¿Quién inventó la electricidad? 

¿Te has imaginado alguna vez cómo sería tu vida sin electricidad? Has pensado en todos esos pequeños gestos que empiezan con un clic, apretando un botón, y que hacen tu vida un poco más fácil. La electricidad es y sigue siendo un elemento fundamental para el desarrollo de los individuos y las comunidades, pero ¿sabes quién inventó la electricidad, o mejor dicho quién la descubrió?

quien inventó la electricidad y su historia
Tiempo de lectura: 4 min

La electricidad representa el acceso al conocimiento y el aprovechamiento de la innovación. Aunque ha facilitado el avance de la civilización, no todo el mundo conoce quién invento la electricidad. En primer lugar, hay que destacar que la electricidad no fue exactamente un invento, sino un descubrimiento. A partir de ahí se fue investigando paulatinamente hasta conocer todos los detalles sobre ella.  

Historia de la electricidad  

Existen varias teorías complejas sobre la historia de la electricidad y cómo se originó su uso. No obstante, el uso moderno que se le da hoy en día a la electricidad es la unión de diferentes investigaciones.  

Los primeros datos recogidos sobre la electricidad estática fueron analizados por Girolamo Cardano, quien involucró las fuerzas eléctricas y magnéticas en su trabajo De Subtilitate, ya en 1550. Pero no fue hasta el siglo XVIII cuando se desarrolló el primer condensador, la botella de Leyden, creada por los científicos Ewald Georg Von Kleist y Pieter Van Musschenbroek.  

Posteriormente, Benjamín Franklin acopló todas estas investigaciones a su experimento sobre el vuelo de la cometa en 1752. El científico enlazó una llave a la cuerda de una cometa, y la hizo volar durante una tormenta eléctrica. La electricidad transitó por la llave y provoco un choque de luz, demostrando así que la electricidad estática y la iluminación eran lo mismo y, por ende, los rayos eran una forma de electricidad. Franklin continuó investigando hasta llegar a conclusiones hasta entonces inimaginables sobre las cargas positivas y negativas.  

La historia de la electricidad siguió progresando hasta llegar a Nikola Tesla, Thomas Edison y Alexander Graham Bell, quienes desarrollaron diferentes investigaciones en relación a ésta. Entre ellos destaca la creación del motor de inducción, la bombilla, la distribución de la energía, la primera locomotora eléctrica, el telégrafo, el teléfono, y por último, la industria telefónica.  

¿Quién inventó la electricidad? 

Más que preguntar quién inventó la electricidad, lo correcto sería saber quiénes la descubrieron. Porque en realidad la electricidad no se inventó, más bien se descubrió, puesto que es un conjunto de fenómenos físicos.  Aunque, el uso de la electricidad tal y como se conoce en la actualidad es el resultado de muchas investigaciones y años de desarrollo, el invento se le atribuye a Thomas Edison (1879), puesto que consiguió iluminar una bombilla incandescente con energía. Edison no descubrió la electricidad como tal, sino que se basó en investigadores anteriores, como, por ejemplo, la pila voltaica de Alessandro Volta (1800).  

Sin embargo, Edison sí fue el primero en generar luz eléctrica de forma duradera y segura. Consiguió pasar corriente eléctrica de alta durabilidad por un filamento de carbono incandescente. Este filamento se encontraba dentro de una campana de cristal, la cual extendía la iluminación de forma eficiente, logrando así iluminar calles y viviendas.  

La electricidad y el desarrollo de la humanidad 

El acceso a la electricidad moderna, impulsa el desarrollo económico y el progreso humano, y tiene un efecto directo sobre la productividad, la alfabetización, la salubridad, el suministro de servicios básicos y los servicios de comunicación de las comunidades, tal y como demuestra el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP).  

Para medir el grado de progreso de un país o región se emplea el Índice de Desarrollo Humano (IDH), que tiene en cuenta tres indicadores: la esperanza de vida, la educación (analiza la tasa de alfabetización en adultos y las matriculaciones combinando educación primaria, secundaria y superior) y el nivel de vida (mide el producto interno bruto per cápita y la desigualdad de poder adquisitivo).  

A partir de estos indicadores, el IDH en conjunto con la Agencia Internacional de la Energía, han confirmado que existe una relación directa entre el consumo de energía y la calidad de vida de la población de algunos países, y muestra cómo Yemen, Senegal y Kenia, son las naciones más perjudicadas por esta situación.  

La prueba más evidente de la importancia de la electricidad para el desarrollo de la humanidad es la relación entre el consumo y el Producto Interno Bruto (PIB). Los países con altos niveles de consumo eléctrico suelen tener una mayor tasa de crecimiento de PIB, en comparación con los que tienen un menor consumo. Esto se debe a que la electricidad es fundamental para las actividades económicas como la producción de bienes y servicios, la comunicación o el transporte.  

El empleo de la electricidad también ha impulsado la innovación, un factor esencial para el desarrollo de la humanidad. Un ejemplo ha sido la revolución digital producida en el siglo XX, inducida principalmente, por el aumento del uso de la electricidad.  

Algunos beneficios de la electricidad como fuente de energía  

La electricidad no solo es una fuente de energía imprescindible para el desarrollo de las sociedades, además es la energía más fácil de usar, gracias a su versatilidad. Gracias a la instalación de redes de cableado es posible llevarla a un gran número de poblaciones. Del mismo modo, alcanza largas distancias y es capaz de suministrar energéticamente a zonas aisladas.  

Por otro lado, la investigación y el constante desarrollo que ha supuesto la iluminación artificial, ha permitido crear soluciones cada vez más sostenibles para mejorar la eficiencia energética. Asimismo, sin la electricidad no se podrían haber producido la mayoría de avances tecnológicos actuales, como la conectividad de red.  

Los laboratorios científicos también han empleado la energía eléctrica como fuente de desarrollo e innovación, como, por ejemplo, la electrólisis, que permite fragmentar elementos de compuestos químicos gracias a la aplicación de corrientes eléctricas.  


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.