De la idea al objeto. La tecnología 3D nos hace la vida más fácil

La forma en la que creamos objetos o incluso en la que los estudiamos ha cambiado con el desarrollo la tecnología 3D.

18/04/2022

Actualizado última vez el 27/04/2022

5 min

La industria se ha visto altamente beneficiada gracias a la reducción en los tiempos de producción, especialmente en los sectores médico, automovilístico y aeroespacial.

Desde el diseño de un modelo digital hasta conseguir un objeto sólido y tridimensional. Esta tecnología está revolucionando un gran número de industrias y sectores profesionales, y ya se ha convertido en uno de los elementos fundamentales en la industria 4.0. ¿El motivo? La mejora los procesos en toda la cadena de producción, desde la idea y conceptualización, hasta el prototipado, y finalmente su fabricación, lo que supone además una reducción en los costes.

Esta tecnología ha producido un cambio a nivel económico y social, ya que la fabricación aditiva se basa en el uso de materiales como el plástico y el metal, que se añaden capa a capa hasta conseguir la forma deseada, ya que el control en el proceso es total.

La importancia 3D en la industria actual

Desde que en los años 80 la fabricación aditiva comenzara a ser noticia, y empezar de manera paulatina a irrumpir en la industria durante la siguiente década, se han producido avances significativos que han cambiado la forma de diseñar y crear un producto en la actualidad. Hoy en día, todos estos procesos creativos se han “simplificado” hasta tal punto que, en algunos casos, solo hay que encender una impresora 3D, seleccionar un archivo e imprimir un producto; incluso podría decirse que se ha democratizado esta ya que diseñar y producir objetos puede hacerse desde casa.

La implementación de la fabricación aditiva, junto con otras tecnologías, ha generado una importante revolución en la industria. Su papel es fundamental, ya que permite convertir un diseño 3D recreado en un ordenador, en un producto sin necesidad de utilizar otras herramientas más costosas. De esta forma, se simplifican los procesos, se reducen los tiempos hasta cerca de un 90% según algunos expertos.

Uno de los mayores beneficios que han visto las fábricas es la flexibilidad que ofrece, ya que gracias a la introducción de estos procesos la productividad puede adaptarse a las necesidades del mercado rápidamente, y ofrece la posibilidad de fabricarse objetos personalizados sin la necesidad de producir anteriormente moldes costosos. A todo esto, se añade la contribución de esta tecnología con el medioambiente al favorecer procesos de fabricación sostenibles y la reducción de emisiones contaminantes.

El futuro de la fabricación y aplicación del 3D solo puede seguir creciendo. Esta innovación es una prioridad en muchos sectores y la previsión es que siga en aumento. Además, la pandemia del Covid-19 ha propiciado un mayor avance y consolidado su uso.

La aplicación de la tecnología 3D en la vida diaria

El acceso a un mayor número de máquinas y softwares, cada vez más fáciles de utilizar, ya permiten imprimir un gran número de objetos en distintos materiales. Esto ha generado un verdadero impacto en la mayoría de los sectores, ya sea desde la automoción hasta la propia hostelería. Pero sin duda, es el sector de la medicina el que más se ha visto beneficiado por esta innovación. La aparición de impresoras 3D ha permitido crear prótesis de mayor calidad y mejorar la vida de los pacientes.

Hace varios años era impensable creer que una bioimpresora podría reproducir tejidos humanos a través de las células vivas. Esto ya es una realidad, por lo que algunas técnicas convencionales van a quedarse atrás para dar paso a propuestas menos agresivas. Tanto es así que recientemente un grupo de investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) ya trabajan en la fabricación de piel humana con el objetivo de reducir la experimentación animal en los laboratorios, e incluso producir órganos.

Otros sectores que la tecnología 3D ha conquistado

Esta tecnología ha entrado con mucha fuerza en la automoción y ha cambiado su enfoque tradicional. Se pueden imprimir prototipos o herramientas que soportan muchos usos y tienen una gran funcionalidad. Además, las empresas fabricantes tienen la capacidad de mejorar y probar diseños, de forma que se reduzcan los plazos de entrega, y permite una mayor personalización en ellos diseños.

El mundo de la joyería también se ha volcado en el uso del 3D. Así antes de utilizar metales nobles o piedras preciosas, los diseñadores pueden realizar prototipos para realizar pruebas y trabajar con ellos, gracias a la flexibilidad que les ofrecen los softwares de modelado y diseño, ofreciendo después, acabados extraordinarios.

Incluso el sector de la restauración se ha sumado a esta transformación digital. Ahora ya es posible elaborar platos con una impresora 3D. Especialmente en la pastelería, un campo que exige una mayor precisión. Aunque bien es cierto que funcionan mejor con alimentos blandos como pastas, cremas, helados o mermeladas, entre otros. Por ejemplo, una de las marcas más famosas de pasta, Barilla, ha sido pionera en adoptar la tecnología 3D.

Incluso un grupo de físicos teóricos de la Universidad Goethe, junto con científicos de Europa, Estados Unidos y China, han conseguido modelar con gran detalle un agujero negro supermasivo utilizando la potencia de cálculo de supercomputadoras 3D. En esta ocasión no ofrece un prototipo físico, pero si ha permitido obtener imágenes modeladas por computación con las que poder estudiar este tipo de fenómenos.

En definitiva, no hay límites para la tecnología, porque constantemente surgen nuevos descubrimientos que abren las puertas a un mundo infinito de posibilidades. Hay un gran camino todavía por delante; pero, es evidente, que cada vez son más las empresas que empiezan a ver con buenos ojos esta tendencia y deciden incorporarla a sus procesos de producción.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.