Tendencias en políticas públicas tecnológicas y de telecom en 2024 (2/2)

¿Cómo marcarán el año la tecnología, las políticas públicas y la regulación? Descubramos cuáles son las 10 principales tendencias en políticas públicas en el ámbito de la tecnología y las telecomunicaciones para 2024. Este es el segundo (2) de una serie de dos posts.

Tendencias en políticas tecnológicas y de telecom en 2024 v2

Tiempo de lectura: 9 min

El primer post cubrió nuestras cinco primeras tendencias en políticas públicas para 2024, en un contexto en el que las políticas públicas digitales adquieren una nueva dimensión.

Abordamos la Inteligencia Artificial; el nuevo ciclo institucional europeo: mercado único, el reto de la competitividad y la autonomía estratégica; la financiación de la conectividad gigabit y 5G; una política de espectro responsable para alcanzar los objetivos regionales; la consolidación, y la relevancia del intra-mercado en el sector de las telecomunicaciones.

Descubre la segunda serie de 5 tendencias que configurarán el panorama de las políticas públicas en el ámbito de la tecnología y las telecomunicaciones para 2024.

Innovación y redes de conectividad preparadas para el futuro

Los ciclos tecnológicos son cada vez más cortos y el fomento de la innovación para impulsar la competitividad en las regiones, es una de las principales prioridades políticas, incluida una mayor flexibilidad para la cooperación intersectorial en ámbitos como el desarrollo de fábricas inteligentes.

2024 estará marcado por el apagado gradual de las redes de cobre a medida que nos adentramos en la nueva era de las redes de nueva generación. Basadas en las tecnologías de fibra óptica y 5G, estas redes ofrecen menor latencia, mayores velocidades, capacidad para prestar servicios de mayor calidad y menor impacto ambiental. Esto permitirá acelerar el desarrollo de los servicios digitales del futuro, como soluciones IoT avanzadas o el metaverso. Además, justo en las primeras fases de 5G, ya se vislumbra en el horizonte un salto de gigante en las redes móviles: el 6G.

Durante la Conferencia FTTH 2023, los participantes coincidieron en la necesidad de transformar las redes para adaptarse al ritmo de una nueva era de innovación digital, desencadenada por tecnologías como la IA, 5G, o IoT. Los operadores de telecomunicaciones seguirán innovando en sus redes para anticiparse a la evolución de la demanda digital y satisfacerla. Si el MWC23 arrancó anunciando la visión del sector, Open Gateway, en 2024 el sector seguirá avanzando en este proyecto para transformar las redes en plataformas de innovación abierta para los servicios digitales del futuro.

La relevancia de las infraestructuras y tecnologías digitales contra el cambio climático

Las tecnologías digitales pueden ser un aliado clave en la lucha contra el cambio climático

La doble transición, digital y verde, se consolida como estrategia industrial a nivel global. En 2024 se seguirá enfatizando en la importancia de una transición verde habilitada digitalmente. Estrategias concretas como el Pacto Verde Europeo en Europa servirán de referencia para otras regiones.

Dado el consenso sobre el beneficio de la digitalización para el desarrollo sostenible, los debates se centrarán en la importancia de incluir la conectividad y las tecnologías digitales en la taxonomía europea, al tiempo que se promueven marcos regulatorios, fiscales y financieros para acelerar la transición digital y verde. Además, los operadores de telecomunicaciones seguirán generando beneficios medioambientales promoviendo la eficiencia energética, la economía circular y la sostenibilidad a lo largo de la cadena de valor y se consolidarán los esfuerzos para desarrollar fuentes de energía verdes (incluida la energía nuclear).

Por último, se avanzará en la concienciación del papel vital que desempeñan los operadores de telecomunicaciones a la hora de salvar vidas y mitigar los daños causados por las catástrofes y el cambio climático, con iniciativas como los sistemas de alerta temprana que se pondrán en marcha en los próximos años.

Ciberseguridad y fomento de la confianza

A medida que aumenta el riesgo de ciberataques y filtraciones de datos, la ciberseguridad se convierte en una prioridad de las políticas públicas. Muchos factores influirán en el panorama de la ciberseguridad, lo que conllevará una mayor implicación de la alta dirección en estos aspectos: las amenazas cibernéticas seguirán creciendo y haciéndose cada vez más sofisticadas, incluso mediante el uso de nuevas tecnologías como la IA; se avanzará en la mejora de la protección de las infraestructuras críticas y los servicios esenciales y el refuerzo de la protección de la cadena de suministro; la regulación de la ciberseguridad seguirá desempeñando un papel intenso, con varias normativas en curso en Europa y América Latina; en el mercado mundial de del sector de seguros, el ciberseguro, es el área de más rápido crecimiento e influirá en el futuro panorama de la ciberseguridad, y las agencias de calificación cibernética podrían proliferar en un espacio no regulado. Por último, se prestará mayor atención al desarrollo de capacidades, incluida la búsqueda de recursos, de mejora de competencias y cultura de ciberseguridad.

Generar confianza, proteger los derechos digitales y la privacidad de los datos y facilitar los flujos internacionales de datos son aspectos cada vez más relevantes. Se revisarán los marcos regulatorios de protección de datos, como el GDPR europeo, la ePrivacy y las normas de retención de datos o los sistemas de certificación para el Cloud. La Ley de Mercados Digitales (DMA) y la Ley de Servicios Digitales (DSA) de la UE entraron en vigor en 2023, buscando un espacio digital más justo, más contestable y más seguro. 2024 será el año de su aplicación y en el que la protección de los consumidores, la seguridad digital y la lucha contra la desinformación ocuparán un lugar destacado en la mente de los ciudadanos y los responsables políticos.

Superando la brecha digital para una transformación inclusiva

Nassim Nicholas Taleb sostiene que en un mundo cada vez más fragmentado y polarizado, y con millones de personas en las redes sociales, entran en juego dos tendencias a largo plazo, un tanto antagónicas: el deseo de más libertad y el deseo de más igualdad.

… existe un fenómeno aún más poderoso: la aspiración a la igualdad

La mejora de la conectividad (cobertura y uso) y el desarrollo y adopción de nuevas tecnologías crean nuevas oportunidades para el desarrollo social y económico de la población y las regiones. Se abren múltiples oportunidades para la reducción de la brecha digital en América Latina, región que se ha consolidado preocupantemente como la segunda región más desigual del mundo.

En este contexto, el sector de las telecomunicaciones es un aliado clave. El objetivo conjunto debe ser no sólo la mejora de la cobertura para conectar a los desconectados (ya se alcanza el 95% de cobertura en todo el mundo) y estimular la innovación, sino también fomentar el uso (el 40% de la población cubierta por estas infraestructuras aún no está conectada) y también la adopción tecnológica por parte de las empresas (en particular las PYMEs) y las administraciones públicas. Al mismo tiempo, un entorno fiable y un diseño universal para la accesibilidad deben formar parte de una estrategia global de inclusión digital, para reducir la brecha digital.

La cooperación, clave para afrontar los retos globales comunes en un mundo más fragmentado

2024 inicia el curso con la integración de nuevos países en el bloque BRIC+, brazo político y económico de las economías emergentes, (globalización) alternativa al G7. Se trata de un paso más en el avance hacia un nuevo orden mundial que subraya cada vez más la relevancia de la cooperación multistakeholder.

En este contexto, B20 India 2023, el foro empresarial del G20, centró el debate político en las formas de elevar la ambición para una prosperidad mundial compartida, marcando el camino para el G20/B20 Brasil en 2024.

Mientras tanto, la COP28 de 2023 en Dubai, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, buscó fórmulas globales comunes para combatir el cambio climático. Entre ellas, el Plan de Acción Digital Verde de la UIT, que subraya la importancia de reconocer las redes y tecnologías digitales como facilitadoras de la transición verde. La cooperación para luchar contra el cambio climático fue también el objetivo de la Primera Cumbre Ministerial sobre Sostenibilidad Medioambiental, enmarcada en el Programa Regional de la OCDE para América Latina y el Caribe, allanando el camino para los próximos años. Estos son debates que continuarán en 2024.

Además, la conectividad digital y las tecnologías, como habilitadores de la inclusión digital económica y social, llevaron al Primer Encuentro por la Inclusión Digital en América Latina 2023, a hacer un llamamiento a la acción, mientras que la relevancia de las alianzas para cerrar brechas fue destacada en el MWC23. En cuanto a la Gobernanza de Internet, clave para promover la coherencia global y las condiciones justas en el ámbito digital, seguirá desencadenando debates, y nuevas fórmulas para avanzar, como el Global Digital Compact liderado por las Naciones Unidas y previsto para septiembre de 2024.

Si has llegado a este punto y deseas seguir el debate:


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.