Los MOOC, el catalizador que necesita el sistema educativo para transformarse y adaptarse a la nueva era digital

En el post titulado “El sistema educativo debe de impulsar la empleabilidad de los alumnos. El papel de las TIC” – julio de 2011, veíamos algunos de los...

28/07/2014

Redacción

Redacción

 

 

 

En el post titulado “El sistema educativo debe de impulsar la empleabilidad de los alumnos. El papel de las TIC” – julio de 2011, veíamos algunos de los cambios tecnológicos que en ese momento se estaban produciendo, la previsión de su evolución y cómo éstos podían afectar a la educación del futuro. Desde entonces algunas cosas han cambiado mucho. Otras, no tanto. Vamos a ver algunas de el

 

  • Hace 3 años hablábamos de que Facebook había conseguido, tras 7 años de funcionamiento, la enorme cifra de 700 millones de usuarios registrados. Hoy ya va camino de duplicar esta cifra.
  • Hace 3 años decíamos que había 5.000 millones de teléfonos móviles en el mundo.Hoy podemos decir que, por primera vez en la historia, la distribución de una tecnología ha superado en número a la población del planeta, 7.200 millones.
  • El sector financiero, la industria de los automóviles, la sanidad, etc. han continuado transformándose e integrando las ventajas del mundo digital.
  • El sector educativo, por contra,  no ha evolucionado de forma significativa. Sigue creciendo el número de voces que hablan sobre la necesidad de un cambio disruptivo en el modelo educativo y muchas de ellas lo prevén en breve plazo. Sin embargo, las propias rigideces del sistema lo han impedido hasta ahora.
  • La tecnología educativa sí que ha evolucionado con dinamismo. Aquí puedes ver una cronología de la educación online durante los últimos años. El aspecto más significativo es la introducción y rápida expansión del concepto de Cursos Online Masivos y Abiertos (MOOC).

 

Hay también que recordar que durante estos últimos años la crisis económica ha golpeado con fuerza. Sus consecuencias han llegado a la Universidad que, en general, ha sufrido un recorte de su financiación pública y una subida generalizada de las tarifas (ej. +30% durante la última década en EEUU).

 

Los factores principales que hacen prever un próximo cambio disruptivo en la educación universitaria son tres:

 

  1. La revolución tecnológica y su impacto en todos los ámbitos de la sociedad.
  2. La educación a lo largo de toda la vida. El propio ritmo de evolución tecnológica requiere que las personas sigan su formación a lo largo de toda su carrera profesional. Además, los mayores tienen una esperanza de vida cada vez mayor y muchos de ellos quieren seguir formándose.
  3. La crisis en la financiación de las universidades y la subida de las tarifas a los estudiantes. Algunos estudios indican que en los próximos años habrá una reducción importante en el número de universidades en todo el mundo. Muchas de ellas irán a la quiebra.

 

En la sociedad actual, a un joven le cuesta encontrar su primer empleo tres veces más que lo que le costó a su padre. En los países de la OCDE uno de cada 8 jóvenes está en paro. En España y Grecia, más del 50%. Sin embargo, según un reciente estudio, el 57% de las empresas no encuentra a jóvenes cualificados para desempeñar sus primeros empleos. Existe, por tanto, una falta de alineamiento entre la formación recibida y las competencias y las habilidades demandadas por empresas e instituciones que la sociedad necesita solucionar con rapidez.

 

Las habilidades que los jóvenes de hoy necesitan para moverse con soltura en el mercado laboral y en la sociedad del siglo XXI son muy diferentes a las que necesitaban sus padres. Pensamiento crítico, capacidades de comunicación y de presentación y, sobre todo, inteligencia social y emocional son algunas de ellas; no es fácil encontrarlas entre las materias impartidas en la mayoría de las universidades.

 

El mercado laboral actual es muy diferente al de hace 25 años. En los próximos años cambiará aun más. Muchas de las tareas que actualmente realizan personas se realizarán por robots en unos pocos años. Estos puestos de trabajo desaparecerán y las personas que los desempeñaban deberán de formarse y reciclarse con rapidez. Los trabajos con mayores dificultades para su automatización, como por ejemplo, todos los relacionados con la creatividad y con la innovación, serán los más demandados.

 

Todo lo anterior conlleva a que las necesidades de formación se incrementarán, pero el mercado demanda que la educación sea: más personalizada, dinámica, barata y al alcance de todos. Los impulsores de los Cursos Online Masivos y Abiertos (MOOC) indican que son la solución a estas demandas.

 

Los MOOC son cursos gratuitos y dinámicos que se distribuyen digitalmente. Para las universidades pueden convertirse, según el enfoque adoptado, en una gran ayuda o en un fuerte competidor.

 

Los estudiantes han encontrado en los MOOC una fuente rica e inagotable de conocimiento abierto y disponible gratuitamente. Han visto que lo que necesitan lo tienen ahí cerca, a su alcance. Fácil y sencillo. Conocimiento bueno y actualizado. Impartido por buenos tutores; en algunos casos, los mejores. Ahora bien, son ellos, los propios estudiantes, los que han de buscar, trastear, seleccionar los cursos más adecuados y adoptar una posición proactiva… es decir, han de hackearse su propia educación.

 

Aunque el crecimiento de los MOOC durante los últimos años ha sido exponencial, aun tienen cuestiones pendientes de resolver: modelo de negocio, supervisión, relación con la enseñanza convencional, con los grados y créditos, etc. No obstante, las universidades líderes los han adoptado y los impulsan. Así, por ejemplo, el vicepresidente del MIT, Ismael Ruiz, comentaba recientemente: “Se trata de uno de los elementos que puede provocar la disrupción del sistema educativo”.

 

Durante los 3 últimos años hemos visto cómo, al mismo tiempo que la revolución digital aceleraba su desarrollo, la evolución del sistema educativo era casi inexistente. ¿Serán los MOOC el catalizador que acelere la transformación de la educación? Sus fervientes partidarios dicen que sí. Lo veremos pronto y, en todo caso, antes de los próximos 3 años.

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.