¿Qué pasa con la basura electrónica en Latinoamérica?

Lo primero que nos viene a la cabeza al hablar de basura electrónica son los móviles. Sin embargo, los residuos que estos generan representan menos del 0,5% del total del  e-waste  en...

14/12/2015

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Editora. Telefónica S.A.

Lo primero que nos viene a la cabeza al hablar de basura electrónica son los móviles. Sin embargo, los residuos que estos generan representan menos del 0,5% del total del e-waste en el mundo y la misma proporción se repite en Latam.

 

 

Sin embargo, hay importantes desafíos y oportunidades en la gestión de estos desechos electrónicos en la región. Al menos así lo ven la GSMA y la Universidad de Naciones Unidas en el Informe “eWaste en América Latina: Análisis estadístico y recomendaciones de política pública”.

Sebastián Cabello, director de la GSMA para América Latina, señala lo siguiente: “Celebramos que los operadores móviles de la región continúen sus esfuerzos voluntarios de gestión de e-wasteEs importante que la industria trabaje en estrecha colaboración con los reguladores para desarrollar un marco legislativo que tenga en cuenta la responsabilidad de los distintos actores de la industria”.

Sólo unos pocos países de América Latina tienen proyectos de ley específicos sobre la gestión de los desechos electrónicos. En la mayoría de los casos, la gestión de los residuos electrónicos está regulada en la legislación general de residuos peligrosos. Actualmente se debaten políticas públicas específicas o directrices técnicas.

El informe recomienda una serie de principios para guiar esas políticas públicas en América Latina:

  • Desarrollar campañas de concienciación a través de las autoridades públicas, con el apoyo de fabricantes, proveedores de servicios, minoristas y municipios, con el fin de educar a los consumidores acerca del rol fundamental que tienen en la cadena de reciclaje.
  • Garantizar acceso fiable a las materias primas para permitir el acceso futuro a metales clave y eficacia en la cadena de reciclaje.
  • Organizar la recolección selectiva de teléfonos móviles como el primer y fundamental paso en la cadena de reciclaje. Sin embargo, los beneficios sociales del reciclado de los residuos electrónicos (especialmente para teléfonos móviles) sólo se pueden lograr si todo el e-waste recolectado se canaliza hacia las mejores opciones de tratamiento.
  • Facilitar la eficiencia en el proceso de recuperación y en todas las etapas de la cadena de reciclaje, algo clave en lo referido a los metales que ampliamente se utilizan en la electrónica moderna.
  • Fomentar el desarrollo de infraestructura gestión y reciclaje y plantas de procesamiento que permitan nuevas oportunidades empresariales en el sector de gestión de residuos y generar empleo, especialmente en las economías en crecimiento.
  • Reconocer el principio de responsabilidad extendida del productor (REP) mediante un proceso coordinado con fabricantes, importadores, distribuidores, comerciantes y empresas de gestión de e-waste, basado en modelos ambiental y económicamente sostenibles.

Si todo esto llega a buen puerto, no sólo tendremos la basura a buen recaudo, eliminando riesgos para el medio ambiente y la salud, sino que también se crearán nuevas oportunidades empresariales y empleos. Hay, por tanto, mucho en juego.

 

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.