestructura abierta para las zonas rurales, como Internet para Todos.
  • Modificar las políticas del espectro, permitiendo un enfoque diferenciado para las zonas rurales, con costos y tarifas del espectro reducidos.
  • Favorecer un entorno propicio para el despliegue de la infraestructura: aliviar las cargas y procedimientos administrativos, reducir las tasas locales y facilitar los permisos de construcción, etc.
  • Enfoque fiscal diferenciado para las zonas rurales, incentivos fiscales.
  • Permitir tarifas de terminación asimétricas en las zonas rurales.

 

Estamos seguros de que cuando se implementan las políticas adecuadas, las alianzas como Internet Para Todos Perú pueden resolver la brecha de conectividad sin recurrir siquiera a los fondos públicos. Y la OCDE está en la mejor posición para definir estas mejores políticas para no dejar a nadie atrás y mejorar la calidad de vida.

 

RELATED POSTS

Enrique Medina

Chief Policy Officer of Telefónica