Día Internacional de la Mujer – Necesitamos más Hermiones

Por un Planeta 50-50 en 2030: Demos el paso para la igualdad de género.

07/03/2016

JM Boluder

María Elena Cruz Martín

Data Scientist en Telefónica
y Managing Director de Girls in Tech España.

 

El día 8 de marzo se celebra a nivel mundial el Día de la Mujer. Este año la ONU ha fijado el lema “Por un Planeta 50-50 en 2030: Demos el paso para la igualdad de género” (Por cierto, desde el enlace podéis llegar a una maravillosa página interactiva en la que conocer ejemplos de aportes destacados de las mujeres a la humanidad) Esta conmemoración sirve para poner de manifiesto que aún queda mucho camino por recorrer en diversos ámbitos para una igualdad de oportunidades real entre mujeres y hombres, pero es además una fecha de celebración: celebramos lo que se ha avanzado en el camino de la integración, y celebramos también el papel que las mujeres han jugado y juegan en que los humanos avancemos hacia un mundo mejor.

De este modo, dando visibilidad a las acciones en pro del bien común desarrolladas por mujeres, no solo se hace un acto de justicia, sino que también, y quizás esto sea hasta más importante, se dan a conocer modelos para que las niñas y jóvenes se sientan animadas y motivadas para desarrollar sus capacidades, para que vean que con esfuerzo y tesón pueden alcanzar metas importantes.

Girls in Tech es una organización global que persigue la incorporación de más mujeres en ámbitos profesionales relacionados con la ciencia y la tecnología (disciplinas STEM, del inglés Science, Technology, Engineering and Maths, es decir, Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Pese a ser profesiones muy demandadas, no logran despertar el interés de las mujeres, siendo pocas las que se deciden a cursar carreras universitarias relacionadas relacionadas (por debajo de un 30%, en los mejores casos), o a decidirse por trabajos relacionados con la tecnología, de modo que la potencial aportación de estas mujeres al desarrollo de mejores productos tecnológicos termina por no aprovecharse.

Las razones por las que las niñas y adolescentes deciden decantarse por otras materias o intereses académicos son diversas, pero unas de ellas es la falta de referentes femeninos en estás áreas. Desde Girls in Tech consideramos que es muy necesario el que las niñas puedan conocer cómo Ada Lovelace o Grace Hopper contribuyeron de forma sustancial al desarrollo de la tecnología tal y como la conocemos hoy en día.

Pero no solo eso, las niñas también necesitan soñar y dejar volar su imaginación. El tener acceso en su infancia a libros y contenidos en los que aparezcan personajes femeninos que se interesan por la ciencia y la técnica, y que disfrutan con ella puede ayudar muchísimo a que esas niñas sigan desarrollando y ampliando su curiosidad en estos campos. Pensamos por ejemplo en la despierta Hermione Granger de Harry Potter; Momo, de Michael Ende, con su imaginación infinita; la Princesa Chicle de Hora de Aventuras, que es científica o, Rey, uno de los últimos personajes de Star Wars. Todos estos personajes femeninos viven su interés por la ciencia o la mecánica de las cosas con normalidad, simplemente se limitan a hacer lo que les gusta, sin más.

Este tratamiento hace que las niñas, y la sociedad en general, entiendan que no hay nada ‘raro’ o excepcional en que una mujer se interese por temas cercanos a la ingeniería, es lo que se ha dado por llamar el ‘efecto Scully’, nombre que se originó por el personaje de Dana Scully en la serie de televisión Expediente X y que fue uno de los primeros papeles protagonistas de mujeres científicas en convertirse en un éxito masivo y que, en cierto modo, animó a muchas chicas a seguir interesándose por la ciencia, tanto como para terminar dedicándose a ello profesionalmente.

En resumen, el romper con los estereotipos en los contenidos de ficción desarrollados para niños y jóvenes puede ayudar en gran medida a la normalización de la visión que la sociedad en general tiene de que ciertas profesiones son más ‘de hombres’ o ‘de mujeres’, se trata de que las personas puedan desarrollar libremente sus carreras profesionales, dedicándose a aquello que más les apasiona y en lo que son más productivo para la sociedad, sin que tenga que producir sorpresa o resulte extraño el hecho de que una mujer decida estudiar ingeniería.

Las niñas que hoy sueñan con ser como Hermione o Rey son nuestras ingenieras y científicas del mañana, estamos impacientes por ver que cosas serán capaces de construir.

 

> Accede aquí al Q&A de la Comisión Europea sobre la igualdad de género

 

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.