Carta del Presidente

José María Álvarez-Pallete

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ-PALLETE
Presidente ejecutivo de Telefónica

José María Álvarez-Pallete

LA REVOLUCIÓN DIGITAL QUE VIVE EL MUNDO es sin duda alguna, una revolución tecnológica, pero es también una revolución social. Una revolución que generará gran valor económico y que puede ayudar a solucionar retos que hasta ahora el ser humano no había podido abordar.

Solo las compañías que entiendan y asuman sus responsabilidades ante este cambio económico, social y tecnológico serán relevantes en el futuro

Telefónica, cercana a su primer centenario, tiene la vocación de desempeñar un papel protagonista en ese futuro. Contamos con todo lo necesario para ello: el compromiso firme de un equipo volcado con la creación de valor sostenible para todos nuestros grupos de interés; el plan de acción aprobado por el Consejo de Administración en noviembre de 2019 para construir La Nueva Telefónica; y cuatro plataformas que nos permiten ir por delante. Quiero destacar, por ejemplo, las más de 800.000 transacciones diarias con Blockchain en la cadena de suministro de Telefónica en Brasil o la predicción con nuestra Inteligencia Artificial de los niveles de contaminación futuros.

Todo ello enfocado a dar cada vez mayor valor a nuestros clientes. Trescientos cuarenta y cuatro millones de clientes, lo que equivale a la población de Estados Unidos, que manifiestan un vínculo emocional cada día más sólido con la Compañía. Medido por el Net Promoter Score (NPS), supera al de nuestros competidores directos y mejora en un punto el alcanzado el pasado ejercicio.

Los accionistas, por su parte, mantienen un dividendo sostenible y atractivo de 0,40 euros por acción que remunera su confianza y el apoyo que prestan a su Compañía. Respecto a los profesionales de la Compañía, podemos decir con satisfacción que el indicador de Telefónica como buen lugar para trabajar alcanza un valor de 58,4%, muy superior al 40% que se considera sinónimo de excelencia.

Estamos comprometidos con la creación de valor sostenible, responsable y compartido

Pero si bien el compromiso de Telefónica se proyecta en primera instancia hacia sus grupos de interés más próximos, no se circunscribe a ellos. En 2019 hemos vuelto a ser un gran motor de progreso social: aportamos al PIB de los países en los que estamos presentes más de 52.000 millones de euros, con una contribución tributaria de cerca de 9.000 millones de euros, que se traducen en decenas de colegios y hospitales, y generamos más de 1,1 millones de empleos directos e indirectos. Y además, hemos reforzado nuestro compromiso con los principios del Pacto Global (Global Compact) y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Somos plenamente conscientes de la urgencia de frenar el cambio climático y del papel que la digitalización tiene para conseguirlo. Nuestras soluciones digitales pueden contribuir eficazmente a descarbonizar la economía, comenzando por nosotros mismos ya que nos hemos comprometido a ser plenamente neutros en carbono en 2050. Esta implicación de Telefónica en la acción contra el cambio climático ha sido reconocida, un año más, al ser incluida en la “Lista A” elaborada por CDP.

Nuestro compromiso con el largo plazo no es una mera declaración de intenciones ni se limita a la dirección de la Compañía: un 20% de la retribución variable de todos y cada uno de nuestros profesionales está ligada a objetivos no financieros a largo plazo: mejorar la satisfacción de los clientes, avanzar en la igualdad de género, elevar la confianza social y reducir las emisiones de CO2.

Nuestra estrategia reafirma asimismo los tres pilares sobre los que se sustenta la sostenibilidad del modelo de negocio de Telefónica:

  • El crecimiento, sostenible, en el que tenemos en cuenta a todos los estratos sociales para hacerlo inclusivo y que en términos financieros se refleja en el incremento por séptimo año consecutivo de los ingresos y OIBDA, en una fuerte generación libre de caja y una significativa reducción de deuda;
  • La eficiencia, apoyada en la digitalización de nuestros procesos y en una red excelente en términos de calidad y eficiencia energética, para ofrecer a los clientes una experiencia cada día mejor. Desde un punto de vista financiero, se plasma en una sólida rentabilidad y mayores retornos;
  • Y la confianza, que se materializa en la mejora constante de los índices de reputación y se sustenta en nuestros Principios de Negocio Responsable, que buscan garantizar la ética, la privacidad, la sostenibilidad y el respeto de los derechos humanos en toda nuestra cadena de valor.

En definitiva, en las páginas que siguen se muestra la realidad de una Compañía abierta, retadora y confiable, volcada en la construcción de su futuro a largo plazo y comprometida para ello con el impulso de sociedades más humanas en un planeta habitable.

Firma presidente

José María Álvarez-Pallete
Presidente ejecutivo de Telefónica