Eficiencia energética: 5 consejos para potenciarla

Hace 15 años, en una Conferencia Internacional celebrada en Austria en 1998, se acordó crear el Día internacional de la eficiencia energética. 

Conoce algunos consejos para optimizar el consumo de energía en tu empresa y celebrar el Día Internacional de la Eficiencia Energética de la mejor manera.
Tiempo de lectura: 4 min

La idea es que la instancia sea emblemática para la humanidad y una oportunidad reflexionar de la importancia de hacer un uso responsable de la energía, reducir el consumo de combustibles fósiles y abogar por el uso de energías alternativas y renovables.  

Una de las mejores formas de celebrarlo es realizando acciones para mejorar la eficiencia energética en las empresas, ya que es fundamental para potenciar el desarrollo sostenible y contribuir a la lucha contra el cambio climático, cuyo rápido avance ya fue confirmado por una IA.  

Pero, ¿qué es la eficiencia energética?  

En líneas generales, se trata de la optimización del consumo energético. Es decir, de la capacidad de obtener los mejores resultados en cualquier actividad, utilizando la menor cantidad posible de energía, lo que va desde la generación de esta hasta el consumo final.  

Al mejorar la eficiencia energética en una empresa, se reduce el impacto ambiental de la actividad económica, mientras se obtienen beneficios importantes, como la rentabilidad. De hecho, según un estudio de ABB, las empresas españolas afirman que una media del 24% de sus costes de explotación al año derivan del consumo de energía.  

¿Cómo optimizar el consumo energético?  

De acuerdo con el estudio de ABB, a nivel global, el 54% de las empresas ya están invirtiendo en la optimización del consumo de energía, siendo España uno de los países lideres en la materia, pues el 98% de las organizaciones lo hacen, principalmente, en instalaciones (gestión de edificios, climatización e iluminación), producción de operaciones y transportes.  

Tanto para esas empresas que ya están invirtiendo como para aquellas que desean dar sus primeros pasos, la implementación de una estrategia de eficiencia energética es fundamental. 

Para ello,los siguientes consejos pueden ser de gran ayuda:  

Realizar una auditoría energética 

Una auditoría de este tipo consiste en realizar un análisis e inspección de los flujos de energía en las instalaciones del negocio, con el fin de entender su nivel de eficiencia energética,encontrar falencias y oportunidades para reducir el consumo sin afectar los niveles de productividad ni el confort de los ambientes laborales. 

Con los resultados de esta auditoría, las empresas pueden trazar objetivos claros de ahorro y atacar directamente el despilfarro energético, atendiendo a variables clave como superficie en metros cuadrados, horas de apertura, naturaleza de los procesos que consumen energía, clima y antigüedad de las instalaciones. 

Implementación de un plan de gestión de la energía para empleados 

Como en todo proyecto transformador, las personas son la clave del éxito. La empresa puede crear un plan de gestión de la energía con acciones concretas para que los colaboradores ayuden al ahorro, como encender sistemas de calefacción/refrigeración solo cuando es necesario, no dejar prendidos equipos durante la hora de almuerzo, apagar luces durante el día, cerrar puertas y ventanas para que el calor y el frio no se escapen, etc.   

De hecho, el Plan de Ahorro Energético aprobado el año pasado por el Consejo de Ministros en España, establece para el comercio la obligatoriedad de implementar varias de las medidas en mención, junto con otras más precisas, como limitar a 19 grados la calefacción en invierno y a 27 grados el aire acondicionado en verano.   

Al final, cada grado menos deriva en un ahorro del 7% e en el consumo.    

Considerar el autoconsumo  

La auditoría le dice a la empresa los cambios necesarios para optimizar el consumo, y los tomadores de decisiones los organizan en función de la prioridad y facilidad para aplicarlos: iluminación LED, tecnologías de aire acondicionado, calefacción y ventilación, calderas de alta eficiencia, plantas combinadas de calor y electricidad, entre otras acciones.  

Al margen de ello, siempre es una buena idea apelar al autoconsumo, con una instalación de placas solares (u otras fuentes alternativas de energía) que permita generar su propia energía verde. Este tipo de proyectos pueden ser costosos, pero la tasa de retorno de la inversión es atractiva y el financiamiento cada vez más asequible. 

Remodelaciones y obras locativas  

Gran parte del consumo energético de las empresas responde al uso de sistemas de calefacción y aire acondicionado. Por lo cual, puede ser una buena idea realizar remodelaciones y obras locativas que permitan aprovechar mejor la iluminación y ventilación natural, así como acondicionar paredes con aislamiento térmico para resguardarse del frio en invierno.  

Claro está, que la decisión de realizar las obras o no tiene que pasar por un cuidadoso análisis de costos versus las pérdidas potenciales de energía minimizadas al año.  

Monitorización energética y automatización 

El monitoreo permanente de los consumos permite conocer los avances en materia de ahorro, que es la eficiencia energéticaen sí y, por lo tanto, donde se debe centrar la mayor parte de la atención para mejorar todos los días.   

Por otra parte, existen tecnologías que permiten analizar los consumos de energía para identificar tendencias, lanzar alertas ante los despilfarros y tomar acciones correctivas (como graduar automáticamente la calefacción, etc.).  

Sin duda, una de las mejores alternativas para mejorar la eficiencia energéticay reducir costos. 

Día Internacional de la Eficiencia Energética 

Es necesario visualizar el compromiso en la materia que tienen las empresas españolas y del mundo en general, tanto por el aporte a la rentabilidad como por su creciente responsabilidad social.  

De esa manera, es de esperar que apliquen estos consejos y el otro año celebren con una reducción notable de sus consumos.  


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.