Eficiencia energética en hogar e industria

La tecnología es una aliada en el objetivo de reducir el consumo energético

eficiencia energética
Comunicación Telefónica

Telefónica

Tiempo de lectura: 4 min

¿Qué es la eficiencia energética?

Por eficiencia energética se entiende la reducción del consumo de energía o el uso de tecnología que requiera menos energía para realizar la misma función, algo clave para un mundo más verde.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, concretamente el ODS 7, aboga por garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna con lo que poder reducir, entre otras cosas, el 10% de población mundial que todavía carece de acceso a la electricidad.

Eficiencia energética en Telefónica

Desde Telefónica, “los principales ahorros los conseguimos modernizando nuestra red y apagando equipos antiguos. A ello sumamos iniciativas para reducir la energía en los periodos de menor tráfico y en la refrigeración, la iluminación, los equipos de fuerza, etc.”

De hecho, desde el año 2015, la operadora ha reducido un 8,6% el consumo de energía, cuando el tráfico de datos ha aumentado más de 8,6 veces, esto gracias a la implementación de +1.570 proyectos que venimos implementado desde el 2010, ahorrando +13.800GWh y evitando +4millones de toneladas de CO2.  

Soluciones innovadoras para la eficiencia energética en el hogar y la industria

Tanto en el ámbito del hogar como en el de la industria, la innovación tecnológica puede ofrecer soluciones con las que mejorar la eficiencia energética.

Eficiencia energética en el hogar

Soluciones innovadoras relacionadas con las nuevas tecnologías, como por ejemplo el IoT (Internet de las Cosas), ayudan al ahorro energético.

En el ámbito de la domótica, la digitalización sirve para controlar y optimizar el uso energético, por ejemplo, ajustando la temperatura, controlando la iluminación o el uso de electrodomésticos, con la posibilidad de avisar en caso de detectar consumos irregulares.

Incluso existen aparatos que cuentan con la función de apagado automático tras un determinado periodo de tiempo sin uso como medida de ahorro energético, como el descodificador de Movistar Plus+.

Igual que los hogares están conectados, también lo están los edificios; sistemas basados en IoT gestionan la iluminación, el aire acondicionado o la calefacción pudiendo ajustar también otro tipo de consumos energéticos en espacios comunes como pueden ser los ascensores o las escaleras mecánicas.

Consejos para el ahorro energético con nuestros dispositivos

Al margen de las posibilidades de ahorro energético en el hogar, tenemos en nuestra mano una serie de sencillos consejos con los que podemos aumentar la eficiencia energética de nuestros dispositivos.

Evitar que los equipos queden conectados incluso en modo standby, utilizar el modo ahorro de energía, ajustar el brillo de la pantalla o desconectar el cargador cuando no se esté utilizando son algunas de las recomendaciones para ahorrar energía.

Igualmente, podemos tomar en consideración algunas ideas para alargar la batería del móvil: no cargarlo hasta que no esté por debajo del 15%, utilizar el cargador de la marca oficial o apagarlo durante la noche (al menos una vez por semana).

Eficiencia energética en empresas e industria

La innovación tecnológica también es clave para mejorar la eficiencia energética en el ámbito empresarial.

Y es que la digitalización, mediante diferentes tecnologías como la analítica de datos avanzada, la Inteligencia Artificial o el IoT pueden ayudar a la optimización energética mediante la regulación de la temperatura o el uso de energías renovables para disminuir los costes de la energía.

Eficiencia energética en la industria 4.0

En un ámbito mayor que el doméstico, los entornos industriales también utilizan la conectividad de manera intensiva. Y el IoT es igualmente una tecnología que permite controlar y optimizar el uso de estos espacios.

Los sensores recogen datos con los que se puede ir ajustando en tiempo real el consumo de equipos, maquinaria e instalaciones ajustando su funcionamiento a las necesidades de producción.

Vinculado también a la actividad industrial, el mundo del transporte puede verse ayudado por la utilización de herramientas de IoT con el fin de ahorrar energía. Planear rutas eficientes es una de las posibilidades que puede ayudar a reducir el consumo de combustible.

Igualmente, los sensores de Internet de las Cosas pueden servir para detectar problemas vinculados a la eficiencia energética monitorizando el rendimiento del motor.

Conclusión

Tanto desde el ámbito particular con pequeños detalles como a una mayor escala desde una perspectiva empresarial o industrial, son muchas las posibilidades que la tecnología ofrece para optimizar el uso de la energía.

Y es que mejorar la eficiencia energética, así como aumentar la accesibilidad de la energía y potenciar el uso de las renovables, es uno de los objetivos marcados por la ONU para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para el año 2030.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.