Ciberresiliencia, la llave a un entorno digital de confianza, protegido y seguro

El crecimiento del tiempo de conexión y número de objetos interconectados han provocado que los riesgos hayan aumentado notablemente.

27/01/2022

4 min

Tanto las empresas como el hogar se han visto obligadas a incorporar el uso de la tecnología en su día a día debido a la pandemia. 

El incremento en las horas de conexión y el crecimiento del número de dispositivos en la Red han provocado que los incidentes cibernéticos también hayan aumentado notablemente.

Ante las posibles amenazas, según el informe Perspectivas de la Ciberseguridad Global 2022 del Foro Económico Mundial (BEM), se hace imprescindible pasar de la ciberseguridad a la ciberresiliencia.

Cuanto más objetos conectados, más riesgos…

En cuestión de un año y medio, avanzamos en digitalización lo que, sin pandemia de por medio, hubiéramos tardado casi un lustro en lograr. 

El uso de la conectividad y las herramientas digitales se multiplicó exponencialmente. De hecho, servicios como la videoconferencia lo hizo por 10. Y una derivada de ese incremento es el crecimiento en la cantidad de datos generados. 

El BEM estima que este año, el tráfico total anual de Internet aumentará en casi un 50% respecto al de 2020 hasta los 4,8 zettabytes. Si quisiéramos conservar toda esa cantidad de datos en una pila de DVDs, esta sería lo suficientemente larga como para dar seis vueltas a la Tierra. 

La hiperconexión de empresas, individuos, instituciones, etc. ha puesto de manifiesto que los riesgos respecto a la seguridad de los datos también han crecido de forma notable. 

2021 nos ha dejado patente que, por ejemplo, el ataque a infraestructuras críticas, instituciones o empresas puede tener un efecto cascada que repercuta en muchos eslabones de la cadena. 

Preocupaciones y predicciones en torno a la ciberseguridad

El citado informe hace repaso exhaustivo de las percepciones, preocupaciones y predicciones de más de 120 líderes mundiales en torno este tema.

Según el documento, las tres brechas más significativas a tener en cuenta a la hora de abordar el desafío de la seguridad en el entorno empresarial son: 

  1. La ciberseguridad ha ser prioritaria en la toma de decisiones. Solo el 55% de los ejecutivos encuestados cuya actividad está relacionada con la seguridad están de acuerdo con esta afirmación.
  2. Conseguir el apoyo de la dirección para la ciberseguridad: aunque el 84% de los encuestados afirma que es una prioridad para equipo directivo en su organización; solo el 68% ve la ciberseguridad como una parte importante de su gestión de riesgos general. 
  3. Contratación y retención de talento: la encuesta reveló que el 59% de los entrevistados encontraría difícil responder a un incidente de ciberseguridad debido a la escasez de habilidades dentro de su equipo. 
    De hecho, la mayoría de ellos señalaron que la contratación y retención de talento es, actualmente, el mayor reto.

Ransomware, una creciente amenaza

Según el estudio, el ransomware fue mencionado por todos y cada uno de los más de 120 líderes entrevistados. 

Más del 50% de los mismos señala esta amenaza como una de sus mayores preocupaciones en lo referido a la ciberseguridad.

El 80% de ellos la considera una amenaza peligrosa y creciente para la seguridad pública. De hecho, este tipo de incidentes han aumentado en número, frecuencia y sofisticación. 

Detrás de esta amenaza, la segunda mayor preocupación de los directivos consultados son los ataques de ingeniería social. 

El tercer lugar en esta lista lo ocupa el uso malicioso de información que puede provocar, además de pérdida de información crítica, una crisis reputacional y de negocio importante.

Aunque hay muchos factores que influyen en las políticas de ciberseguridad, la mayoría de los encuestados (81%) aseguró que la transformación digital es la principal palanca para mejorar la ciberresiliencia

Hacia un futuro digital, mas fiable y sostenible

El informe, que ha servido de base a este post, arroja el dato de que casi la mitad de los encuestados (48%) cree que el aprendizaje automático y la robotización serán cables en la transformación de la ciberseguridad.

Pero una consecuencia de ese uso exponencial de tecnología es que generará un aumento del desequilibrio entre atacantes y defensores. 

Por esa razón, dado que los ciberdelincuentes no van a detenerse, la transición de la ciberseguridad a la ciberresiliencia es un paso imprescindible hacia un futuro más fiable y sostenible. 

La seguridad cibernética no es una tecnología independiente, es una prioridad de los sistemas que abarca la tecnología, las personas y los procesos de la digitalización. 

La transformación tecnológica y la conectividad, dos herramientas que hicieron posible que el mundo no se parara por la crisis sanitaria, han dejado mostrado que, además de los beneficios probados, también han generado ciertas amenazas.

Es necesario mantener un entorno digital de confianza, protegido y seguro y para lograrlo es indispensable incorporar la ciberseguridad en todos los ámbitos de la vida para mejorar también la ciberresiliencia. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.