La comunicación asíncrona y el teletrabajo en la era digital

La comunicación asíncrona es uno de los desafíos que plantea la transición digital ya que se aleja de lo instantáneo. En plena implantación del teletrabajo y de los modelos híbridos, no solo resulta una herramienta útil para las empresas, también es una vía útil para trabajar con equipos externos y globales.

que es la comunicacion asincrona

4 min

 Frente a la inmediatez y la posibilidad de analizar y trabajar con miles de datos en tiempo real, que ofrecen tecnologías como Big Data o el Internet de las Cosas, IoT, la comunicación asíncrona, más que un nuevo método de comunicación, es una reformulación de los sistemas tradicionales. Hoy en día, se están explorando nuevas soluciones en busca de oportunidades sociales y empresariales.

La comunicación asíncrona elimina la inmediatez  

La comunicación asíncrona es un intercambio de información que no se realiza en tiempo real.  En el ámbito laboral y empresarial se trataría de una forma de trabajar en equipo pero en diferentes momentos del día y sin la necesidad de que todos aquellos que forman parte del grupo de trabajo tengan que coincidir en el tiempo.

Es decir, la principal diferencia entre este y el modelo de trabajo presencial tradicional radica en que no se espera a que todos los usuarios estén disponibles y trabajen en un periodo de tiempo concreto. De esta manera, se puede conseguir incrementar la productividad y minimizar los costes de desplazamiento o los cambios de turnos, un aspecto muy interesante cuando se trata de trabajar con equipos globales y donde la geografía condiciona los horarios. 

De esta forma se elimina la inmediatez y el trabajo en tiempo real. La palabra asincronía describe aquellos procesos que no tienen lugar en el mismo momento que otros procesos. Frente a las reuniones en persona, las reuniones a través de herramientas tipo Zoom, o las herramientas de mensajería instantánea, otras como el correo electrónico, el uso de documentos colaborativos o las herramientas de gestión de tareas aparecen en la escena laboral. Estas otras herramientas permiten a los empleados elegir trabajar cuando son más productivos con la condición de que cada tarea quede terminada a tiempo y sabiendo qué tiene que hacer cada empleado en cada momento para no interrumpir la cadena de trabajo, para continuar con las tareas donde otro compañero las dejó, como si fuera un relevo.  

Las posibilidades de la comunicación asíncrona  

Funciones como las reuniones en línea ya han demostrado su eficacia durante la pandemia y ahora con el teletrabajo, pero obligan a todos los participantes a estar conectados a la vez. Por este motivo, una de las soluciones ahora es integrar las tecnologías de Realidad Virtual, Realidad Aumentada y 3D para trabajar en diferido, pero con perspectivas de realismo. 

Uno de los mayores ejemplos llevados a cabo en este sentido ha sido el presentado recientemente por la Escuela Politécnica Federal de Zurich  ETH Zurich convirtió en realidad lo que parecía tan lejano: introducir la comunicación asíncrona en esta institución, pero de un modo innovador.

Para hacer realidad el objetivo que este proyecto planteaba, los científicos y especialistas de la universidad suiza pensaron crear una oficina en la que trabajar con tecnología asíncrona. En este caso han desarrollado un sistema que crea una sala de reuniones en 3D, basado en entornos de Realidad Virtual y Realidad Aumentada en los que se pueden grabar y reproducir en cualquier momento las reuniones celebradas con un aspecto muy realista.  
El principal reto, en su momento, fue la eliminación del «ruido», es decir, cualquier distracción. En este sentido, el software patentado permite minimizarlo posteriormente al reproducir la grabación.

El sistema también ofrece la posibilidad de acceder a un historial de eventos. Este proyecto se caracteriza por mantener intacta la ley de la causalidad (es decir, el orden de causa-efecto). Para ello, la realidad virtual se estructura sobre objetos a los que es posible acercarse para recibir más información. Por ejemplo, pantallas, sensores o incluso avisadores acústicos. 

El futuro es una oficina digital en tres dimensiones 

Elegir entre trabajar en una realidad asíncrona o síncrona (es decir aquella que coincide en el tiempo) no debería ser elecciones excluyentes. Lo importante es poder elegir lo mejora de cada una para adaptarse a las necesidades de las empresas y los trabajadores.

El proyecto desarrollado por la ETH Zurich no solo se puede aplicar en las oficinas del siglo XXI con marcado carácter innovador y tecnológico, también a otros campos como el de la investigación. En este sentido, sería posible repetir cualquier proceso para analizar los errores y trabajar sobre los aciertos

Debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, se comenzó a investigar más en la comunicación asíncrona y en las oportunidades que puede ofrecer en el ámbito laboral y de colaboración científica. Esto trajo consigo numerosos avances a las empresas, ya que se comprobó que distintos trabajos se podían desarrollar desde casa, apoyando el modelo de teletrabajo. De este modo, el tiempo que pasaban juntos empleados y empresarios era de mayor calidad. Ahora se quiere dar un paso más con la ayuda de la realidad virtual y la tecnología 3D. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.