Privacidad y datos

La privacidad es un valor fundacional de las sociedades democráticas y responde al derecho de las personas a que nada ni nadie interfiera en su vida privada. Este derecho ha cobrado aún más relevancia con la digitalización que nuestras sociedades y economías están experimentando en las últimas décadas. Los datos están transformándolo todo permitiéndonos avanzar a un ritmo inimaginable que se ha acelerado con la crisis del Covid-19.

Necesitamos un enfoque renovado sobre la responsabilidad de las empresas y las Administraciones Públicas hacia las personas y sociedades a las que ofrecen sus servicios. Se debe aspirar a crear una gobernanza de los datos que genere confianza al ciudadano proporcionando control y valor a la vida digital.

La protección de la privacidad de los usuarios debe ser una condición sine qua non a la hora de ofrecer servicios digitales. En la era digital, debemos considerar la privacidad y la innovación como palancas de oportunidad. De hecho, las ideas más innovadoras y prometedoras de la actualidad tienen como punto de partida la privacidad de los usuarios. Todas ellas se basan en la premisa de que las personas deben tener el control para decidir qué comparten con quién, cuándo y dónde.

Telefónica está comprometida con el desarrollo de un modelo sostenible de intercambio de datos en el que todos los actores implicados obtengan beneficios generando círculos virtuosos y un ecosistema sostenible. Este modelo ha de estar basado en cuatro ejes fundamentales:

  • Las personas han de tener la capacidad de gestionar y tener control sobre sus datos personales lo que implica posibilitar el acceso a sus datos y a la información adicional sobre riesgos y beneficios asociados a su gestión.
  • El principio de transparencia supone poner a disposición de las personas herramientas sencillas que sustancien ese control sobre los datos y el desarrollo tecnológico adecuado para generar los beneficios potenciales derivados de los datos.
  • Se deben poner a su disposición opciones reales sobre cómo usar los datos evitando el binomio “todo o nada” habituales presentes en los términos y condiciones en los servicios digitales.
  • Los datos deben estar seguros y preservar la vida privada de las personas. Esta es la base de nuestro negocio y nuestra principal consideración al diseñar nuestros servicios y colaborar con terceras partes.

En este sentido, es esencial favorecer nuevos mecanismos que otorguen más control y capacidad de elección al usuario sobre las decisiones que toma en el entorno digital. Las empresas y las Administraciones Públicas que utilizan o desarrollan dichos servicios deberían implementar las mejores prácticas existentes para un uso responsable que nos permita disfrutar al máximo de una vida digital plena, segura y confiable.

Más información