El cargador universal: ¿una oportunidad perdida? (English version bellow)

Probablemente cualquiera de nosotros tenga algún cajón en casa lleno de cargadores de teléfono viejos, o se ha visto en la necesidad de cargar su móvil cuando se encontraba fuera de casa, sin...

15/02/2011

Redacción

Redacción

Probablemente cualquiera de nosotros tenga algún cajón en casa lleno de cargadores de teléfono viejos, o se ha visto en la necesidad de cargar su móvil cuando se encontraba fuera de casa, sin haber podido encontrar un cargador compatible. Un único cargador para toda la vida que funcione en cualquier móvil sería beneficioso tanto como para los consumidores como para el medio ambiente.

 

Es por ello que en el Mobile World Congress de Barcelona, en 2009, la industria al completo acordó que era necesario solucionar el problema con la creación de un cargador universal y fijó el objetivo de que para el 1 de enero de 2012, la mayor parte de todos los teléfonos móviles nuevos fueran compatibles con dicho cargador. O2 aplaudió esta idea en su momento, y continuamos creyendo que es algo fundamental. Es lo que todos queremos, los consumidores, los políticos, O2… En definitiva, todo el mundo.

 

Ahora estamos en 2011 y ¿en qué punto nos encontramos?  Bien, estamos acercándonos al objetivo de 2012, pero no tan rápido como creemos que sería necesario. ¿Estará menguando el entusiasmo inicial?

 

El pasado diciembre, el Comité Europeo de Normalización Electrotécnica CENELEC, hizo público un nuevo cargador universal estándar, solicitado por la UE y, previamente, en marzo de 2010, la ITU-T hizo público un cargador universal estándar. Como industria, parece que ya no estamos en total armonía.

 

Existen dos divergencias entre ambos estándares: la corriente mínima acordada y el cable eléctrico separable. Si la corriente de salida acordada es demasiado baja, el cargador universal no podrá cargar muchos móviles, como los smartphones. Además, si el cable eléctrico está fijado al cargador, no será posible utilizarlo para conectar el móvil a su ordenador, lo que se traducirá en la necesidad de incluir un cable adicional en el lote del teléfono.

 

Tanto en Telefónica como en O2 en Reino Unido, nuestra visión es sencilla. Queremos quitar los cargadores de las cajas, nada más. Esto reducirá los embalajes, los costes de transporte, así como el envío de desechos a los vertederos. Para conseguirlo, necesitamos que la industria consiga acordar un único estándar, y creemos firmemente que dicho estándar será capaz de cargar todo tipo de teléfonos móviles.

 

La buena noticia es que a través del ITU-T, se está negociando una puesta en común de los dos estándares existentes. Pero nuestra mayor preocupación es que se nos acaba el tiempo, 2012 está a tan solo 10 meses y, como industria, nos arriesgamos a fracasar estrepitosamente.

 

Pedimos encarecidamente a todos: a los operadores, los fabricantes de móviles y los organismos de normalización europeos, que cooperen firmemente y se comprometan a apoyar los debates que se están produciendo a través del ITU-T. Necesitamos volver a reunirnos todos para conseguir un estándar único, y conseguirlo rápido. Sin ello, O2 no podrá hacer posible su ambición de ofrecer una solución práctica a los consumidores del Reino Unido.

 

El cargador universal es algo demasiado importante como para escatimar o poner en el mercado productos mal concebidos. Según el GSMA, se producen 51.000 toneladas de cargadores duplicados cada año; la mayor parte de ellos acabará en un vertedero. Con un poco de suerte, en el Congreso Mundial de Telefonía Móvil de esta semana, dos años después del compromiso original, la industria se dará cuenta de que el tiempo se está acabando y se volverá a comprometer a alcanzar el objetivo de un cargador único y duradero.

 

[1] La ITU es el Organismo de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas. El ITU-T es el organismo de normalización de la ITU encargado de establecer estándares globales para el sector de las TIC.

**Steve Alder es General Manager Devices, O2

 

———————————————————————————————————————————-

 

THE UNIVERSAL PHONE CHARGER. A MISSED OPPORTUNITY?

 

We all probably have a drawer at home full of old phone chargers or have needed to charge our mobiles while away from home and not been able to find a compatible charger. One single charger for life that works across any mobile will be good for consumers and good for the environment.

 

That’s why when we got together for Mobile World Congress in Barcelona in 2009, the whole industry was agreed on the need for a universal charging solution and set the target that by 1st January 2012, the majority of all new mobile phones available would support this. O2 welcomed this at the time, and we still believe it’s a no brainer. It’s what we all want; consumers, governments, O2, everybody.

 

And now it’s 2011 and where are we?  Well, we’re moving towards the 2012 target but not as quickly as we think is necessary. Perhaps for some the passion is waning?

 

Last December CENELEC released a universal charging standard endorsed by the EU and before that, in March 2010, the ITU-T released a universal charging standard. As an Industry, we no longer seem to be singing in perfect harmony.

 

There are two issues of divergence between the two standards; an agreed minimum current and a detachable power cable. If the mandated output current is too low the universal charger will not be able to charge many handsets such as smart phones. Also if the power cable is fixed to the charger it will not be possible to also use it to connect to your computer, meaning an additional cable would be required in the phone packaging.

 

At both Telefónica and O2 in the UK our vision is simple. We want to take chargers out of boxes full stop. This will reduce packaging, transport costs and ultimately waste being sent to landfill. To achieve this we need the industry to get to one single standard and we strongly believe that standard should be capable of charging all types of mobile phone.

 

The good news is that through the ITU-T dialogue is now underway with a view to finding a common ground between the two existing standards. But our biggest concern is that we’re running out of time; 2012 is only 10 months away and as an Industry we risk ‘grasping failure out of the jaws of success’!

 

We urge everyone – operators, handset manufacturers and the European standardisation bodies –  to firmly cooperate and commit to supporting the discussions now underway through the ITU-T. We need everyone to urgently get back around one table to deliver a single standard, and deliver it fast. Without this O2 cannot deliver its ambition of a workable solution for consumers in the UK.

 

The universal charger is too important to cut corners or bring half baked products to market. According to the GSMA, 51,000 tonnes of duplicate chargers are being produced every year, most of which will ultimately end up in landfill. Hopefully at this week’s Mobile World Congress, two years on from the original commitment, the industry will realise that time is running out and re-commit to a genuine charger for life approach.

 

**Steve Alder es General Manager Devices, O2

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.