¡La OMC ha salvado la economía digital! Por ahora…

La moratoria del comercio electrónico de la Organización Mundial del Comercio, renovada hasta la CM14, sigue siendo fundamental para el comercio digital mundial, fomentando la inclusión digital y el crecimiento económico. Aunque las organizaciones industriales abogan por una prohibición permanente de los aranceles digitales, las negociaciones condujeron a una prórroga de dos años, preservando el comercio libre de aranceles de los servicios en línea.

¡La OMC ha salvado la economía digital! Por ahora...
Pablo Barrionuevo

Pablo Barrionuevo

Tiempo de lectura: 4 min

Una vez más, la moratoria de la Organización Mundial del Comercio sobre los derechos de aduana aplicables a las transmisiones digitales, «la moratoria del comercio electrónico», un pilar clave del desarrollo de Internet durante décadas, consiguió superar los peores pronósticos en el último minuto, dejando la prórroga de dos años como el principal resultado significativo de la 13ª Conferencia Ministerial de la OMC en Abu Dhabi.

La moratoria del comercio electrónico está en vigor desde 1998 y es un instrumento crucial para las empresas y los consumidores de todo el mundo, ya que les permite participar en el comercio electrónico y acceder a los servicios electrónicos de forma más barata y sencilla. En los últimos meses, organizaciones industriales como la Cámara de Comercio Internacional (CCI) o la European Round Table for Industry (ERT) han pedido que la prohibición de los aranceles digitales sea permanente.

¿Qué pasó con la moratoria del comercio electrónico durante la MC13?

Tras una semana de intensas negociaciones, los miembros de la OMC alcanzaron un acuerdo para renovar la moratoria hasta la 14ª Conferencia Ministerial, manteniendo el comercio libre de derechos de los servicios en línea, incluidas las aplicaciones, los juegos y los programas informáticos, así como los contenidos transmitidos digitalmente, como música, vídeo y otros archivos digitales. 

La moratoria del comercio electrónico permite a empresas y consumidores de todo el mundo acceder a la economía digital. De este modo, fomenta la transición digital de las economías y las sociedades, y promueve  la inclusión digital proporcionando oportunidades, seguridad jurídica y previsibilidad al comercio digital en la UE y en todo el mundo. Esto también se aplica a las empresas de los países en desarrollo, las PYME en particular, facilitando el acceso a los recursos digitales y a los mercados mundiales en línea más allá de sus fronteras nacionales.

¿Qué está en juego?

Ahora que las empresas mundiales de Internet han proliferado en el ecosistema digital, más países quieren una parte de esos ingresos y las tarifas ofrecen una oportunidad de redistribuir la prosperidad digital, sobre todo para los países en desarrollo. Sin embargo, no es fácil saber cómo serían las tarifas digitales en la práctica.

Hasta ahora, sólo Indonesia tiene en vigor una normativa que permitiría imponer aranceles a los bienes digitales, que describe como programas informáticos, datos electrónicos y transmisiones multimedia entregados a través de transmisiones electrónicas. Actualmente, estos aranceles no se aplican debido a la prohibición arancelaria, de acuerdo con la moratoria. Pero a medida que crece el comercio digital, más importaciones se desplazan hacia la entrega digital y los países en desarrollo consideran que los aranceles digitales ayudarían a las industrias digitales locales a competir mejor con las tecnologías globales. Tal vez algunos países aprovechen la oportunidad para poner en marcha sistemas arancelarios que entren en vigor en 2026.

En este contexto, el análisis de la OCDE demuestra que las posibles repercusiones de la moratoria en los ingresos fiscales son pequeñas (por término medio, el 0,68% de los ingresos aduaneros totales o el 0,1% de los ingresos públicos totales). En cambio, unos impuestos sobre el valor añadido o sobre bienes y servicios bien diseñados pueden ayudar a compensar los posibles ingresos no percibidos en la mayoría de los países. Pero la prórroga de la moratoria se convierte en algo más que una cuestión de las grandes empresas tecnológicas o un problema de los países desarrollados: realmente afecta a toda la economía digital. Se trata realmente del debate fiscal de la economía digital.

Lo que está claro es que la no renovación de la moratoria provocaría una mayor incertidumbre política y un aumento de las barreras comerciales, y que los aranceles sobre las transmisiones electrónicas repercutirían en la competitividad nacional. Como afirma la OCDE, los efectos adversos serían más pronunciados para los países de renta baja y las PYME.


Lo cierto es que, desde su lanzamiento en 1998, la Moratoria ha acompañado el crecimiento de Internet justificando su renovación sucesiva desde entonces. La 13ª Conferencia Ministerial de la OMC llegó a un acuerdo para prorrogar la moratoria hasta la próxima reunión ministerial, pero, aunque debemos observarlo con optimismo, las empresas se verán obligadas a enfrentarse a una negociación más amplia de cara a su expiración de nuevo en 2026 y a que, en los próximos meses, tengan lugar las negociaciones pertinentes en el contexto de la Iniciativa de Declaración Conjunta sobre Comercio Electrónico.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.

Logo Centenario Telefónica Celebra con nosotros el Centenario de Telefónica
EMPIEZA LA AVENTURA