Internet of Things

 

Estamos inmersos en la cuarta Revolución Industrial o también conocida como Internet Industrial. Este concepto nace de la convergencia del sistema industrial a escala global con el poder de la computación, la transmisión de datos y del análisis, sensores de bajo coste, dispositivos de comunicación de bajo coste y nuevos niveles de conectividad o la hiperconectividad habilitados por el ecosistema digital.

Esta transformación tiene el potencial de renovar y cambiar radicalmente las industrias tradicionales, tal como los conocemos hoy: Internet de las cosas va a cambiar la dinámica de todas las industrias, lo que facilitará el nacimiento de modelos de negocio totalmente nuevos, procesos industriales más eficientes, ciudades más sostenibles y sistemas de salud eficaces, o nuevos productos y servicios. Internet de las cosas también generará un enorme valor para todos, la sociedad y las empresas, ya que se conectarán miles de millones de dispositivos.

La digitalización es uno de los factores críticos que favorece el crecimiento económico, refuerza la competitividad y fomenta el empleo a través del renacimiento de la industria europea. Además, crea oportunidades para las empresas existentes y las que acaban de crearse en todos los sectores económicos.

La inversión en infraestructura, por su parte, será la base de la digitalización de industrias y servicios, creando nuevas oportunidades. El compromiso de Telefónica va más allá de la conectividad y, por ello, se ha convertido en un socio clave para la transformación digital de muchas empresas e industrias.

Telefónica ha apoyado diversas iniciativas de digitalización en Europa, participando en: "Industria Conectada 4.0" llevadas a cabo de España; en el desarrollo de “Smart Cities”; en el fomento de plataformas abiertas y ecosistemas digitales completos (por ejemplo, Fiware); o en la promoción de la innovación y el espíritu empresarial en todo el mundo, no solo con innovación propia, sino también con iniciativas como Open Future.

La profunda transformación que se está experimentando en todos los sectores, y en particular en el sector industrial, como resultado de esta revolución digital, se ha producido gracias a las tecnologías de la Comunicación y la Información. La transformación de la industria necesita un enfoque global, en el que las tecnologías digitales (en especial la conectividad, Cloud, el análisis de datos, seguridad, Internet de las cosas y las plataformas abiertas) desempeñen un papel fundamental.