“El día que pueda caminar voy a ayudar a quienes me han ayudado”

Hugo Scagnetti dará la vuelta al mundo para conseguir fondos por la investigación de tratamientos con células madre para tratar la Necrosis Avascular. Conoce su historia aquí.

25/05/2016

  Sofía Montes Díaz-Rato – RC y Sostenibilidad

La vuelta al mundo por una buena causa

La historia de Hugo Scagnetti es una historia de superación, de ilusión y sobre todo de solidaridad. La capacidad de superar una enfermedad con optimismo le ha dado fuerzas para intentar ayudar a mejorar la situación de todos aquellos que también la sufren. Ahora es el momento de realizar esta travesía porque ahora puedo caminar, nos confesaba el protagonista. “Después de la enfermedad, me hice una promesa a mí mismo: el día que pueda caminar voy a ayudar a quienes me han ayudado”. 

Embarcarse en una vuelta al mundo en 80 días es ya de por sí un gran reto, pero para él, el verdadero reto es conseguir financiación suficiente para continuar con la investigación de una solución mediante células madre para la necrosis avascular. Esta enfermedad, superada por el propio Hugo, tiene tratamiento en edades adultas pero es difícil de tratar en niños. “Durante mi recuperación una niña sufrió una caída que le provocó la misma enfermedad que padecía yo, y los médicos me explicaron que no podían hacer nada por ella hasta que no fuera mayor”. Hugo no pudo aceptar que los niños tuvieran que sufrir durante toda la infancia y esperar a llegar a la edad adulta para ser tratados, por eso planteó la iniciativa de dar la vuelta al mundo y así conseguir llamar la atención por esta buena causa. 

 

 

El apoyo de Telefónica -explicaba- ha sido “sensacional”, aunque parece una empresa tan grande que crees que no te van a escuchar, desde el primer momento, el mismo presidente, José María Álvarez-Pallete se interesó por la utilización de las nuevas tecnologías para un fin social. “Si tienes ilusión y eres capaz de transmitirlo no hay nada imposible”,  aseguraba antes de emprender su viaje. “Muchas personas antes han dado la vuelta al mundo, pero nunca lo han hecho en una moto 100% conectada -añadía- llevaremos la innovación por todo el mundo y veremos cómo varias compañías son capaces de trabajar juntas por un mismo objetivo”. La Yamaha está equipada con los últimos avances tecnológicos IoT, tecnología Cloud, análisis de Big Data, la nueva Sim de Telefónica, guantes de análisis de emociones…  Lo importante -decía- de ir con una moto conectada es el poder compartir, no tiene sentido viajar sin mostrar lo que he visto, y con esto me siento acompañado de toda la gente que me estará siguiendo. 

No es la primera vez que nuestro Global Rider se embarca en una aventura de este estilo pues ya dio la vuelta a Europa en otra ocasión, pero aquella vez lo hizo en muletas y sin apenas poder apoyar la pierna (aún estaba recuperándose de su tratamiento).

 

No hay barreras ni impedimentos, “todo es cuestión de actitud, es psicológico más que físico”

 

El acercamiento que quiero tener es con las personas -nos confesaba- por eso voy tan conectado. Quiero compartir con todo el mundo mis experiencias, mis emociones, mis sensaciones… Me encanta conocer otras culturas, espero encontrarme gente buena, solidaria y con ánimo de ayudar; el mundo no está tan mal como nos lo imaginamos…

 

Cuando una persona pasa una enfermedad se hace consciente y se hace solidario por eso, el mensaje que quiere dejar como resumen de su viaje es el de Solidaridad, la gente tiene que ser solidaria.

 

“Avanzar es la única forma de volver” reza el eslogan del reto, Hugo lo tiene muy presente porque para él  “como el mundo es redondo, la única forma de volver es avanzando y ese sentimiento se puede aplicar a cualquier cosa, al viaje o a una enfermedad pues para superar cualquier problema hay que seguir hacia delante”.  

Este viernes, comenzará su viaje. Le esperan 80 increíbles días y 37.000 km de trayecto. Nosotros le seguiremos a través de la web y esperaremos con ganas su llegada para que comparta con nosotros todas sus historias… Hasta entonces. ¡Buen viaje! 

 

Para hacer donaciones, hay un botón de PayPal conectado directamente con el centro de investigación del hospital Puerta de Hierro.  

Para hacernos a la idea: con 400.000 euros se podría comenzar con una línea de investigación durante un año. Para desarrollar un proyecto a nivel internacional serían necesarios 6 millones de euros. Por eso, cada contribución, aunque sea mínima, cuenta. Estamos hablando de una cantidad de dinero que es importante pero hay que pensar que el destino es la investigación sobre regeneración celular, algo que puede salvar millones de vidas por su alto nivel de aplicación en la cura de otras enfermedades y en otras áreas del cuerpo. 

 

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.