Internet de las Cosas: la tecnología que facilita una gestión responsable del agua

Sin agua no hay vida, y el aumento del consumo, la contaminación y el cambio climático están poniendo en peligro los recursos hídricos de las futuras generaciones.

📸 Steve Johnson I Pexels

01/12/2021

Sin embargo, la innovación tecnológica, en especial el Internet de las Cosas (IoT) ofrece soluciones para un uso responsable y solidario de un bien cada vez más escaso.

Cerca del 70% del planeta está cubierto por el agua de océanos y mares. Casi el 97% del agua que hay en la Tierra es salada, y tan solo el 2,5% es dulce y está repartida entre agua subterránea, ríos, lagos y aguas congeladas en cumbres montañosas y en la Antártida.

Pero ese 2,5% debe hacer frente a la cada vez mayor necesidad de recursos hídricos derivados del crecimiento de las infraestructuras, de las ciudades y de la industrialización, que se unen al crecimiento demográfico.

Esto a su vez que tiene como consecuencia un mayor consumo directo y un aumento en la producción de alimentos. 

La pandemia nos ha recordado que el agua es vida

Otras situaciones excepcionales como la crisis sanitaria producida por el Covid-19, han recordado al mundo entero que el agua es vida. Un gesto tan sencillo como lavarse las manos ha demostrado ser la forma más efectiva para evitar la transmisión del virus.

Sin embargo, las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que tres de cada 10 personas de todo el mundo no han podido lavarse las manos con agua y jabón en su hogar durante la pandemia.

Además, el organismo internacional junto con UNICEF alertan en “Progresos en materia de agua para el consumo, el saneamiento y la higiene en los hogares” de que miles de millones de personas de todo el mundo se quedarán sin acceso a servicios de agua potable, saneamiento e higiene en el hogar gestionados de manera segura antes 2030 a menos que el índice de progreso se multiplique por cuatro.

Esto supone para los países con mayores recursos económicos una obligación: gestionar de manera sostenible los recursos hídricos de que disponen y ayudar a los más desfavorecidos.

Necesidad de cuidar el agua

Desde hace años la aplicación del IoT ha crecido de forma imparable, alcanzando la gestión del agua.

Dentro de las infraestructuras de las smart cities, el despliegue de la red 5G ha permitido el auge de la conectividad aplicándola a usos muy distintos como la movilidad o la gestión del agua, muy útil si se tiene en cuenta que las poblaciones cada vez se concentran más en las ciudades.

La conocida como ‘gentifricación’ requerirá de un mayor uso de recursos hídricos, no solo para consumo de los ciudadanos sino también para un buen mantenimiento de las propias urbes.

Las nuevas tecnologías pueden ayudar notablemente a adaptar los consumos de agua al cambio climático gracias al uso de sistemas de riego conectado y a la gestión de recursos hídricos de las ciudades (smart water).

Una gestión inteligente de recursos puede lograr un 20% de ahorro, lo que a su vez permitiría mejorar las infraestructuras invirtiendo en instalación de sensores y en equipos de gestión y suministro.

La huella hídrica menor gracias a la tecnología

En estos casos la aplicación de tecnología basada en la conectividad a gran escala previene las fugas en la red hídrica, (quizá esta sea la funcionalidad que más valor aporta).

También interviene en la gestión del riego mediante sensores y programadores, monitoriza la calidad del agua potable, controla la calidad del agua estancada, desde fuentes municipales hasta piscinas públicas, y controla el riesgo de desbordamiento e inundaciones en ciudades costeras o fluviales, entre otras muchas aplicaciones.

En este sentido, la industria debe adoptar también medidas para una gestión del agua más sostenible. Sectores como la industria química, la textil, la agroalimentaria, las explotaciones ganaderas y las relacionadas con los metales, así como el sector energético aplican ya medidas para optimizar sus consumos.

Y gracias a la digitalización de la industria es posible reducir considerablemente la huella hídrica que dejan estas actividades. El IoT y la red 5G, el big data o la inteligencia artificial ayudarán a disminuir la cantidad de agua dulce empleada para la producción de aquello que se consume. 

Un IoT mejorado: Smart Metering 

La apuesta por la gestión del agua ha llevado al desarrollo de soluciones realmente beneficiosas para la sociedad. Una de esas soluciones es mejora del IoT a través de la conectividad Narrowband IoT (NB-IoT) que permite mejorar y ampliar la lectura de millones de contadores de agua.

Esto se traduce en la posibilidad de mejorar los consumos de agua de más de tres millones de hogares e industrias en España, gracias a las soluciones ‘smart water metering’

Junto al NB-IoT, Telefónica ha desarrollado una serie de iniciativas con el objetivo de digitalizar los servicios que prestan las empresas gestoras de agua, y que sean más eficientes. Esto aporta ahorros económicos a los ciudadanos y cuidado del medioambiente, adaptándose a las nuevas demandas provocadas por los movimientos demográficos ya mencionados.

De esta forma las nuevas tecnologías transforman los contadores en sistemas inteligentes de lectura remota que además permiten reducir los costes operativos de las gestoras de agua, así como incrementar la satisfacción del usuario final, debidos principalmente a la reducción del agua no facturada.

Iniciativas sostenibles

Estos sistemas, en combinación con técnicas de Analítica Avanzada consiguen ayudar a las gestoras de agua a optimizar sus operaciones y procesos en la gestión integral del ciclo del agua, como realizar un correcto balance hídrico.

Un claro ejemplo de ello es el acuerdo alcanzado recientemente entre Telefónica y la empresa Global Omnium. Esta unión permitirá a los usuarios detectar aumentos de consumos no habituales, recibir alertas de uso de agua en viviendas cerradas como las de segundas residencias, posibles fugas interiores o avisos de emergencia social si no hay consumo en hogares con personas que viven solas, por ejemplo.

Se trata de una iniciativa pionera en el sector que persigue no solo avanzar en políticas de sostenibilidad vinculadas principalmente con el ahorro de agua, también en reducir las emisiones de CO2.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.