Searcher
Back

América Latina: Nuevo ciclo ¿nuevas políticas?

[caption id="attachment_8047" align="alignleft" width="300"]america-latina-655x282 Fuente: Infolatam http://www.infolatam.com/2015/01/05/america-latina-2015-la-hora-de-las-reformas/[/caption]

 

La bonanza en América Latina ha llegado a su fin. Al menos esto es lo que quieren concluir diversos analistas, que han interpretado la marcada desaceleración del PIB como una señal de cambio de ciclo económico. A este fenómeno se suma un estancamiento en la reducción de la pobreza y demandas sociales insatisfechas. El panorama se hace todavía más complejo cuando se acoplan otros factores, como los cambios en el ciclo político, escándalos de corrupción surgidos en distintos países, inestabilidad en la popularidad de algunos gobiernos o condiciones de gobernabilidad más complejas.

 

Pero, ¿se trata del final de un ciclo, o del inicio de otro con nuevos desafíos y oportunidades? El Fondo Monetario Internacional pronostica para Latinoamérica un 1,3% de crecimiento para 2015. Esta predicción coincide con la desarrollada por el Credit Suisse First Boston, que inicialmente había adelantado un crecimiento de un 2,2% para seis de los ocho países de la región analizados en su informe trimestral, denominado "Adiós a la abundancia". El grupo de servicios financieros basa su recorte en un panorama en la mayoría de países, particularmente Brasil, con una previsión de crecimiento que pasa de un 0,6% a una contracción del 0,5%.

 

La cuestión, en el ámbito de las políticas públicas, es si merece la pena poner la atención en los desafíos del presente o realizar más bien una valoración del camino recorrido y trazar un sendero, apalancado en el enorme potencial de esta región, para retomar el crecimiento. Porque el avance económico y social producido en Latinoamérica en las últimas dos décadas en inobjetable, como inobjetables son también condiciones estructurales sobre la base de las cuales se puede aspirar a sortear las dificultades.

 

Un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) reconoce que entre 2013 y 2014 el nivel de pobreza en la región se estancó en alrededor de 28%, unas 167 millones de personas, mientras el índice de extrema pobreza subió levemente: pasó de 11,3 a 12%, un total de 71 millones de personas. Ese mismo informe, sin embargo, da cuenta de que en el período comprendido entre 2004 y 2012, el número de personas que se identifican como clase media creció a tasas inéditas en la región, ensanchando el tamaño del consumo interno y habilitando fuentes de crecimiento inexistentes en el pasado.

 

Por el lado de las finanzas públicas, son muchos los países que han aprovechado las épocas de bonanza para incrementar el nivel de sus reservas internacionales, con lo que se encuentran en capacidad de implementar políticas contra-cíclicas. Es verdad que la caída del precio de los commodities supone un reto mayor para algunos países (Chile, México, Venezuela o Ecuador). La cuestión, sin embargo, es si conviene enfrentar esta situación por medio de soluciones estructurales o si el mejor camino es el incremento de las exacciones sobre el sector privado.

 

En el sector de las telecomunicaciones, el cortoplacismo puede traducirse en un incremento en las expectativas recaudatorias en licitaciones de espectro o en la aparición de nuevos impuestos. Pero el cortoplacismo supone pan para hoy y hambre para mañana, dado que la presión sobre las estructuras de costos de los operadores puede alcanzarse al costo de desacelerar la inversión en redes y minimizar el impacto del aprovechamiento de las nuevas tecnologías en la productividad y competitividad de la región.

 

La selección de políticas públicas adecuadas a la realidad del sector debe realizarse teniendo en cuenta, además, las presiones adicionales que impone sobre la red la explosión del consumo de datos. Aunque se trata, por supuesto, de un fenómeno de escala global, éste impone la necesidad de asegurar el mantenimiento y mejora de la calidad en el servicio, materia en la que existe mucha sensibilidad en las sociedades latinoamericanas.

 

Indudablemente existen importantes retos que se deben abordar en los próximos años en el ámbito regulatorio e institucional para acelerar la reducción de la brecha digital en los países de la región e impulsar su desarrollo. Según estimados del Banco Mundial, por cada 10 puntos porcentuales de incremento de la penetración de los servicios Telco en países en desarrollo, se produce un incremento del crecimiento del PIB de 1,38 puntos porcentuales.

 

El proceso de transición de voz a datos y de fijo a móvil está transformando radicalmente la industria. El sector está haciendo un esfuerzo cada vez mayor por poner al cliente en el centro de todo lo que hace. Nuestro desafío pasa por brindar a todos nuestros usuarios la mejor calidad y servicios innovadores, para unos consumidores cada vez más exigentes, con transparencia, seguridad y alta flexibilidad para adaptarse a las verdaderas necesidades de los clientes/ciudadanos

 

Enfrentamos un escenario complejo y es en estas situaciones cuando se pone a prueba el compromiso. Desde Telefónica creemos que Latinoamérica continúa siendo una región llena de oportunidades. Los retos son grandes y, aunque puedan aparecer dudas sobre la coyuntura actual, Latinoamérica tiene sólidos fundamentos. Desde su llegada a la región hace 25 años, Telefónica ha apostado a largo plazo con una inversión de más de 162.000 millones de euros, y está aquí para quedarse.

 

Es el momento de redoblar la esperanza en Latinoamérica y desplegar iniciativas orientadas a promover el desarrollo económico y social generando condiciones favorables a la inversión más que a incrementar la recaudación fiscal de corto plazo. ¿Estamos preparados, sector privado y gobiernos, para el siguiente ciclo? Los 588 millones de latinoamericanos, que trabajan día a día para seguir mejorando sus condiciones de vida, merecen que lo estemos.

 

Summary in English below:

 

Latin America: New cicle, new policies? describes the current economic situation of the region, paying special attention to the challenges of the telecom sector. In particular, the author focuses on the challenges that need to be tackled from the regulatory and institutional fields as well as the private sector in order to reduce the digital gap and promote the economic development in Latin America. Are the private sector and governments ready for the next cycle?

 

 

RELATED POSTS