Qué es el efecto invernadero: causas y consecuencias

Cuáles son las consecuencias del efecto invernadero y sus causas. El aumento progresivo de las temperaturas provoca el deshielo, la severidad de fenómenos meteorológicos como los huracanes, así como sequías e inundaciones

Tiempo de lectura: 5 min

Puede que alguna vez te hayas preguntado qué es el efecto invernadero, a qué se refieren cuando se habla de un problema muy grave que atañe a la vida en nuestro planeta. En este artículo precisamente vamos a dar respuesta a esta pregunta y otras relacionadas: ¿Cuáles son las consecuencias del efecto invernadero y sus causas?, ¿en qué consiste y cómo se produce?

¿Qué es el efecto invernadero?

Antes de resolver la pregunta, es importante entender cómo funciona un invernadero. Un invernadero es una estructura hecha de plástico o metal que sostiene un material traslúcido hecho de plástico o vidrio, que permite que la luz del sol entre, reteniendo el calor y la humedad en su interior.

Ahora, imaginemos que la Tierra es un gran invernadero. El plástico o el vidrio que retiene la temperatura, en este caso, son los diferentes componentes de la atmósfera. Los principales gases que producen el efecto invernadero son el vapor de agua, el dióxido de carbono, el óxido nitroso, el metano y el ozono. Es decir, todos estos elementos retienen el calor en nuestro planeta, haciendo que su temperatura se eleve. 

¿Cuándo da comienzo este efecto invernadero?

Muchos estudiosos apuntan al nacimiento de la Revolución Industrial. A partir de ese momento, la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera creció enormemente, sobre todo debido al uso de combustibles fósiles y a la producción de energía eléctrica.

Un ejemplo para situarnos en contexto: según Statista, en 2022 en España se emitieron 44,5 millones de toneladas de CO₂ a la atmósfera. En 2021, 35,91 millones. 2022 fue el año en que España rompió con su racha de cuatro años consecutivos de reducción de emisiones de CO₂. 

Causas del efecto invernadero

La principal causa del efecto invernadero es el progresivo aumento de las temperaturas en nuestro planeta. En un artículo elaborado por la ONU titulado ‘El aumento de las temperaturas mundiales es alarmante’ se explica que los años comprendidos entre 2016 y 2022 han sido los más cálidos registrados desde 1880. En 2020 la temperatura estuvo 1,2 °C por encima de la temperatura antes de la Revolución Industrial. Además, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) predice que hay un 20 % de probabilidad de que el aumento de las temperaturas supere temporalmente los 1,5 °C en 2024.

Estas son algunas de las principales causas del efecto invernadero:

  • Emisiones de gases de efecto invernadero: la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el gas natural y el carbón emiten gases como el dióxido de carbono, metano y óxido nitroso a la atmósfera.
  • Deforestación: la tala indiscriminada de árboles, la eliminación de bosques y selvas enteras elimina la capacidad que tiene la vegetación de absorber el dióxido de carbono a la atmósfera.
  • Agricultura: la ganadería intensiva, el uso de fertilizantes y la quema de residuos agrícolas.
  • Industrias y procesos de fabricación: la producción de materiales como el acero o el cemento, entre otros, liberan grandes cantidades de dióxido de carbono.
  • Medios de transporte: los vehículos que utilizan combustibles fósiles también son responsables del efecto invernadero.

Consecuencias del efecto invernadero

La principal consecuencia del efecto invernadero es lo que conocemos como cambio climático. Este aumento progresivo de la temperatura en nuestro planeta conlleva:

Derretimiento de glaciares y hielo marino

El aumento de las temperaturas está provocando el derretimiento acelerado de glaciares y hielo marino en todo el mundo. Esto, a su vez, está elevando el nivel del mar. Un estudio publicado en la revista Nature Communications demuestra que la Antártida Occidental perdió 3.331 mil millones de toneladas de hielo entre 1996 y 2021. Este suceso ha provocado que el nivel del mar se haya incrementado en más de nueve milímetros en todo el mundo.

Este aumento progresivo del nivel del mar pone en peligro a ciertas ciudades del mundo. National Geographic alerta en un artículo en 2020 a Venecia, Malé en Maldivas (el país a menor altitud del mundo), San Petersburgo, Tokio, Nueva Orleans y Jakarta como seis ciudades que podrían desaparecer bajo las aguas antes de 2100.

Cambio de estaciones

El cambio climático ya está afectando a las estaciones, un fenómeno que produce desequilibrios en plantas y animales. Por ejemplo, el cambio climático provoca cambios en los patrones migratorios de los animales: un oso sabe cuándo hay salmón y viaja a los ríos para alimentarse de él. Si la migración del salmón cambia, el oso podría llegar a desaparecer.

Sequías e inundaciones

Un fenómeno derivado del anterior provocado, además, por la deforestación de bosques y selvas. En estos momentos, España ya tiene al 15 % de su territorio en situación de emergencia por sequía. Asimismo, un suelo seco está menos preparado para lluvias intensas, lo que puede provocar inundaciones. También hemos visto el riesgo de inundaciones asociado al deshielo glaciar.

¿Cómo podemos reducir el efecto invernadero?

El Acuerdo de París, firmado por 194 países y Unión Europea es la gran iniciativa para fijar objetivos climáticos realistas a largo plazo, como el de reducir las emisiones a un 55 % en 2030 y alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. El Acuerdo, además, pretende limitar el calentamiento global por debajo de los 2 °C y realizar esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C. 

El sector privado debe poner de su parte para llegar a los objetivos propuestos en el Acuerdo de París. Incluso hay quienes van un poco más allá. Por ejemplo, Telefónica se ha comprometido a reducir las emisiones un 90 % y a neutralizar las emisiones residuales a través de la compra de créditos de carbono de absorción de CO2. En este sentido, Telefonica forma parte de 1t.org, iniciativa liderada por la ONG World Economic Forum y que tiene como objetivo la reforestación y restauración de un billón de árboles para 2030.

El transporte eléctrico y el uso de energías verdes también ayudará a reducir el efecto invernadero, aunque también presenta desafíos a nivel ecológico. En definitiva, está en manos de todos reducir la emisión de gases y ponerle freno al cambio climático. Ya no solo debemos pensar en nosotros, sino en las futuras generaciones venideras. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.