Ciberseguridad

La ciberseguridad es uno de los principales riesgos sistémicos a los que nos enfrentamos como sociedad digital. La crisis del Covid-19 y la aceleración de la digitalización está multiplicando exponencialmente el número de dispositivos conectados y revelando la importancia estratégica de la ciberseguridad.  

Es fundamental incorporar una visión holística de la ciberseguridad que permita cubrir el ciclo completo de prevención, detección y respuesta y que contemple a todos los actores de la cadena de valor.

Por ello, es esencial dotar a las empresas, con independencia de su tamaño, de los recursos necesarios para hacer frente al esfuerzo inversor que requiere estar preparados para afrontar los riesgos.

Hasta ahora los mercados han priorizado el lanzamiento de nuevos productos y servicios sobre la necesidad de incorporar seguridad en los mismos. Se ha premiado la rapidez en el desarrollo y comercialización sin atender la necesidad de aportar seguridad a la tecnología desde sus fases más tempranas.

En esta línea, es imprescindible desarrollar medidas normativas que requieran la incorporación del principio de “seguridad desde el diseño”para todos los agentes que intervienen en la cadena de valor. El objetivo principal es reducir los riesgos de seguridad especialmente en aquellas pequeñas y medianas empresas con menos recursos y preparación para hacer frente a las vulnerabilidades. 

Los fabricantes de software y hardware, así como los proveedores de servicios deben estar directamente sujetos a obligaciones legales y requisitos mínimos que proporcionen seguridad “extremo a extremo” a los usuarios. La inversión en tecnología no será suficiente si no va acompañada de programas de sensibilización y formación de los empleados, clientes y usuarios. El factor humano es determinante y, en muchas ocasiones, representa el primer cortafuegos de los ciberataques. La brecha entre oferta y demanda de profesionales especializados sigue aumentando y esta carencia empieza a considerarse uno de los principales déficits laborales de nuestro tiempo.

La inversión en tecnología no será suficiente si no va acompañada de programas de sensibilización y formación de los empleados, clientes y usuarios. El factor humano es determinante y, en muchas ocasiones, representa el primer cortafuegos de los ciberataques. La brecha entre oferta y demanda de profesionales especializados sigue aumentando y esta carencia empieza a considerarse uno de los principales déficits laborales de nuestro tiempo.

En Telefónica también insistimos en la necesidad de reforzar la cooperación público-privada a nivel internacional en este ámbito, lo que permitiría ofrecer respuestas colectivas e implementar soluciones escalables que aceleren la adopción de las mejores prácticas. Ningún país ni empresa puede hacer frente individualmente a las ciber amenazas existentes.

Telefónica es una de las 150 compañías internacionales que han firmado el Cybersecurity Tech Accord para promover un mundo digital más seguro.  

También se ha adherido a la Telco Security Alliance para compartir inteligencia de red sobre ciber amenazas y aprovechar su alcance global conjunto, conocimiento, activos y capacidades de ciberseguridad para servir y proteger a clientes de todo el mundo.