Responsabilidad social compartida: un paso necesario más allá de la RSC

La pasada semana, el Consejo de Europa (CoE) y la Comisión Europea (EC) organizaron una conferencia-seminario titulada “Responsabilidad social compartida: garantizar la confianza y la cohesión...

Tiempo de lectura: 2 min

Redacción

La pasada semana, el Consejo de Europa (CoE) y la Comisión Europea (EC) organizaron una conferencia-seminario titulada “Responsabilidad social compartida: garantizar la confianza y la cohesión social sostenible en un contexto de transición”. Se trató de un acto abierto a la participación de autoridades públicas, investigadores, ONG, la sociedad civil, etc., cuya finalidad era confirmar la cohesión social como objetivo para Europa. Durante el primer día del evento los participantes debatieron sobre el contenido de la futura “Carta Europea sobre las responsabilidades sociales compartidas” (Charter) que ha elaborado el Consejo de Europa. Al día siguiente, los asistentes analizaron el valor de este concepto para garantizar la cohesión social con la aportación de altos funcionarios de la Unión Europea, así como de científicos y analistas políticos.

Las consideraciones generales de la Carta dicen en su primer párrafo que “Los logros políticos y sociales de Europa se encuentran amenazados. El excesivo endeudamiento del sector público, especialmente en un contexto de crisis, expone a los Estados a presiones para recortar sus inversiones en los ámbitos de la protección social, el acceso a la atención de la salud, la educación y la vivienda. Este hecho socava su capacidad para adoptar medidas contra las desigualdades y la discriminación”. En su párrafo sexto, dichas consideraciones generales añaden que “Es crucial generar confianza en el futuro para que las responsabilidades sociales sean compartidas de forma equitativa entre las autoridades públicas, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil, las familias y las personas”.

Las responsabilidades sociales se han asignado tradicionalmente a los Estados. Desde hace unos años, sin embargo, las autoridades públicas piden a las empresas que se involucren también en la responsabilidad social (RSC). Y ahora, en el actual contexto de crisis financiera, cambio climático, desempleo, agotamiento de recursos naturales, pobreza y exclusión social, la UE ha solicitado a la sociedad civil que comparta las responsabilidades sociales con los Estados y el mercado.

Pero, ¿qué significa exactamente que la sociedad civil, el mercado y los Estados compartan la responsabilidad social? Significa que deben ser consultados y que –en la medida de lo posible– deben tomar decisiones y aplicarlas. Se trata de una noticia magnífica, puesto que las pruebas demuestran que el mercado y los Estados no pueden ya luchar por sí solos para corregir unas desigualdades cada vez mayores.

La UE cree que el reparto de las responsabilidades sociales entre todas las partes interesadas puede contribuir a lograr los objetivos de la estrategia Europa 2020. En caso contrario, “si esto no se hiciera así, es seguro que las dificultades sociales y corporativas persistirán y que podrán derivar incluso en conflictos y en violencia”. Esta última frase pone de manifiesto que esta petición no es solo un paso más allá de la RSC sino, por encima de todo, un paso hacia la cohesión y la justicia sociales, hacia la paz entre las sociedades y la protección del entorno natural.

**Autor: Eduardo Serra es Manager Public Affairs en Telefónica S.A. en Bruselas.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.