Integridad

El compromiso de Telefónica con nuestros stakeholders es de tolerancia cero con el fraude y la corrupción ya que entendemos que tienen un impacto negativo en los negocios y en la sociedad.

El principio de integridad es, de hecho, clave en nuestro código ético interno, y como empresa adherida al Pacto Mundial de Naciones Unidas, luchamos contra la corrupción en todas sus formas y desarrollamos políticas concretas referentes a este tema.

Así, nuestra Política Anticorrupción prohíbe cualquier tipo de soborno y regula la aceptación y ofrecimiento de regalos e invitaciones. Y contamos con una norma sobre conflicto de interés y canal de reporte para ayudar a nuestros empleados cuando se enfrentan a algún dilema ético.

  • Prohibimos todo tipo de soborno.
  • No permitimos prometer, ofrecer o dar ningún tipo de beneficio o ventaja a nadie, con el fin de influir en decisiones de cualquier tipo (incluidas las gubernamentales, administrativas o judiciales) u obtener ventajas indebidas para la Compañía. También prohibimos cualquier beneficio o ventaja que pueda resultar en un incumplimiento de las obligaciones y deberes de nuestros empleados.
  • No ofrecemos o aceptamos regalos, invitaciones u otro tipo de incentivos que puedan recompensar o influir en una decisión empresarial.
  • Evitamos o declaramos cualquier conflicto de intereses que pueda anteponer prioridades personales a las colectivas.
  • Nos comportamos con rectitud, sin buscar en ningún caso beneficio propio o de terceros a través del uso indebido de nuestra posición o nuestros contactos en Telefónica.

 
Política Anticorrupción_
En Telefónica luchamos contra la corrupción en todas sus formas. Descúbrelo.

Además, promovemos e incentivamos a través de nuestra Política de Responsabilidad en la Cadena de Suministro, estas pautas de comportamiento entre nuestros socios y proveedores.

 

 

Gestión de riesgos

street

Telefónica  realiza un seguimiento permanente de los riesgos más significativos que pudieran afectar a las principales sociedades que componen su Grupo. Para ello, contamos con un Modelo Corporativo de Gestión de Riesgos basado en COSO (Committee of Sponsoring Organizations, de la Comisión Treadway), que permite evaluar tanto el impacto como la probabilidad de ocurrencia.

Los riesgos e incertidumbres más significativos a los que nos enfrentamos y que podrían afectar al negocio, la situación financiera, la reputación, la imagen corporativa y la marca, y a los resultados, están incluidos en el Informe anual.

 

Elementos organizacionales

Contamos con comisiones y unidades específicas para garantizar el cumplimiento de nuestro compromiso de control y transparencia.

Comisiones dependientes del Consejo Administración:

  • Comisión de Auditoría y Control
  • Comisión de Asuntos Institucionales

Unidades específicas:

  • Global Chief Compliance Officer y Compliance Officer en todos los países en los que el Grupo tiene intereses significativos
  • Auditoría interna en todos los países en los que el Grupo tiene intereses significativos
  • Unidad centralizada de Inspección especializada en trabajos de prevención de fraude e investigación de denuncias y otras denuncias
  • Unidad de Intervención de Pagos en las empresas más importantes
  • Dirección global y unidades locales de sostenibilidad
  • Unidad Corporativa de Gestión de Riesgos que centraliza y reporta la información de riesgos recibida de las áreas locales de gestión de riesgos, implantadas en las principales operadoras del Grupo

CONOCE NUESTRA POLÍTICA ANTICORRUPCIÓN

 
 
 

CANAL DE NEGOCIO RESPONSABLE

Consúltanos cualquier aspecto relacionado con la sostenibilidad de Telefónica en el Canal de Negocio Responsable.
 
 

Mejor práctica internacional

La Oficina de Principios de Negocio Responsable de Telefónica, el órgano encargado de asegurar el cumplimiento de nuestro código ético, ha sido incluida como caso de éxito en el “Manual para las Empresas sobre Anticorrupción, Ética y Cumplimiento”, promovido por la OCDE, la UNODC y el Banco Mundial. Según el Banco Mundial, la corrupción y el soborno generan pérdidas anuales de entre 20.000 y 40.000 millones de dólares en los países en desarrollo.