Qué es una startup, sus características y cómo se financia

podríamos definir el concepto de startup como la de una empresa emergente o de nueva creación, basada en las nuevas tecnologías para su crecimiento, y con grandes posibilidades de crecimiento.

qué es una startup imagen principal

12/09/2022

8 min

El término startup se ha incorporado a nuestro diccionario personal en muy poco tiempo, con la misma rapidez con la que las nuevas tecnologías y la digitalización ha cambiado la visión y la percepción de las cosas en todos los campos de la vida, incluido el modo de crear una empresa, y donde las startups son un ejemplo, al unir tecnología y emprendimiento

La Real Academia, define el concepto de startup de una forma muy escueta: Empresa de reciente creación y de base tecnológica

Si acudimos a distintas fuentes contrastadas y expertas en la materia tendríamos definiciones o descripciones muy parecidas aunque más desarrolladas. 

Unanimidad sobre qué es startup

Un ejemplo de ello, es cómo lo define la Cámara de Comercio de España, que afirma que se trata de una empresa de nueva creación o edad temprana que presenta grandes posibilidades de crecimiento y comercializa productos y servicios a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación. 

Por su parte, el Banco Santander describe a la startup como una empresa de nueva creación que, gracias a su modelo de negocio escalable y al uso de las nuevas tecnologías, tiene grandes posibilidades de crecimiento

En la misma línea, la describe el BBVA, al apuntar que una startup es una empresa emergente, normalmente con un alto componente tecnológico, con grandes posibilidades de crecimiento y que, por lo general, respalda una idea innovadora que sobresale de la línea general del mercado. 

Las grandes tecnológicas

El término startup nos llegó en gran medida fruto del éxito de las nuevas empresas tecnológicas, es decir, hablamos de Google, Apple, Facebook o Amazon, compañías que empezaron como startups, y que gracias al éxito que fueron alcanzando se convirtieron en las grandes empresas que ahora son

Y es que una de las cuestiones que define a las startups es que mientras “una empresa habitual puede tener un ambicioso objetivo de crecer un 10% anual, una startup suele pretender multiplicar su negocio entre tres y cinco veces al año”, como señala la Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores (IEBS).

Características de una startup

Para considerarse como startup, es necesario que la empresa reúna una serie de características, como son escalabilidad, tecnología, un enfoque global, juventud y un coste inicial reducido. 

Estas características se podrían ampliar o reducir dependiendo de la fuente a la que se acuda, pero las antes mencionadas son las más habituales. 

  • Escalabilidad: se trata de empresas que buscan aumentar su tamaño y sus  ingresos en poco tiempo, además de incrementar su producción y ventas sin necesidad de aumentar sus gastos. Por su parte, las pymes cuentan con visiones más tradicionales y están en el mercado con el fin de alcanzar una trayectoria más lineal. 
  • Tecnología e innovación: son empresas que nacen y se basan en ideas innovadoras para satisfacer una nueva necesidad en el mercado. Se apoyan en las tecnologías digitales para evolucionar, mientras que las pymes pueden contar con tecnologías de última generación, pero no basan su modelo de negocio en la innovación. 
  • Enfoque global: El objetivo de una startup es crecer y expandirse rápidamente, pero con un enfoque más amplio y global, frente a las pymes que tienen como objetivo un mercado local o nacional.  
  • Juventud: son compañías emergentes, que se encuentran en las primeras etapas de gestión de marca, ventas y contratación de empleados. No disponen de un posicionamiento previo. 
  • Coste inicial reducido: Las startups nacen con la premisa de costes bajos de producción para crecer más rápidamente y así aumentar su margen de beneficios. De hecho se inician con escaso personal, y sin sede propia, muchas comienzan en oficinas compartidas (coworking). 
que es una startup imagen secundaria

Financiación de una startup

La financiación de una startup podría estar incluida dentro de las características antes descritas, pero sus peculiaridades y sus diferentes fuentes, hacen necesario un aparte, ya que a diferencia de las pymes, las startups priorizan en gran medida la inversión de capital externos

Las dos fuentes de ingresos principales al inicio son mediante el capital aportado por los fundadores (bootstrapping) y el equity-funding, que no es otra cosa que dar participaciones o acciones de la empresa a un inversor a cambio de dinero.  

Ese inversor puede llegar de muy diferentes formas, como pueden ser: FFF (Family, friends and fools), venture capital, capital semilla, business angels, crowdfunding, subvenciones públicas o con el apoyo de una incubadora. 

  • FFF (Family, friends and fools): se refiere a personas cercanas al entorno del emprendedor que aportan un capital reducido para apoyar cuando el proyecto está dando sus primeros pasos, y resulta pronto para disponer de la confianza de un inversor externo. 
  • Capital semilla: Este aporte económico se realiza en una fase inicial de la empresa, más por el potencial de la idea y el equipo que la lleva a cabo, que por los resultados. 
  • Crowfunding: consiste en obtener la financiación a través de un colectivo o grupo de personas, vía Internet. Dentro de este mecanismo de financiación, existen dos tipos, como son otorgar un tipo de interés por el capital recibido (lending) o ofrecer a cambio acciones o participaciones de la empresa (equity). 
  • Business Angels: Estos ángeles de los negocios, son personas especializadas en startups, que deciden apostar por determinados proyectos, con una inversión económica personal. 
  • Subvenciones públicas: Existen diferentes opciones para conseguir inversión pública, ya sea a nivel Estado o Comunidades Autónomas, para las startups.
  • Incubadoras o aceleradoras: Se dedican a ayudar a acelerar el crecimiento de la startup, lo que da una mayor posibilidad de éxito, al estar tuteladas por expertos, y que luego pueden participar en la financiación del proyecto. 
  • Venture Capital: Se refiere al concepto de capital riesgo, y que tiene lugar con la startup ya avanzada en su propuesta. Son aportados por fondos especializados de inversión y en mayores cantidades que otros tipos de financiación. Es habitual que esta financiación se divida en distintas rondas.  

Ley de Startups

El pasado diciembre el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes, más conocido como Ley de Startups, que ahora se encuentra en tramitación parlamentaria, paso previo para su aprobación definitiva, que se espera que pueda llegar antes de final de año. 

En este texto legal se incluyen medidas fiscales, se eliminan trabas burocráticas y se flexibilizan trámites para fomentar la creación y la inversión en startups. También se incluyen medidas para atraer y recuperar el talento internacional y nacional, favoreciendo el establecimiento en España de teletrabajadores y “nómadas digitales”. 

En el texto del proyecto de ley se define a una startup como una empresa de nueva creación o de menos de 5 años, 7 años en el caso de empresas de biotecnología, energía, industriales y otros sectores estratégicos o que hayan desarrollado tecnología propia diseñada íntegramente en España, independientes de otras empresas, que no coticen en un mercado de valores, no distribuyan ni haya distribuido beneficios, tengan carácter innovador y tengan un volumen de negocios anual de hasta 5 millones de euros. 

Apuesta de Telefónica

La compañía Telefónica es un ejemplo del apoyo que se da desde una gran empresa a proyectos incipientes, como son las startups. Para ello, la tecnológica dispone de diferentes instrumentos en apoyo de las startups. 

De ahí surge Wayra, un hub de innovación abierta, cuya razón de ser es invertir en startups maduras y tecnológicas que aporten innovación a Telefónica y a su red de clientes. 

Wayra está presente en siete hubs en Europa, dos de ellos en España (Madrid y Barcelona) mientras que en Latinoamérica realiza operaciones en los ecosistemas emprendedores de diez países

Tan sólo un puñado de datos para mostrar el potencial de Wayra es que durante el año  2021 realizó inversiones por un importe total de 6,7 millones de euros en 49 startups de Europa y Latinoamérica, y en España cerró el año de su décimo aniversario con una inversión total de 2,7 millones de euros en 19 startups, un 50% más respecto a los 1,8 millones de euros invertidos en 2020 desde los hubs de Madrid y Barcelona. 

Precisamente en sus primeros 10 años, Wayra invirtió en 800 startups que contribuyeron a impulsar la creación de más de 10.000 empleos de alta cualificación.  Además, invirtió en esta década 50 millones de euros, inversión que se revalorizó en más de un 70% (TVPI 1,71x), a lo que hay que añadir –según datos de la compañía, 75 ventas exitosas (exits) de del portafolio de Wayra lo que ha permitido recuperar una buena parte de lo invertido.

Telefónica Ventures

Otra figura que surge desde Telefónica en apoyo a los emprendedores es Telefónica Ventures, que invierte directamente en startups o mediante una red de fondos de capital riesgo, líderes en mercados clave, para construir socios estratégicos totalmente alineados con la estrategia de Telefónica

Se trata de un “ecosistema abierto” que impulsa el negocio de la compañía a nivel mundial, pero con presencia local. 

La tecnología y la digitalización siguen dando un vuelco al mundo que conocíamos en el siglo pasado, y el nacimiento del concepto startup no es otra cosa que la plasmación de ese nuevo ecosistema en el mundo empresarial, donde se unen innovación, tecnología y emprendimiento en un sólo término. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.