Perros y niños con discapacidad, un gran tándem

En muchos casos de niños con discapacidad , tanto con problemas de movilidad, autismo o discapacidades auditivas o cognitivas, las terapias con animales pueden ser muy...

21/01/2013

Redacción

Redacción

perro asistencia

 

En muchos casos de niños con discapacidad, tanto con problemas de movilidad, autismo o discapacidades auditivas o cognitivas, las terapias con animales pueden ser muy efectivas para mejorar la integración y superar sus limitaciones.

 

La terapia asistida con animales permite que un animal forme parte del proceso de recuperación del paciente. Perros, gatos, caballos, peces, pájaros o delfines son algunos animales que pueden formar parte de este método de trabajo y ayudar a los niños con discapacidad en su tratamiento.

 

Los niños tienen a menudo buena conexión con los animales. Por ello, su presencia en terapias para niños con discapacidad tiene buenos resultados. Un perro invita al niño a jugar, interactuar, caminar o hablar, por lo que la sesión de fisioterapia se hace más divertida. El niño espera con ilusión el momento del encuentro con el perro. En esa relación de amistad, el perro no juzga al niño por sus limitaciones, sino que le acepta tal y como es. Y esta es la principal baza de los terapeutas para motivar y tratar al niño con discapacidad.

 

No obstante, los perros cumplen otras funciones, como las de asistencia. Cuando el niño con discapacidad tiene problemas de movilidad, el perro es capaz de recoger objetos del suelo, abrir y cerrar puertas o pulsar un botón del teléfono con un teclado especial para hacer una llamada de emergencia, emitir un ladrido de aviso, abrir o cerrar cajones y sacar algo que se le indique, abrir o cerrar puertas, despertar al dueño. Dependiendo de las necesidades de su propietario y del adiestramiento recibido, un perro de asistencia puede realizar hasta una docena de tareas diferentes.

 

No todos los perros son aptos para trabajar como terapeutas infantiles. Estos animales deben tener un determinado carácter. Un perro es sumamente positivo en cualquier tipo de intervención, su sola presencia ayuda al profesional en su trabajo, los médicos, psicólogos y fisioterapeutas coinciden en pensar que la terapia con animales es realmente favorable.

En la gran mayoría de los casos, la terapia asistida con animales puede ser la mejor respuesta para ayudar a salir adelante a niños que no avanzan favorablemente en su condición. El principal beneficio es que se establece una conexión fuerte y real entre el animal y el niño afectado, siendo que el primero pasa a formar parte fundamental del proceso de recuperación del segundo.

 

El éxito se consigue gracias a que los niños parecen desarrollar una relación sumamente estrecha y de forma rápida con los animales, ya que un perro, por ejemplo, lo hace sentirse seguro y confiado, no discrimina y lo acepta tal cual es por lo que el pequeño confiará de inmediato en su compañero animal, con el solo hecho de acariciarlo o jugar con él se pueden suponer grandes adelantos en su estimulación y desarrollo.

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.