La cooperación público-privada en la OCDE: ¿Es de verdad tan complicado?

La velocidad de la innovación no se corresponde con los ritmos políticos e institucionales. La OCDE, los responsables políticos y las empresas privadas deben innovar en el diseño y la aplicación de las políticas públicas y la regulación de la economía digital para enriquecer las fórmulas de cooperación público-privada. Esta es la mejor manera de avanzar para no dejar a nadie atrás.

Cooperación público privada en la OCDE

Paloma Villa Mateos -

7 min

Reunión ministerial de la OCDE sobre economía digital

Gran Canaria acoge la Conferencia Ministerial de Economía Digital de la OCDE los días 13, 14 y 15 de diciembre. El evento abordará los retos que deben afrontarse para impulsar la recuperación y el crecimiento económico a largo plazo mediante la construcción de un futuro digital fiable, sostenible e inclusivo. Será la primera Reunión Ministerial sobre Economía Digital que se organiza en Europa. Durante tres días, Gran Canaria recibirá alrededor de 60 ministros de diferentes países miembros de la OCDE e invitados.

La idea del metaverso no existía en 2016, cuando se celebró en Cancún la última reunión ministerial de la OCDE sobre economía digital; seis años que parecen décadas. El mundo de 2016 solo mostraba algunas tendencias hacia lo que ya es una obviedad: la digitalización de nuestras vidas. La adopción de la innovación digital se está acelerando, estamos experimentando un crecimiento exponencial de los datos, y el desarrollo de nuevas tecnologías está impulsando nuevas formas de conectividad, nuevos modelos de negocio y servicios digitales. ¿Cómo avanzaremos hacia una nueva evolución de Internet?

La importancia de la cooperación público-privada para un futuro digital sostenible e inclusivo

Estos últimos años han demostrado con rotunda claridad que la rápida evolución tecnológica que estamos experimentando en todos los aspectos de nuestra vida individual y colectiva está desvinculada de los ritmos institucionales y políticos. Todos (no solo los responsables políticos) debemos encontrar el equilibrio adecuado entre actuar con urgencia a corto plazo y cumplir los objetivos a largo plazo a tiempo para garantizar la promesa de la transformación digital, sin dejar a nadie atrás.

El éxito de la reunión ministerial de OCDE sobre economía digital se medirá por la capacidad de generar nuevas asociaciones entre los sectores público y privado para apuntalar una economía digital más sostenible, inclusiva y generadora de confianza

Esto significa actuar tanto para hacer frente a los urgentes retos económicos, sociales y geopolíticos, como para cumplir los objetivos digitales y ecológicos a largo plazo. Las empresas también intentan ser más competitivas y resistentes a los continuos cambios inherentes a la innovación tecnológica. Podemos estar de acuerdo en muchos de los ambiciosos objetivos fijados por las organizaciones internacionales y los gobiernos, pero tenemos que ponernos de acuerdo en cómo actuar y qué políticas y normativas se adaptan mejor a esos objetivos. No se trata sólo de trazar una hoja de ruta con una larga lista de objetivos y buscar una brújula que nos guíe. Lo más importante ahora, es cooperar para cumplir lo que hemos prometido.

Un nuevo modelo de cooperación: factor clave para superar la brecha digital

Tomemos como ejemplo la inclusión digital. Se trata de un concepto amplio que implica no solo la ampliación de la conectividad y la oferta digital, sino también la adopción y el uso de la tecnología digital.

En cuanto a la expansión de la conectividad y la oferta digital, los datos muestran que aún existen brechas de cobertura, por ejemplo en las zonas rurales de América Latina. Aquí, la colaboración público-privada basada en programas de financiación pública, sería esencial para impulsar la cobertura de banda ancha ultrarrápida en zonas rurales, reduciendo la brecha digital y mejorando la cohesión social y geográfica.

Para reducir la brecha digital, necesitamos un nuevo modelo de cooperación público-privada basado en tres ejes fundamentales: innovación, cooperación y sostenibilidad. En primer lugar, la innovación regulatoria, tecnológica y de procesos; en segundo lugar, la cooperación entre las distintas partes interesadas, incluida la financiación pública; y, por último, modelos de negocio sostenibles que permitan rentabilizar la inversión, con marcos normativos adecuados y el fomento de la seguridad jurídica.

En cuanto a la «brecha de uso» -es decir, el uso de la conectividad y los dispositivos y la adopción de servicios digitales-, es fundamental mejorar sustancialmente la capacidad digital, los programas de reciclaje y la atracción de talento. El fomento del emprendimiento digital, los contenidos digitales locales y los servicios públicos digitales también desempeñan un papel fundamental.

En 2021, según la GSMA, el 40 % de la población mundial no utilizó Internet pese a vivir dentro del radio de acción de una red de banda ancha. Las personas no conectadas viven de forma desproporcionada en países de renta baja y media, y tienen más probabilidades de ser más pobres, tener menos estudios, ser mayores, vivir en zonas rurales y ser mujeres. Aunque el aumento de la cobertura de banda ancha móvil sigue siendo una cuestión importante que hay que abordar, la reducción de esta brecha de uso es la clave para cerrar la brecha digital.

La cooperación público-privada puede ampliar las oportunidades de las personas en el mundo digital si se adoptan políticas que aborden los obstáculos a la adopción de servicios digitales.

Solo si adoptamos un enfoque holístico y colaborativo y actuamos desde nuestra responsabilidad compartida podremos garantizar que todos tengan las mismas oportunidades de participar en un mundo cada vez más conectado.

La propuesta de negocio de la OCDE (BIAC) para un futuro digital sostenible e inclusivo

Basándose en este principio, las empresas de los países miembros de la OCDE se comprometen a trabajar con los responsables políticos para apoyar una transformación digital sostenible, inclusiva y que genere confianza de cara a 2030, y están preparadas para anclar las nuevas fases de internet. Los 5 ejes de la propuesta son :

  • Reforzar el diálogo con las empresas para establecer asociaciones fiables que permitan afrontar los retos económicos y sociales de los próximos años.
  • Impulse la innovación y las oportunidades basadas en los datos permitiendo flujos de datos transfronterizos fiables.
  • Facilitar el desarrollo de oportunidades más inclusivas, ecológicas, conectadas, sostenibles y basadas en datos para las tecnologías.
  • Liderar un enfoque innovador del entorno digital en evolución.
  • Reforzar el papel analítico de la OCDE y su participación en los foros pertinentes

Avancemos hacia la nueva fase de Internet basándonos en un espíritu de cooperación y diálogo, armonizando la toma de decisiones y las nuevas realidades de nuestro mundo, manteniendo a las personas en el centro y sin dejar a nadie atrás.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.