Innovación y mujer: mentes prodigiosas que se adelantaron al futuro

El primer prototipo de libro electrónico, la conmutación telefónica, la radiología portátil, el telescopio...son obras de mujeres pioneras, perseverantes y brillantes que se adelantaron a su época brindándonos innovaciones que han salvado millones de vidas y han hecho más fácil nuestro día a día.

16/07/2021

Las dificultades para que las mujeres pudieran acceder a una educación y a una profesión que les permitiera desarrollar todo su potencial; junto con otras muchas barreras sociales, jurídicas o culturales; han hecho que la presencia femenina en ámbitos como la innovación o la investigación esté infra representada en la historia.

Si nos fijamos en las patentes que llevan nombre de mujer los datos también reflejan la misma situación. En España, según recoge Mercedes Palacios en su libro “Visionarias: Inventoras desconocidas” (Ed. Bridge), de las 10.087 patentes que se registraron desde 1882 hasta 1935, solo 211 estaban a nombre de mujeres (un 2% del total).

Por ello es aún más meritorio el empeño y trabajo que desarrollaron las tres mujeres cuya vida y descubrimientos ahora repasamos.

Grace Murray Hopper: la precursora del lenguaje de programación Cobol

Google ha bautizado con su nombre al que será su primer cable submarino hasta España, que conectará con EE.UU. y Reino Unido.

El “Grace Hopper”, es un tributo a Grace Murray Hopper (1906-1992), pionera en informática y autora del primer compilador (enlazador) para un lenguaje de programación, que fue fundamental para el desarrollo del cobol, un lenguaje que aún se utiliza.

Nacida en Nueva York y procedente de una familia de tradición militar, su curiosidad por saber cómo funcionaban las cosas despuntó desde pequeña. Cuenta Mercedes Palacios en el citado libro que a los 10 años desmontó y volvió a montar todos los relojes de su hogar.

Fue la primera mujer en doctorarse en la prestigiosa Universidad de Yale y se graduó la primera de su clase como teniente.

Junto al comandante Howard Aiken empezó a trabajar en el lenguaje de programación en el proyecto Mark I, participó en el desarrollo de los ordenadores BINAC y UNIVAC I y creó el primer compilador para procesamiento de datos que respondía comandos en inglés y su versión mejorada, el FLOW-MATIC. La transmisión de órdenes fue la base del FLOW-MATIC, que derivó en la creación de un lenguaje de programación orientado a las aplicaciones empresariales. De ahí surgió Cobol (Common Business-Oriented Language), el primer lenguaje que ofreció una interfaz fácil, ya que el programador no necesitaba tener formación específica.

Ángela Ruiz Robles (1895-1975), inventora y precursora del libro electrónico

Nacida en León, Doña Ángelita, como cariñosamente era conocida, fue una docente enamorada de su profesión obsesionada con facilitar el aprendizaje de los menores.

Con este empeño escribió 16 libros, orientados todos ellos a la innovación en la enseñanza. En dos de ellos describía un sistema taquigráfico con el que escribir y traducir de manera más veloz gracias a una máquina con nuevos signos y caracteres enlazados de modo sencillo y sistemático.

Dña. Angelita llegó a ser una activa inventora con varias patentes -la primera data de 1949-, destacando entre ellas la Enciclopedia Mecánica, considerada en la actualidad como precursora del libro electrónico. Un dispositivo que pretendía renovar los obsoletos métodos pedagógicos de la época para que los alumnos pudieran aprender de una manera más activa, individualizada y lógica.

Como se destacaba en la exposición que le dedicó la Fundación Telefónica, tras la Enciclopedia Mecánica de Dña. Angelita hay una historia de superación, constancia e innovación que debe ser reconocida.

Marie Curie, las vidas salvadas gracias a la radiología portátil

Maria Salomea Sklodowska, Marie Curie (1867-1934) es quizá la científica más conocida en el mundo. Fue la primera mujer en recibir un Premio Nobel y la primera persona en ganar dos en disciplinas científicas.

Su historia y los descubrimientos que le llevaron a obtener en dos ocasiones el Nobel son de sobra conocidos. Sin embargo, pocos conocen que Curie fue también la madre de la radiología portátil.

Ya viuda, cuando en 1914 estalla la Primera Guerra Mundial, Marie abandona sus trabajos en el Instituto del Radio para ayudar en el conflicto bélico. En 1916 obtuvo el permiso de conducir para poder acudir al frente, con el fin de contribuir a aplicar la radiología a la curación de heridos.

Centrada en ayudar y salvar vidas, se percató de la necesidad que tenían los hospitales de recursos para atender al gran número de heridos que llegaba de la contienda.

Así, ideó un equipo de rayos X portátil instalado en los vehículos que llevaban a los heridos a los hospitales. En el coche se habilitó también una cámara oscura de revelado, lo que facilitaba enormemente el diagnóstico y la atención médica.

Ella misma, que rondaba los 50 años, ayudó sobre el terreno, acompañada de su hija Iréne, conduciendo la primera furgoneta con esta equipación que se puso en marcha.

Su labor se estima que ayudó al diagnóstico y atención de 1,2 millones de soldados. Un gran descubrimiento de una mente privilegiada empeñada desde niña en la superación de las barreras impuestas a las mujeres.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.