El impacto de la transformación de las telecomunicaciones en la innovación

La búsqueda de la innovación y de la competitividad global debe inspirar las políticas públicas del Mercado Único europeo. Éste se vería favorecido por un entorno propicio a la inversión, la transformación e innovación de las empresas tecnológicas europeas.

El poder transformador de las telecomunicaciones y su impacto en la innovación
Juan Montero

Juan Montero Rodil

Tiempo de lectura: 5 min

La Unión Europea afronta el reto de impulsar la competitividad y la autonomía estratégica de sus empresas en un contexto geopolítico, económico y tecnológico complejo.

En 2024, la Comisión Europea iniciará un nuevo ciclo bajo el firme propósito de avanzar hacia la consolidación de un Mercado Único fuerte, económicamente competitivo y comprometido con la sostenibilidad medioambiental.

La innovación: base para la transformación de la competitividad europea

El Mercado Único, concebido como un espacio sin barreras para el intercambio de bienes, servicios, capitales y ciudadanos entre los Estados miembros, se erige como la piedra angular de la estrategia industrial de la UE, como lo ha sido desde sus mismos orígenes. Avanzar en esta dirección, requiere eliminar las barreras que desincentivan la inversión empresarial simplificando la regulación y mejorando su aplicación cuando sea necesaria.

Esto último es fundamental porque sin inversión no es posible la innovación, ni, por tanto, mejorar la competitividad. Por ello, resulta imperativo que la UE fomente un entorno favorable en el que las empresas europeas puedan crecer, transformarse e innovar, en particular, las tecnológicas.

Estas empresas son esenciales para fortalecer la estructura económica y enriquecer el tejido social europeo, mediante avances tecnológicos sostenibles y accesibles para todos, en un contexto en el que la economía digital desempeña un papel crucial para impulsar la competitividad y el liderazgo mundial.

La naturaleza innovadora del sector de las telecomunicaciones

El sector de las telecomunicaciones, clave en este contexto, ha experimentado un proceso de innovación constante en su historia reciente, adaptándose y anticipándose a las necesidades de empresas y ciudadanos europeos en un entorno digital en constante cambio.

El sector ha llevado a cabo una gran transformación. Desde operar y competir en redes diferenciadas (fijas, móviles, cable o satélite), hasta hacer converger redes y servicios, expandir la oferta, acoger competidores globales y adoptar tecnologías emergentes. Esta evolución ha sido posible únicamente gracias a una innovación profunda y continua en sus procesos, sistemas, estrategias comerciales, y, especialmente, por la evolución tecnológica de las redes que proveen la conectividad, fija y móvil, el eje central sobre el que pivota la competitividad de la economía digital.  

La inversión significativa del sector, que ETNO estima de media en torno a 50.000 millones de euros al año en la última década, ha permitido la transición de redes de cobre (PSTN) y móviles 2G, hacia redes de última generación como “fibra hasta el hogar” (FTTH) y 5G. Esta apuesta por la innovación ha permitido modernizar y adaptar las capacidades de la red para satisfacer la creciente demanda de servicios digitales intensivos en banda ancha. Pero también ha habilitado el desarrollo de productos y servicios mejorados y ha abierto nuevas oportunidades de innovación tecnológica en múltiples sectores.

La visión del sector: volver a transformar la red para impulsar una nueva generación de servicios digitales

La innovación en el sector de telecomunicaciones no puede detenerse, de la misma forma que las necesidades de los ciudadanos y las empresas europeas continúan evolucionando.

Los servicios digitales basados en tecnologías como el 5G, IoT, web3, computación edge-cloud o Inteligencia Artificial, crearán oportunidades económicas completamente nuevas y desconocidas. Para alcanzar su máximo potencial, se requieren capacidades mejoradas en las redes, como una mayor potencia de procesamiento de datos o distintos niveles de latencia.

La visión de la industria se traduce en una gran revolución de las redes, similar a la que los smartphones trajeron en su día: transformarlas en redes programables y generar un ecosistema de innovación abierto a su alrededor, al abrir las capacidades de la red a los desarrolladores interesados.

Como supuso la introducción del smartphone, esta revolución de las redes permitiría incrementar el ritmo de innovación digital, acelerar la expansión y adopción de estas soluciones, y potenciar la competitividad del sector de telecomunicaciones europeo en el ámbito digital. 

Open Gateway: la plataforma de innovación para los servicios digitales del futuro  

Open Gateway es la apuesta de la industria de telecomunicaciones que facilita a los desarrolladores la integración en sus soluciones digitales de las capacidades de la red, mediante APIs (Application Programmer Interface) globales y estandarizadas.

La industria, liderada por GSMA, trabaja en la estandarización del acceso a estas capacidades para promover la compatibilidad de un único desarrollo con las redes de todos los operadores. Esta cooperación es esencial para potenciar la escala de la innovación, así como para impulsar un amplio espectro de propuestas de valor para desarrolladores, start-ups, proveedores de aplicaciones, y usuarios.

Por tanto, Open Gateway habilita una plataforma de innovación abierta sobre las redes para que cualquier idea de innovación digital multiplique sus posibilidades y su alcance. Al mismo tiempo, promueve el desarrollo óptimo de los servicios digitales del futuro mediante una asignación eficiente de los recursos de red, lo que repercutirá en mayores beneficios para la sociedad.

Recomendaciones para el fomento de la innovación en el sector de las telecomunicaciones

En la actualidad son tres las áreas clave en que los operadores consideran que se ha de invertir para consolidar una plataforma de innovación abierta: edge computing para un procesamiento eficiente cerca de los usuarios; tecnologías de baja latencia como el 5G y la fibra; y en redes programables a través de APIs globales y estandarizadas.

Para ello, es necesario reconocer el papel estratégico de sector de las telecomunicaciones y la conectividad en el impulso de la innovación y la competitividad. La Unión Europea necesita impulsar políticas públicas que mejoren el clima de inversión en el sector. Esto incluye la promoción de estructuras de mercado eficientes que aseguren el retorno adecuado de la inversión; mecanismos que fomenten la contribución justa del ecosistema digital y la asignación eficiente de los recursos de red; y el reconocimiento del papel clave de las redes en la transición verde. Asimismo, estas políticas deberían estar alineadas con los objetivos de la estrategia industrial de la Unión Europea, para promover la inversión y la innovación.

Con las políticas adecuadas, se avanzará hacia un Mercado Único y economías fuertes en los Estados miembros, sustentados por un sector de telecomunicaciones competitivo, que crece, se transforma e innova en beneficio de la sociedad europea.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.