Los robots conquistan el campo de la salud 

Se habla mucho de la automatización y de la robótica aplicada a la Industria 4.0. Sectores como la automoción, el aeronáutico y el aeroespacial o el sector alimentario se han visto altamente beneficiados por ellas.

robots y salud

19/05/2022

5 min

Sin embargo, el desarrollo de los robots en el campo de la salud ha sido de gran importancia gracias al valor que aporta en situaciones en las que la precisión es vital. 

Estamos acostumbrados a hablar sobre las ventajas que la robótica tiene en la industria. A nivel productivo, la automatización, unida a la digitalización, ha supuesto una gran revolución. La introducción de la conectividad y la tecnología en las fábricas han impulsado otros trabajos que puedan enriquecer la innovación, evitando especialmente aquellos referidos a tareas repetitivas y que no aportan valor añadido a la actividad, o a los que tienen que ver con acciones peligrosas o el manejo de sustancias que puedan poner en riesgo a los trabajadores. Además, de esta forma las empresas consiguen implementar una producción más eficiente y flexible, ya que la producción se adapta a las necesidades del mercado.  

En cuanto al uso de la robótica aplicada al sector sanitario, esta tecnología ha cambiado la forma de tratar a los pacientes y su salud, en muchos aspectos.  El campo de la investigación, de la cirugía, el manejo y organización de los medicamentos e incluso el área de la rehabilitación se han visto altamente beneficiadas con el desarrollo de este campo de innovación.  

La precisión 

La robótica aplicada a la manufactura permite aprovechar el talento del capital humano en tareas que aporten valor a las empresas. También reduce la exposición a situaciones peligrosas para las personas y minimiza los posibles errores que pueda introducir el “factor humano”. Además de todas estas ventajas, destaca la precisión que puede ofrecer esta tecnología en su aplicación al sector sanitario.  

En realidad, los robots pueden realizar gestos que imitan a los que realizaría un médico, pero su precisión es mucho mayor. Esto no significa que vayan a sustituir al personal médico, ni que la atención humana vaya a desaparecer, se trata de sacar partido a todo lo bueno que aporta la innovación tecnológica y utilizar estas herramientas, que facilitan el trabajo de los especialistas.  

Ginecología robótica 

Siguiendo la línea de la precisión, los desarrollos en distintos campos de la medicina no paran de crecer. Un ejemplo es el uso de robots en el área de la ginecología. Puede parecer una historia de ciencia ficción, pero desde hace tiempo es ciencia real. Hace años la Universidad de Ciencia y Tecnología de Polonia junto a la empresa danesa Universal Robots pusieron en marcha un proyecto para introducir células madre en el cuerpo de las pacientes a través de intervenciones quirúrgicas capaces de ofrecer mayor precisión que la de la mano humana.  

Otro de los trabajos llevados a cabo entre ambas organizaciones fue la creación de una estación para mezclar fármacos citotóxicos destinados a la quimioterapia oncológica. Con ello se intentaba solucionar el problema de trabajar con ciertos elementos potencialmente tóxicos, y hacerlo durante períodos de tiempo más prolongados, ya que estas tareas se veían limitadas a unas pocas horas de trabajo por parte del personal científico. 

Robots sensibles en el hospital 

Ante una crisis sanitaria, atender a un paciente sin tener miedo al contagio en pleno pico de transmisión, y proteger la salud del personal sanitario y la de los enfermos al mismo tiempo, son acciones prioritarias. Esto es posible gracias a un proyecto llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad Simon Fraser, de Canadá que han desarrollado unos robots capaces de realizar labores de auxiliares médicos como medir la temperatura, la frecuencia cardíaca o la respiratoria.  

Este trabajo se compone de dos robots, uno con forma humanoide y otro un brazo robótico dotado de sensores capaces de recibir, a través de electrodos biomédicos, una importante cantidad de información sobre el paciente, reduciendo las interactuaciones con el personal médico y minimizando el peligro de contagio a la hora de realizar tareas básicas. Ambas herramientas podrían utilizarse para realizar labores de atención primaria, incluso para realizar cirugías más complicadas, en zonas geográficas en los que la asistencia sanitaria no llega. 

Combinación con otras tecnologías 

La aplicación de la Inteligencia Artificial también ha sido decisiva en el impulso de esta área de estudio. El diseño de software para los robots sanitarios facilita la monitorización de pacientes y labores de telemedicina. En este sentido, el Grupo de Automática, Robótica y Mecatrónica de la Universidad de Almería, junto a la empresa americana InTouch Health, trabajan en el diseño de un robot móvil que realiza exploraciones básicas y puede moverse por el centro médico en el que se encuentre. Según publicaba la revista digital novaciencia.es, estas herramientas que ya están presentes en hospitales de Estados Unidos y Alemania, están equipadas con un sensor GPS y un software que los dota de percepción. 

Robots para el corazón 

Los procesos de cardiología intervencionistas también han cambiado. Gracias al sistema robotizado Corindus, de Siemens, pionero en el Sur de Europa, y del que solo hay 15 en toda la región, tiene como objetivo incrementar la precisión y seguridad en las intervenciones coronarias, reducir la radiación tanto a pacientes como al personal sanitario, y acortar los tiempos de intervención. 

Este sistema utiliza imágenes de muy alta resolución permite el control exacto de catéteres y alambres guía, y de los implantes de balón y stents. Desde junio de 2021 Corindus se emplea en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, en intervenciones en personas que padecen angina de pecho o infarto de miocardio, beneficiando a 65 pacientes. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.