La ERT se une a la petición de inversiones en infraestructuras digitales

El último informe de la ERT destaca la importancia de la infraestructura de conectividad tanto para la competitividad de la industria europea, como para la transición digital y verde de Europa. Propone recomendaciones de políticas para facilitar las inversiones en la conectividad gigabit y acelerar su despliegue en toda Europa.

La ERT se une a la petición de inversiones en infraestructuras digitales
Juan Luis Redondo Maíllo

Juan Luis Redondo Maíllo

Tiempo de lectura: 3 min

«La conectividad es decisiva para la competitividad de Europa«. Este es el acertado título del último informe de expertos publicado por la European Round Table (ERT), organización que reúne a las principales empresas industriales de Europa. En este informe, la ERT sostiene que una infraestructura de conectividad segura, fiable y de alta capacidad contribuye de forma decisiva al bienestar económico y la competitividad de Europa.

La conectividad Gigabit y las nuevas tecnologías que sustenta -como la Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas (IoT) o el metaverso– beneficiarán a la sociedad en general, ya que los ciudadanos tendrán acceso a mejores servicios y productos. Del mismo modo, las industrias europeas dependen del acceso a estas redes avanzadas para aprovechar las ventajas que estas tecnologías disruptivas pueden aportar a su productividad, innovación y sostenibilidad. Este documento muestra claramente que la conectividad gigabit es un elemento crucial para el avance económico y social de Europa.


Sin embargo, como ha puesto de manifiesto en repetidas ocasiones el sector de las telecomunicaciones, Europa se encuentra «en el carril lento». Europa continúa por detrás de otras regiones en el despliegue de infraestructuras gigabit y debe afrontar un déficit de inversión. En el pasado, este déficit de inversión para lograr la visión de la Década Digital se consideraba que afectaba únicamente al sector de las telecomunicaciones. Sin embargo, en un mundo en el que la conectividad es la piedra angular de la competitividad global, las ventajas de una conectividad segura, fiable y de alta capacidad se extienden a todos los consumidores y empresas europeas. Europa tiene acceso a tecnologías líderes en el mundo, pero se está quedando rezagada en el despliegue de infraestructuras avanzadas de conectividad, lo que repercute en todas las industrias y sectores. El deseo de poner en marcha una reforma ambiciosa del sector de las telecomunicaciones beneficia a la industria y a la sociedad en general, y acogemos con satisfacción el interés y el apoyo de la ERT a esta agenda.


La ERT identifica la dependencia de la UE de enfoques obsoletos en políticas y regulación de las telecomunicaciones como la causa fundamental de estos problemas. Asimismo, recomienda a los responsables políticos tres líneas de actuación que incrementarían la competitividad de Europa. En primer lugar, la UE debería abordar los obstáculos al mercado único europeo de las telecomunicaciones, centrándose en mejorar el entorno del sector privado, promover la innovación e impulsar la adopción y el uso de los servicios digitales. En segundo lugar, la política de competencia de la UE debe adaptarse a la era digital y permitir la consolidación en los mercados nacionales para alcanzar la escala necesaria para poder competir en el escenario global y desbloquear la inversión. Por último, la ERT apoya un enfoque basado en el mercado e insta a las grandes empresas tecnológicas a entablar negociaciones con el sector de las telecomunicaciones para contribuir de forma justa al coste de la conectividad.

Cada vez es más importante que la industria europea una sus fuerzas y reclame una actuación rápida para impulsar la competitividad europea y su futura posición de liderazgo en la escena mundial.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.