¿Hacia dónde apunta el liderazgo y la inclusión de la discapacidad en los negocios?

Ayer tuve la oportunidad de participar en el primer taller del Club Abilit y celebrado en nuestras oficinas.  Entre cafetito y cafetito,  utilizamos la metodología “ World...

01/06/2011

 David de San Benito / @davidsanben

Ayer tuve la oportunidad de participar en el primer taller del Club Ability celebrado en nuestras oficinas.  Entre cafetito y cafetito,  utilizamos la metodología “World Cafe”, debatimos acerca de los retos, barreras y soluciones que afrontamos para incluir la inclusión dentro del liderazgo. Para el que no la conozca, “World Café” es una adaptación de la mítica mesa camilla española (sólo faltaba el braserito para ser la versión andaluza) donde un grupo reducido de personas charlan abiertamente sobre preguntas específicas. Anda que no he hecho yo “World Cafes” con mi suegra sobre temas de interés general.

 

No quisiera adelantar conclusiones que seguro serán publicadas en el Libro Blanco del #clubability, pero me muero por contaros algunas pinceladas de los retos que se mencionaron en mi mesa respecto al liderazgo:

 

¿Es posible liderar una transformación del concepto semántico de la inclusión, transformando el concepto “persona con discapacidad” a “persona con discapacidad social”? ¿Debería computar esta nueva discapacidad social dentro de la #LISMI? Me explico. Tradicionalmente el concepto “persona con discapacidad” se refiere a personas que han visto alteradas sus funciones intelectuales o físicas, entorpeciendo la realización de alguna de las actividades cotidianas consideradas normales. La idea es ampliar el concepto hacia la exclusión de personas por su condición física, mental y social, sea una persona con discapacidad, ex recluso, ex drogadicto o mujer maltratada.

 

¿Es posible la liderar desde la sensibiliblización para conseguir la “normalización” de la inclusión en las empresas? Me explico. Ayer definimos “normalización” como el resultado de que la inclusión se haga invisible a ojos de los empleados. Es decir, poner el acento en la “capacidad” no en la discapacidad. Que nos parezca en definitiva normal tener un jefe talentoso, que da la casualidad que tiene alguna discapacidad. Y la solución apuntada como siempre tiene impacto en la raíz del problema: la educación en la diversidad desde niños.

 

¿Cómo hacemos este #clubability para convencer a otros que lideren sus sectores y seamos cada vez más numerosos? ¿Cómo incorporamos a cada vez más conversos de esta nueva religión? Caminos hay muchos, los hay hasta de hierro, y según dicen, todos conducen a Roma. Pero sabemos que no es verdad, aunque nos gusta dejarnos engañar. No será fácil, pero sumando las fuerzas, imaginación y creatividad de los 48 líderes del #clubability todo será mucho más fácil. Por cierto, se aceptan sugerencias!!!

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.