Cómo crear y gestionar contraseñas seguras

No reutilizar las contraseñas, no anotarlas en papel o aplicar combinaciones alfanuméricas que incluyan símbolos especiales son algunas de las recomendaciones para contar con contraseñas seguras.

Cómo crear contraseñas seguras
Comunicación Telefónica

Telefónica

Tiempo de lectura: 3 min

La correcta creación y gestión de contraseñas seguras y robustas puede librarnos de más de una situación incómoda. Por ello, vamos a dar una serie de consejos con los criterios preferentes a la hora de crearlas, así como ideas para gestionarlas adecuadamente.

Consejos para crear contraseñas seguras

Para proteger los accesos con contraseñas seguras y robustas podemos seguir los siguientes consejos:

  • Utiliza contraseñas alfanuméricas (variando entre mayúsculas y minúsculas) en las que se alternen símbolos especiales. Un buen consejo puede ser sustituir letras por números parecidos, como el número tres por la E, el cuatro por la A, el uno por la I o el cero por la O.
  • No repitas la misma clave para acceder a los diferentes servicios para los que la necesites. De esta manera, si alguien la adivina todos tus datos estarían comprometidos.
  • Evita contraseñas en función del orden del teclado pese a que sean fáciles de recordar, puesto que son muy evidentes. Como ejemplos de estas, “123456” o “qwerty”. 
  • Intenta que cuente con una longitud de al menos de 8 caracteres, si bien la recomendación general es que si supera los 10 caracteres es todavía mejor. Y es que, a mayor número de caracteres, más complicado resultará descifrarla a los ciberdelincuentes.
  • Crea una fórmula única y propia para tus contraseñas, bajo la premisa de que sea difícil de adivinar, con variedad de caracteres (como ya hemos visto anteriormente) y que puedas relacionar con algo para recordarla fácilmente.
  • No uses datos personales que puedan ser obvios o fácilmente accesibles, como fechas de nacimiento. Otras cuestiones de índole personal pero no evidentes y/o al alcance de otras personas sí pueden ser una buena idea.  
  • No anotes en papel tus diferentes contraseñas, puesto que pueden estar al alcance de otras personas. De igual manera, tampoco es recomendable compartirlas con nadie, ni siquiera con amigos ni con familiares.
  • Modifícalas cada cierto tiempo, como por ejemplo cada tres meses con lo que cada año habremos llevado a cabo cuatro cambios de contraseña.  

Cómo gestionar las contraseñas

Como complemento a todos los consejos previos para generar contraseñas sólidas, también es importante la gestión de las mismas, así como poder contar con una capa adicional de seguridad como la que puede aportar la verificación doble.

Para la gestión, se puede recurrir a un gestor de contraseñas, que permite tener la comodidad de solo recordar una única para acceder al resto de contraseñas.

Las ventajas que ofrecen estos sencillos sistemas son:

  • Solo se necesita un usuario y contraseña que memorizar.
  • Permite generar contraseñas robustas aleatorias.
  • Se almacenan las contraseñas de manera cifrada, por lo que solo nosotros podemos acceder a ellas.
  • Cuentan con recordatorios para modificar las contraseñas cuando ha transcurrido un periodo de tiempo determinado, si son excesivamente débiles o si están duplicadas en otros servicios.

Cómo funcionan los gestores de contraseñas

Aunque cada uno de estos gestores de contraseñas pueden tener una serie de especificidades particulares, en rasgos generales comparten una serie de características comunes:

  • Creación de la cuenta, para lo que necesitaremos una dirección de correo electrónico y una contraseña.
  • Una vez identificados, podemos agregar nuevos elementos como las cuentas o las contraseñas.
  • Al agregar cada cuenta nueva hay una serie de campos que rellenar, como la URL del servicio, el nombre de usuario y obviamente la contraseña, con la posibilidad de incluir alguna notificación adicional.

Es importantísimo recalcar la relevancia de recordar la contraseña maestra para poder acceder al resto de las mismas en el gestor.

Conclusión

Por mucho que en ocasiones pueda parecernos una tarea tediosa o repetitiva, si no seguimos los consejos que hemos desgranado a lo largo del artículo las contraseñas dejan de ser una herramienta de seguridad que sirva para estar a resguardo de ciberataques.

Mantener nuestras cuentas a salvo, y por ende nuestra información, es muy relevante puesto que los riesgos a los que nos enfrentamos en caso de vulnerabilidades son muy superiores a los inconvenientes que podemos creer que nos genera dedicar un tiempo extra a la creación de nuevas contraseñas que sean sólidas.

Más allá de la creación y la gestión segura de las contraseñas, desde Telefónica Tech nos ofrecen un decálogo de recomendaciones clave para el uso de internet con mayor grado de seguridad.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.