Descubriendo el poder de Web3: Un viaje hacia la sostenibilidad

Bienvenidos a la era de Web3, donde la comunicación humana, la colaboración y la cultura se entrelazan para crear el internet del futuro. Ante nosotros un periodo apasionante, lleno de posibilidades que antes ni siquiera podíamos imaginar. Sin embargo, en nuestra búsqueda de ese apasionante futuro tecnológico, debemos recordar que no estamos solos en este viaje: compartimos la responsabilidad con nuestro planeta.

Conoce el poder de Web3 y su relación con la sostenibilidad
Gonzalo Abalo

Gonzalo Abalo Álvarez

Tiempo de lectura: 4 min

Antes de sumergirnos en el vasto océano de posibilidades que Web3 ofrece, es necesario comprender su esencia. La Web3 es la tercera generación de la World Wide Web (WWW), y su principal característica es la descentralización. A diferencia de la Web tradicional, en la Web3 no hay un control centralizado por parte de empresas u organizaciones. En cambio, el poder y la toma de decisiones se distribuyen entre los usuarios. Esto permite una mayor transparencia, seguridad y participación en la creación y gestión de contenido en la red. La Web3 busca proporcionar un entorno más equitativo y democratizado para la comunicación, la colaboración y el intercambio de información.

La necesidad de un cambio

Pero ¿por qué necesitamos este cambio?, ¿qué puede aportar esta nueva internet a mejorar nuestro ecosistema? Nuestro mundo se enfrenta a enormes desafíos: desde el crecimiento exponencial de la población hasta la devastación de ecosistemas terrestres y marinos. La concentración desigual de la riqueza, como ilustra la Pirámide Mundial de Riqueza, también es parte de este complejo rompecabezas (el 1,1% de la humanidad posee el 45,8% de la riqueza económica mundial).

Ahora, imagina Web3 como un superhéroe listo para enfrentarse a todos estos desafíos. Pero ¿cómo exactamente puede hacerlo? Web3 despliega su capa de transparencia, permitiendo una recopilación y análisis de datos más claros. ¿El resultado? Un rastreo eficiente que asegure que la reducción de emisiones e impactos ambientales se produce realmente.

Se están desarrollando proyectos Web3 que se convierten en defensores de una energía más eficiente y sostenible, impulsando redes de energía peer-to-peer descentralizadas que permiten optimizar el consumo y reducir su coste desde sistemas de energía renovables.

Los Smart Contracts (un tipo especial de instrucciones almacenadas en la blockchain que tienen la capacidad de autoejecutar acciones de acuerdo con una serie de parámetros) entran en escena, automatizando procesos vinculados al cambio climático, desde el seguimiento de emisiones hasta el estímulo de prácticas ecológicas de forma inmutable, transparente y completamente segura.

Una coordinación global eficaz para abordar el cambio climático

Imagina una coordinación global eficaz para abordar el cambio climático. Web3, con su estructura descentralizada, nos permite utilizar conocimientos y actores locales para guiar políticas y asignar fondos de manera efectiva. ¿El resultado? Un enfoque más ágil y adaptado a las necesidades específicas y locales, así como a una mejor y mayor redistribución de fondos y políticas.

Existen, además, proyectos apasionantes que nos permiten ver ya cómo se hace realidad este uso de la Web3:

  • En la agricultura, la transparencia del blockchain construye confianza entre productores y consumidores. Mediante el seguimiento en tiempo real de las etapas de producción, los consumidores pueden conocer la procedencia de los alimentos, fomentando prácticas agrícolas sostenibles y reduciendo la huella ambiental.
  • En el ámbito marino, Web3 se asocia con organizaciones como el Fondo Mundial para la Naturaleza para combatir la pesca ilegal. La cadena de bloques permite registrar de manera transparente y verificable la información sobre la captura de peces, y los consumidores pueden acceder a estos datos simplemente escaneando un código QR en el producto, asegurando la sostenibilidad de sus elecciones de consumo.
  • Además de estas aplicaciones, Web3 tiene un impacto positivo en la gestión de residuos. La trazabilidad de los productos mediante la cadena de bloques facilita la clasificación y reciclaje eficiente de los desechos, contribuyendo a reducir la contaminación ambiental y promoviendo una economía circular.
  • En el sector energético, proyectos Web3 están transformando la generación y distribución de energía. Redes descentralizadas permiten que la energía se produzca localmente mediante fuentes renovables, reduciendo las emisiones y mejorando la resiliencia de las comunidades ante eventos climáticos extremos.

Un buen ejemplo en Telefónica es la Living App “Compensa tu huella”, donde unimos tecnología blockchain, datos, nuestra infraestructura digital, tokenización… para permitir al cliente, de forma muy intuitiva y sencilla, compensar desde la TV la huella de carbono que generan los servicios que tiene contratados con nosotros, en proyectos de alto impacto medioambiental, cercanos, trazables a través de blockchain, y dentro del proyecto de tokenización, reforzando el compromiso de cuidado, mantenimiento y mejora del medio ambiente de Telefónica y haciendo al cliente, de forma confiable, parte activa del cambio.

A pesar de estas prometedoras posibilidades, debemos reconocer que aún estamos explorando las potencialidades completas de Web3 en el ámbito ambiental. La tarea es monumental, pero la naturaleza descentralizada e interoperable de Web3 abre nuevas vías para abordar este enorme desafío.

El mundo de Web3, desde tokens no fungibles (NFT) hasta finanzas descentralizadas y toda una variedad de actividades relacionadas con blockchain, se está expandiendo rápidamente: estamos en los primeros días de los esfuerzos de Web3 orientados a la conservación del entorno, y la gran pregunta es ¿cómo garantizamos que esta evolución tecnológica se centre en el bienestar humano y ambiental?

El futuro de cómo debemos construir y actuar con respecto a la evolución y desarrollo de Web3 es algo de lo que todos somos responsables, independientemente del papel que desempeñemos en el ecosistema: cada inversión, cada proceso, cada servicio, cada línea de código… debe tener un impacto positivo para el ser humano (social, económico) y para el medio ambiente.

Estamos construyendo el futuro y, en este viaje hacia la sostenibilidad, cada interacción cuenta. ¿Estás preparado para ser un arquitecto del cambio?


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.