Se confirma: la sostenibilidad es negocio. Un nuevo estudio de McKinsey muestra sus beneficios

Cada día más compañías gestionan su negocio con un enfoque de sostenibilidad para mejorar sus procesos, impulsar su crecimiento y aumentar su valor no sólo desde el punto de vista de la...

17/10/2011

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Editora. Telefónica S.A.

Cada día más compañías gestionan su negocio con un enfoque de sostenibilidad para mejorar sus procesos, impulsar su crecimiento y aumentar su valor no sólo desde el punto de vista de la reputación. Esto es al menos lo que se deduce de una encuesta realizada por McKinsey a 3.203 directivos.

 

Las tres palancas sobre las que actúa la sostenibilidad para crear valor son el crecimiento, el retorno del capital y la gestión de los riesgos. Gracias a ellas, la empresa es más efectiva que sus competidores.

 

 

1. El crecimiento incluye, por este orden, gestión del portafolio de productos y servicios para capturar las tendencias en sostenibilidad, destinar recursos de I+D a productos sostenibles y mejorar las características de los existentes para llegar a nuevos clientes y mercados.

 

 

2. El retorno del capital se produce fundamentalmente por estas vías: disminución del uso de energía en las operaciones, reducción de los costes en general, gestión del impacto de los productos a través de la cadena de valor.

 

 

3. La gestión del riesgo se facilita con la gestión de la reputación corporativa, la respuesta a las obligaciones regulatorias y las oportunidades, y la mitigación de los riesgos operativos relativos al cambio climático.

 

 

Además de hacer públicos los resultados de la encuesta, Sheila Bonini, consultora de McKinsey en Silicon Valley, y su colaborador Stephan Görner, han dado un paso más en “Putting it into practice”.

 

En este documento, los expertos muestran dónde está el mayor potencial de la sostenibilidad en cuatro sectores. Por ejemplo, para la industria de las empresas de telecomunicaciones y tecnología, considera que reside en la composición del portafolio, la innovación y los nuevos productos, los nuevos mercados y la gestión de la reputación.

 

 

Además, donde hay riesgos, también hay oportunidades: por ejemplo, McKinsey estima que el mercado de productos de tecnología limpia llegará a 1,6 trillones de dólares en 2020, frente a los 670.000 millones en 2010. El World Resources Institute calcula que las personas en la parte inferior de la pirámide de ingresos, que ganan menos de 3.000 dólares al año, representan un mercado global de más de 5 trillones de dólares.

 

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.