En el Reporting no debería jugar “la roja”… ni “la azul”. El equipo es Europa

Alberto Andreu (Director de Reputación y Responsabilidad Corporativas de Telefónica)   Cuando hablamos de sostenibilidad y transparencia, lo primero que nos encontramos es el...

06/07/2010

Redacción

Redacción

Alberto Andreu (Director de Reputación y Responsabilidad Corporativas de Telefónica)

 

Cuando hablamos de sostenibilidad y transparencia, lo primero que nos encontramos es el Informe Anual de RC, Sostenibilidad o como queremos llamarlo. Detrás, tenemos el proceso, el reporting. Pero sobre todo hay confianza y reducción de la prima de riesgo. A mayor transparencia, menor prima de riesgo. Recientemente, GRI organizó una conferencia sobre estos temas con el sugerente título de “Repensar. Reconstruir. Reportar” (ver las conclusiones pinchando aqui).

 

“Es el momento para un cambio en las prácticas de reporte”. En ello coincidieron los participantes, más 1.200 personas de 77 países. Creo que es necesario detenerse en las dos grandes propuestas planteadas.

 

 

La primera de ellas tiene que ver con que, para el año 2015, debería exigirse que todas las compañías grandes y medianas de los países de la OCDE y de las economías emergentes informasen sobre su desempeño en materia medioambiental, social y de buen gobierno (ESG) y si no lo hacen, deberían explicar por qué.

 

Para ello, se ha apostado por la convergencia de GRI con los Principios del Pacto Mundial. Esta idea recuerda a algunas legislaciones europeas y apunta algo importante: la creación de un marco homogéneo a nivel internacional.  “Mientras algunas economías emergentes como Brasil son ahora líderes en reporting, otras como China –dice el documento de las conclusiones- están todavía empezando el viaje. Incluso en las economías más avanzadas, hay sectores con grandes silencios sobre su desempeño ESG”. No me parece mal que las empresas europeas tuvieran, también en materia de sostenibilidad, un mercado único, es decir, unas normas únicas en todo el continente. En este caso, no debería jugar “la roja”… ni “la azul” porque estamos todos en el mismo equipo, el europeo.

 

La segunda cuestión apunta hacia el 2020. Para esa fecha, debería estar enteramente aceptado y aplicarse un estándar internacional que integre de modo efectivo el reporte ESG y financiero en todas las organizaciones. El establecimiento de un Comité Internacional de Reporte Integrado (IIRC) es visto como un paso para ello.  La tesis de GRI es sencilla: tan importante es cuanto se gana, o se pierde (informe de cuentas), como la manera en la que una compañía genera esas cuentas.

 

No es una idea disparatada, merece una reflexión desde un prisma multi-stakeholder. Es necesario contar con Global Compact –el acuerdo entre GRI y Global Compact ayudará, sin duda-; con los índices de sostenibilidad; con la consideración de entidades como GeSI, etc. Sea como fuere, parece que sí que ha llegado el momento de Repensar, Reconstruir para Reportar más y mejor.

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.