La digitalización borra las fronteras entre el espacio físico y el digital para que nada se detenga

Durante los peores momentos de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, la tecnología eliminó las fronteras entre lo físico y lo digital. Desde entonces, la conectividad ha mantenido el mundo en marcha y se ha convertido en la base sólida en la que se asientan y crecen la economía y la sociedad actuales.

24/03/2021

Durante los peores momentos de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, la tecnología eliminó las fronteras entre lo físico y lo digital. Desde entonces, la conectividad ha mantenido el mundo en marcha y se ha convertido en la base sólida en la que se asientan y crecen la economía y la sociedad actuales.

El desarrollo tecnológico que durante los últimos años el comercio, la medicina y la educación ya habían experimentado, ha dado un salto cualitativo y cuantitativo, empujado por la necesidad de hacer frente a la pandemia y sus efectos. Así, hemos pasado de pedir una cita a través de una llamada de teléfono o una cita online, a realizar consultas a través de una videollamada.

El avance es tan importante que recientemente podremos acceder, por ejemplo, a una innovadora metodología docente que utiliza la realidad virtual para la formación en reanimación cardiopulmonar (RCP), algo que puede salvar vidas y en lo que Telefónica ha trabajado intensamente junto a la Diputación Foral de Bizkaia, a través de Bizkaia Open Future. Esto era inimaginable hace no tanto tiempo.

Además, la tecnología ha puesto al alcance de administraciones públicas, empresariales, profesionales y millones de ciudadanos en todo el mundo soluciones digitales que dan respuesta a los mayores desafíos actuales. Por ejemplo, el Big Data junto a la Inteligencia Artificial ayudan a prevenir brotes y a diagnosticar pacientes, la robótica demostrado ser esencial en la atención de pacientes, y los drones y vehículos autónomos han sido críticos en tareas de desinfección.

 

Nuevos escenarios

La tecnología también ha mantenido la actividad educativa y formativa, facilitando la labor docente de profesores y maestros, quienes han podido seguir impartiendo sus clases a través de Internet. Es cierto que aún queda un largo camino por recorrer, pero la digitalización ha llegado para quedarse en las aulas. El objetivo ahora es evolucionar a un nuevo modelo digital e integral, en el que conviva la enseñanza presencial con la virtual, basado en una digitalización justa e inclusiva, que no deje a nadie atrás.

Pero si hay un ámbito que ha vivido una auténtica transformación, ha sido sin duda, el ámbito laboral. Grandes empresas, PYMEs y profesionales autónomos, incluso las administraciones públicas, han seguido funcionando en un espacio digital sin limitaciones físicas, y han creado nuevos escenarios virtuales en los que intercambiar puntos de vista y compartir proyectos e ideas mediante videoconferencias. Gracias a las herramientas colaborativas, se ha demostrado que el trabajo puede realizarse desde cualquier lugar.

Todo ello ha sido posible gracias a la potente red desplegada por Telefónica en los últimos años. Hay que destacar que, durante las primeras semanas de confinamiento, se produjo un aumento de la demanda de ancho de banda de casi el 40%, un crecimiento del tráfico de datos del 50% y un incremento de la voz móvil del 25%, lo que multiplicó por seis el tráfico de este tipo de comunicaciones de lo que suele ser habitual en nuestra Red.

 

El compromiso

La digitalización es un compromiso que la compañía tiene con el desarrollo de las sociedades y se fundamenta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, impulsados por Naciones Unidas. En virtud del ODS 9 que propone “construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación”, Telefónica destinó en 2019 más de 8.780 millones de euros en el desarrollo de infraestructura de banda ancha. Esta inversión tuvo un impacto en el tejido productivo y empresarial de aproximadamente 9.311 millones de euros.

Sin embargo, toda esta aceleración en la actividad digital, provocada por la emergencia sanitaria, ha puesto de manifiesto los peligros de desequilibrio a los que nos enfrentamos y que requieren una nueva gobernanza. Ahora el debate sobre la protección de los datos y de privacidad cobra más importancia que nunca.

Este desequilibrio en el uso de los datos, junto a las dificultades en el acceso a la tecnología puede llegar a convertirse en desigualdad de oportunidades, por la falta de dispositivos o de plataformas educativas entre algunos colectivos o territorios. La brecha digital es el mayor reto al que nos enfrentamos.

La aceleración de la actividad digital plantea la necesidad de gestionar la transición digital poniendo a las personas en el centro. Para ello Telefónica ha elaborado un gran Pacto Digital, basado en valores inclusivos y sostenibles, que borren esas desigualdades y gestione la transición digital poniendo las personas en el centro.

 

Internet para todos

Para garantizar que la mayor parte de la población tenga acceso a la tecnología y a las oportunidades que brinda el nuevo mundo digital, Telefónica puso en marcha la iniciativa ‘Internet Para Todos’ para acabar con el aislamiento digital de zonas remotas y conectar a más de 100 millones de personas en Latinoamérica.

Este programa surgió en Perú hace más de dos años con el concepto de que la conectividad es un requisito fundamental para el progreso económico y social de las personas. Este innovador proyecto colaborativo se impulsó junto a Telefónica del Perú, Facebook, IDB Invest y CAF, para el desarrollo de una infraestructura móvil rural que abra una puerta al mundo digital, a cerca de 6 millones de peruanos que no disponían de un adecuado acceso a internet móvil.

El Pacto Digital de Telefónica propone un nuevo diálogo entre los gobiernos, la sociedad civil y el tejido empresarial, con el objetivo de mejorar la vida de las personas, estén donde estén. Esta mejora comienza, sin duda, el impulso el impulso de la formación y educación, y esto implica adaptar con urgencia el sistema educativo a la sociedad digital. Todo ello nos permitirá defender los derechos fundamentales en la era digital, sin olvidar su importancia.

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.