La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional es importante en las empresas ya que gracias a ella los trabajadores pueden comprender, motivar y ayudar a sus compañeros. No te lo pierdas.

Por qué la inteligencia emocional es importante en las empresas
Tiempo de lectura: 4 min

Cualquier entorno laboral puede convertirse en una fuente de estrés constante, una sensación negativa que hay que saber cómo manejar. Por este motivo, desde hace ya algún tiempo el concepto de inteligencia emocional se escucha cada vez más en los entornos laborales.  

Desarrollar esta habilidad facilita contar con los recursos necesarios para reaccionar ante la adversidad de una manera calmada y sin dejar que las emociones negativas tomen el control. Sin embargo, no es tan sencillo como parece, de ahí que se busquen soluciones efectivas. 

¿Qué es la inteligencia emocional? 

La inteligencia emocional es una habilidad crucial para comprender y gestionar nuestras propias emociones y las de los demás de manera efectiva. Se refiere a la capacidad de reconocer, entender y manejar los sentimientos de manera inteligente, en vez de dejarnos llevar por ellos. Para lograrlo, es necesario utilizar una combinación de conciencia propia, autocontrol, empatía y habilidades sociales. 
 
La inteligencia emocional, cuando se desarrolla, ayuda a analizar lo que sentimos con mayor profundidad, lo que nos permite entender qué hay detrás de nuestras emociones. Esto implica estar conectados con las emociones y ser capaces de expresarlas de manera adecuada. Una forma de lograrlo es mediante el autocontrol para evitar reacciones impulsivas provocadas por el miedo o la tristeza, por poner dos ejemplos. 
 
Además, no hay que olvidar el papel de la empatía, porque es útil para comprender las emociones de los demás. Nos permite que nos pongamos en el lugar de los otros, percibir sus sentimientos y actuar de manera adecuada. Gracias a ella, podemos establecer unas bases sólidas para establecer y mantener relaciones saludables y satisfactorias a lo largo del tiempo. 

¿Por qué es tan importante en el trabajo? 

La importancia de la inteligencia emocional está justificada por varias razones. En primer lugar, el trabajo implica interactuar con colegas, superiores, clientes y proveedores, lo que requiere habilidades de comunicación efectivas y desarrollar relaciones interpersonales saludables. Saber cómo reaccionar ante una eventualidad con calma reduce el riesgo de iniciar un conflicto. 
 
Asimismo, desempeña un papel clave en el liderazgo. Los líderes con alta inteligencia emocional son capaces de motivar, inspirar y guiar a sus compañeros de manera efectiva. Esto se debe a que comprenden las preocupaciones y necesidades de sus colaboradores con detalle. Con esta información, fomentan un clima de confianza que mejora el trabajo en equipo, entre otros beneficios, especialmente cuando se trata de establecer un liderazgo inclusivo y diverso. 
 
Junto con lo anterior, es fundamental para manejar el estrés y la presión en el entorno laboral. Las habilidades de autogestión emocional nos permiten mantener la calma en situaciones difíciles, controlar la ansiedad y tomar decisiones racionales. Actuar de este modo tiene sus ventajas, ya que contribuye a tener un mejor rendimiento, un aumento en la productividad y más capacidad para resolver problemas
 
Incluso está estrechamente relacionada con la resiliencia emocional, que es la capacidad de hacer frente y recuperarse de las adversidades. En el ámbito laboral, donde los cambios y las demandas son constantes, hay que saber adaptarse y seguir adelante. Es un proceso de mejora personal que contribuye a que las personas se vayan haciendo más fuertes y versátiles. 

Ejemplos de inteligencia emocional en el entorno laboral 

Para entender el concepto, conviene conocer algunos ejemplos de inteligencia emocional en el trabajo. La gestión de conflictos se ve muy afectada por la habilidad mencionada, pues un empleado que la haya desarrollado será efectivo al resolver diferentes situaciones. Durante una discusión, en lugar de reacción de forma compulsiva o agresiva, mantendrá la calma y buscará una salida constructiva. 
 
Otro ejemplo es el del liderazgo inspirador, que se basa en la comprensión de las necesidades y motivaciones de un equipo. Al entender lo que sienten los demás, es más sencillo reconocer los logros cuando se producen, se reducen las fricciones entre personas y se fomenta un clima de colaboración. Cada miembro se siente integrado y útil. 
 
Además, gracias a la inteligencia emocional es posible dar un mejor servicio de atención al cliente. Cuando un usuario expone sus inquietudes, al empleado le cuesta menos ponerse en su lugar y ofrecer la solución adecuada. Además, se brinda apoyo para que las preocupaciones se vayan reduciendo y ayuda a mejorar la reputación de las empresas. 

Beneficios para los trabajadores y la empresa 

Tanto los trabajadores como las empresas se benefician de la inteligencia emocional por igual. Para empezar, los primeros disfrutan de un mayor bienestar al comprenderse a fondo. También gozan de unas relaciones sociales saludables debido a su capacidad para resolver conflictos. Además, pueden aprovechar sus capacidades en el ámbito laboral y en el privado. 
 
En cuanto a las empresas, consiguen un aumento de la productividad y el rendimiento de sus plantillas, debido a que el clima laboral mejora. Incluso se dispone de un mejor liderazgo en las diferentes capas de la estructura, algo que potencia aún más los resultados. 
 
Cuando conocemos qué es la inteligencia emocional y la desarrollamos, nos volvemos más resilientes. Nos da la posibilidad de disfrutar de una vida social más saludable y cooperativa, y con menos conflictos graves. Así, es posible afrontar mejor los grandes retos con una actitud positiva. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.