Transparencia fiscal

La contribución tributaria total de Telefónica ascendió a 11.454 millones de euros en 2015, siendo Brasil y España los países con mayor aportación. Esto indica que de cada 100 euros de la cifra de negocio, 24,2 se destinaron al pago de impuestos, de los que 6,6 euros fueron impuestos soportados y 17,6 impuestos recaudados.

De cada 100 euros de valor distribuido por Telefónica en el ejercicio 2015, 50 euros se destinaron al pago de impuestos. Según la metodología del CTT de PWC, el valor fiscal distribuido de una empresa se compone por la suma de los siguientes elementos: valor para el accionista (por ejemplo: dividendos, reservas, etc.), sueldos y salarios (netos de impuestos recaudados a los empleados), intereses netos e impuestos (soportados y recaudados).

La contribución económica y social de Telefónica no solo es cuantificable mediante el ingreso del Impuesto sobre Sociedades, sino también a través de otras contribuciones específicas en los distintos países en los que opera, tales como Tasas (por Utilización del Dominio Público, para la Financiación de la Corporación de Radio y Televisión, entre otras), Impuestos locales y Pagos a la Seguridad Social, así como otras contribuciones similares en el resto de países.

Además de estos impuestos directamente soportados por la compañía, Telefónica ingresa en las arcas públicas, como consecuencia de su actividad y por cuenta de otros contribuyentes, otras cantidades que deben tenerse en cuenta en la contribución tributaria total que realiza la empresa, tales como Impuestos Indirectos, Retenciones a los Trabajadores y otras retenciones.


  • Devengo y pagos de impuestos

    En el cumplimiento de nuestra obligación de pagar los impuestos legalmente exigibles, debemos distinguir entre los impuestos registrados en la cuenta de resultados y, los impuestos satisfechos que se reflejan en el estado de flujos de caja, ambos recogidos en las Estados Financieros Consolidados del Grupo.

    Gestión ambiental en Telefónica

    La determinación de estos importes obedece a principios distintos, de tal manera que el principio de devengo determina el gasto por impuesto, mientras que para el pago, los distintos países establecen normas sobre el momento del ingreso, que en muchas ocasiones difieren del momento del registro del gasto por impuesto. Estas diferencias se contabilizan como diferencias temporarias que también distorsionan el importe registrado como gasto por impuesto.

    Por último, debemos destacar que al tratarse de un grupo multinacional, las cuentas consolidadas incorporan ajustes y eliminaciones contables, con el fin de evitar las posibles duplicidades en las operaciones efectuadas entre las compañías integrantes del grupo.

    La conciliación entre el resultado contable y el gasto por impuesto devengado, puede consultarse en las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo, publicadas en la página web institucional de la compañía.

    Del mismo modo, la conciliación individual en los distintos países donde opera el grupo, puede consultarse en las cuentas anuales individuales publicadas en las diferentes páginas web de cada uno de los países.

  • Estrategia fiscal

    Nuestros Principios de Negocio Responsable agrupan un conjunto de directrices que nos guían en nuestra actividad diaria y definen como desarrollar nuestro negocio. De acuerdo con los mismos, en Telefónica nos comprometemos a actuar con honestidad y respeto por la ley en la gestión de nuestros asuntos fiscales.

    Nuestra estrategia fiscal comprende las siguientes pautas de actuación:

    • Cumplimiento de todas las obligaciones fiscales exigibles en todos los países en los que operamos, contribuyendo a su progreso económico y social, y conciliando nuestro compromiso de crear valor para nuestros accionistas mediante la gestión eficiente de los costes asociados a la Dirección Fiscal
    • Compromiso de que toda toma de posición fiscal atiende a motivaciones comerciales y de negocio. En este sentido, el componente tributario de cualquier transacción no podrá justificarse aisladamente de las razones comerciales y de negocio que justifiquen la operación de que se trate.
    • Adecuada documentación con explicación clara de las posiciones fiscales adoptadas.
    • Procedimientos de gestión tributaria eficientes que aseguren la adecuación de las declaraciones tributarias.
    • El riesgo fiscal se gestiona con el fin de prevenir y reducir los litigios fiscales a aquellos que sean necesarios para la consecución de la Estrategia Fiscal de la empresa.
    • Gestión de los riesgos fiscales derivados de la interacción con el negocio. Para la toma de decisiones comerciales siempre se llevará a cabo, un exhaustivo análisis de los aspectos tributarios que estas conllevan. Si existieran varias alternativas tributarias para conseguir el mismo objetivo, se optará por la que sea más eficiente desde el punto de vista tributario.
    • Política de precios de transferencia para todas las operaciones entre partes y entidades vinculadas, que garanticen la creación de valor, mediante funciones, activos y asunción de riesgos relacionados con el negocio.
    • Esfuerzo y compromiso por adaptar el ámbito tributario que afecta a la realidad de Telefónica al nuevo entorno de economía digital que configura el mercado actual.
    • Una estrecha relación con las autoridades fiscales. A este respecto, Telefónica, S.A. está adherida por decisión del Consejo de Administración, desde 2010, al Código de Buenas Prácticas Tributarias, elaborado por el Foro de Grandes Empresas en conjunto con la Administración Tributaria española, con el fin evitar la utilización de estructuras de carácter opaco con finalidades tributarias. Asimismo, Telefónica participa en diversos foros internacionales cuyo objeto consiste en el impulso y desarrollo de las recomendaciones de buenas prácticas de la OCDE.
    • No utilización de estructuras societarias con la finalidad de encubrir o reducir la transparencia de sus actividades frente a las autoridades fiscales o a cualquier otro interesado. Asimismo, y de acuerdo con la LSC, la creación o adquisición de participaciones en entidades de propósito especial o domiciliadas en países o territorios que tengan la consideración de paraísos fiscales, así como cualesquiera otras transacciones u operaciones de naturaleza análoga que, por su complejidad, pudieran menoscabar la transparencia de Telefónica, es revisada y, en su caso, aprobada por su Consejo de Administración. Del mismo modo, la aprobación de inversiones u operaciones de todo tipo que, por su elevada cuantía o especiales características tengan un especial riesgo fiscal, serán asimismo aprobadas por el Consejo de Administración.
    • Compromiso de no tener presencia en ninguna de las jurisdicciones recogidas en el listado de paraísos fiscales reglamentariamente establecido por España. Si por motivos de negocio fuera necesaria la presencia de una operadora en un territorio calificado como paraíso fiscal, se solicitará autorización al Consejo de Administración. Las operaciones del Grupo Telefónica en territorios considerados por otros organismos como de escasa o nula tributación, responden, única y exclusivamente, a motivaciones económicas y comerciales (Business Purpose) y cuentan con los medios materiales y humanos necesarios para el desarrollo de sus actividades propias sin ser, en ningún caso, el objetivo de estas operaciones trasladar resultados a estas jurisdicciones para obtener una reducción de la carga tributaria.
    • Velamos por la transparencia en nuestro reporting financiero para los inversores y para la sociedad, y trabajamos para facilitar la comprensión de nuestros asuntos fiscales.

     

  • Función de control fiscal

    El Grupo se compromete a adoptar los mecanismos de control necesarios para asegurar, dentro de una adecuada gestión empresarial, el cumplimiento de la normativa tributaria y de los principios recogidos a continuación por parte de todas las sociedades del Grupo, dedicando a tales fines los recursos humanos y materiales adecuados y suficientemente cualificados.

    Los principios fundamentales de la función de control fiscal son los siguientes:

    > 2.1 Principio de dependencia funcional

    El responsable de la función de control fiscal de cada una de las filiales dependerá, funcionalmente, de la Dirección Fiscal del Grupo a través de las Direcciones Fiscales Regionales.

     

    > 2.2 Principio de cualificación técnica

    Es indispensable para ser un profesional de la Dirección Fiscal tener la formación académica y práctica en materia contable, financiera y fiscal que le permita realizar su tarea de forma satisfactoria.

    Todos los profesionales de la Dirección Fiscal deben:

    • Tener la formación académica y práctica en materia contable, financiera y fiscal que les permita cumplir con la Estrategia Fiscal del Grupo.
    • Desarrollar prácticas encaminadas a la prevención y reducción de los riesgos fiscales en el diseño y desarrollo de sus actividades.
    • Proporcionar el asesoramiento necesario que asegure que se han considerado adecuadamente las consecuencias tributarias en la implementación, la documentación y el mantenimiento de las decisiones de negocio.
    • Asegurar que toda toma de posición fiscal atiende a motivaciones comerciales y de negocio. En este sentido, el componente tributario de cualquier transacción no podrá justificarse aisladamente de las razones comerciales y de negocio que motiven la operación de que se trate.
    • Apoyar toda toma de posición fiscal en una base fundada en Derecho, cumpliendo los siguientes supuestos básicos:
    - La revelación de información plena.
    - Un conocimiento de los hechos y circunstancias reales del caso.
    - Una evaluación de los riesgos fiscales tanto de carácter técnico tributario, como de reputación y comerciales derivados de la forma en que otros puedan percibir una posición concreta.

     

    • Operar en jurisdicciones que hayan adoptado los estándares de transparencia e intercambio de información recomendados por la OCDE y en particular con los establecidos en la normativa tributaria española, evitando la utilización de estructuras de carácter opaco con finalidades tributarias.
    • Fomentar las relaciones con las Administraciones Tributarias que deberán estar presididas por los principios de transparencia, confianza, buena fe y lealtad mutuas.

  • Riesgos fiscales y buenas prácticas

    El riesgo fiscal se gestiona con el fin de prevenir y reducir los litigios fiscales a aquellos que sean necesarios para la defensa de las posiciones fiscales legítimamente adoptadas por el Grupo.

    Este objetivo se consigue sobre la base de los siguientes criterios:

    • Sólida fundamentación técnica basada en Derecho
    • Adecuada documentación con explicación clara de las posiciones fiscales adoptadas.
    • Una estrecha relación con las autoridades fiscales.
    • Procedimientos de gestión tributaria eficientes que asegure la adecuación de las declaraciones tributarias.

    Para la toma de decisiones comerciales, siempre se llevará a cabo un exhaustivo análisis de los aspectos tributarios que éstas conllevan. Si existieran varias alternativas tributarias para conseguir el mismo objetivo, se optará por el que sea más eficiente desde el punto de vista tributario.

    Las principales situaciones que requieren una valoración del riesgo fiscal son:

    • Las adquisiciones y ventas de participaciones
    • Las decisiones de cambios de estructuras empresariales
    • Los acuerdos de financiación empresarial
    • Las transacciones significativas
    • Las operaciones de comercio internacional
    • Los nuevos procesos internos que pudieran afectar a la cumplimentación de las obligaciones tributarias.

    La situación de las inspecciones y litigios de carácter fiscal del Grupo Telefónica puede consultarse en las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo (Nota 17. Situación Fiscal), publicadas en la página web institucional de la compañía. Para la toma de decisiones comerciales, siempre se llevará a cabo, un exhaustivo análisis de los aspectos tributarios que estas conllevan. Si existieran varias alternativas tributarias para conseguir el mismo objetivo, se optará por el que sea más eficiente desde el punto de vista tributario.

  • Buenas prácticas tributarias

    Telefónica, S.A. está adherida, desde 2010, al Código de Buenas Prácticas Tributarias por decisión del Consejo de Administración. En este sentido la Compañía, en el desarrollo de su actividad, y de acuerdo a las recomendaciones de dicho Código, no utiliza estructuras societarias con la finalidad de encubrir o reducir la transparencia de sus actividades frente a las autoridades fiscales o a cualquier otro interesado.

    Asimismo, y de acuerdo con la Ley de Sociedades de Capital, la creación o adquisición de participaciones en entidades de propósito especial o domiciliadas en países o territorios que tengan la consideración de paraísos fiscales, así como cualesquiera otras transacciones u operaciones de naturaleza análoga que, por su complejidad, pudieran menoscabar la transparencia de Telefónica, es revisada y, en su caso, aprobada por su Consejo de Administración.

    Telefónica no creará o adquirirá entidades domiciliadas en alguna de las jurisdicciones recogidas en el listado de paraísos fiscales reglamentariamente establecido por España. Si por motivos de negocio fuera necesaria la presencia de una operadora en un territorio calificado como paraíso fiscal, se solicitará autorización al Consejo de Administración.

    Las operaciones del Grupo en territorios considerados por otros organismos como de escasa o nula tributación, responden única y exclusivamente a motivaciones económicas y comerciales (Business Purpose) y cuentan con los medios materiales y humanos necesarios para el desarrollo de sus actividades propias sin ser, en ningún caso, el objetivo de estas operaciones trasladar resultados a estas jurisdicciones para obtener una reducción de la carga tributaria.

    Telefónica está comprometida con el cumplimiento de lo establecido en las “Líneas Directrices de la OCDE para empresas multinacionales” en materia tributaria.

    Las relaciones de cada Compañía con las Administraciones Tributarias competentes estarán presididas por los principios de transparencia, confianza mutua, buena fe y lealtad, asumiendo cada Compañía del Grupo las siguientes buenas prácticas tributarias:

    (i) Colaborar con las Administraciones Tributarias competentes en la detección y búsqueda de soluciones respecto de las prácticas fiscales fraudulentas de las que la sociedad tenga conocimiento que puedan desarrollarse en los mercados en los que esté presente.

    (ii)Facilitar la información y documentación con trascendencia fiscal que soliciten las Administraciones Tributarias competentes en el menor plazo posible y con el alcance necesario.

    (iii) Dar a conocer y discutir adecuadamente con el órgano que corresponda de la Administración Tributaria competente todas las cuestiones de hecho relevantes de las que tenga conocimiento para instruir, en su caso, los expedientes de que se trate y potenciar, en la medida de lo razonablemente posible y sin menoscabo de una buena gestión empresarial, los acuerdos y conformidades en el curso de los procedimientos inspectores.

CANAL DE NEGOCIO RESPONSABLE

Consúltanos cualquier aspecto relacionado con la sostenibilidad de Telefónica en el Canal de Negocio Responsable.
 
 

Aportaciones tributarias

En Telefónica, las mayores aportaciones tributarias proceden de sus empresas en Brasil (43%) y España (24%)

 tabla_aspectosMed