Día 4 Trekking – Namche Bazar (3440 m.) / Tyamboche (3860 m.)

Josu Feijoo – Jefe Expedición   Me piden que escriba mis impresiones de este grupo de diabéticos dentro del reto de ser los primeros diabéticos en el mundo en alcanzar el Campo Base del...

08/09/2012

Redacción

Redacción

Josu Feijoo – Jefe Expedición

 

Me piden que escriba mis impresiones de este grupo de diabéticos dentro del reto de ser los primeros diabéticos en el mundo en alcanzar el Campo Base del Everest perfectamente monitorizados en sus niveles de glucosa gracias al servicio de telemedicina diseñado por Telefónica

 

…No es tarea fácil…es más fácil hablar de uno que ser juez… además  mi misión es junto con nuestro guia oficial sherpa, puesto por nuestra agencia, Ngawang, el liderar un grupo, hacer que lo programado se cumpla, tanto en el trekking como en las tareas de envío de nuestros valores de glucosa en sangre…

 

Afortunadamente, el grupo es compacto, responsable y mi tarea esta siendo más fácil y gratificante de lo que me esperaba…

 

Hoy viernes 7 de septiembre ha amanecido un día radiante, al correr la cortinas de nuestra habitación los buenos dias, nuestro particular NAMASTE, me lo han ofrecido las limpidas montañas del Himalaya en todo su esplendor y belleza…

 

Al rato bajamos a desayunar, pero la sonrisa radiante de Elena, eclipsa para mi la vista de estas bellas montañas, Elena, madre, sensible, tierna con los niños sherpas que se cruzan en nuestro camino, a todos le ofrece su mejor sonrisa, queriendo compartir con ellos todo el amor que lleva dentro, tiene dos hijos a los que adora, pero su corazón es inmenso, como el Himalaya…

 

Desayunamos, como no, bien, nuestra agencia nos está prestando un servicio de autentico lujo, Pablo, el “cachorrillo” del grupo con sus 21 años rejuvenece mi alma con sus gracias y sus comentarios, es nuestro particular Bart Simpsons, trasto (dicho con cariño) e ingenuo en su percepción de la vida…

 

Nos aconpaña en la mesa Ngawang, nuestro guía, yo siempre en mis expediciones doy el mismo trato a sherpas que a mis compañeros… cada uno hace su trabajo y punto… tenemos un segundo guía, Chumba, un auténtico lujazo, pero en este primer reto no puedo dejar ningun cabo sin atar, esta gente al igual que yo, tiene una enfermedad crónica…

 

Salimos para iniciar una jornada de unas 6/7 horas para los trekinistas normales, pero yo se que van a ser menos horas, este grupo de momento, repito de momento va bien, llevamos un buen ritmo, incluso adelantamos a otros montañeros, que previsiblemente no son diabéticos… pero nosotros estamos bien controlados…

 

El día es perfecto, el cielo azul parece recién sacado de la lavadora, nuestros porteadores salen cada uno con su carga, nuestras pertenencias…tenemos a nuestra derecha según subimos el Thamserku una esbelta montaña de 6.700m, al fondo el Kanthenga y al fondo a la derecha el Ama Dablam de 6.815 metros, cima que también ha conseguido Jon Goikoetxea mi compañero en The Seven Summits, alpinista fuerte, de buen corazón y un SEGURO en la montaña… ponemos un ritmo tranquilo hay que ir de menos a más, que el corazón coja ritmo, pistare, pistare que dicen los nepalis…

 

Justo a la derecha del Ama Dablam se vé el Nupse de 7.982m de altura, casi un “ochomil” y tras una inmensa nube, que oculta al “gigante”, a la montaña más alta del Mundo, el Everest… nuestro oculto deseo…

 

Stupa con Everest de fondo Mentalmente le pido a Bhuda (que aqui es más correcto) que nos conceda una gracia y ”sople” un poco para despegar la cima del Mundo...Es tras una aguda curva a izquierda cuando “alguien” por ahí arriba, quizás haya escuchado mis “súplicas” pero las nubes se desplazan y se muestra ante nosotros la cima del Everest... muy nevada... pero ahí está, el punto mágico en el que coinciden todos los sueños de los alpinistas, donde un 18 de mayo de 2006 mis sueños desde la infancia se hacían realidad al conseguir la cima... pese a ser de día y el Sol brilla en todo su explendor unas pocas estrellas brillan en nuestro minúsculo firmamento, son unas pequeñas perlitas en los ojos de mis compañeros, que no ocultan su emoción al ver ante si la montaña más alta del planeta... miro a Bea, sé que la emoción la embarga y la dejo disfrutar de este íntimo momento, su momento, Bea que aparentemente protege con un caparazón su intimidad y anhelos ante terceros, sé que dentro de ella bulle la emoción y la intensidad de alguien que tiene mucho que dar... pero que tal vez debido a su timidez inicial todavía no ha encontrado ese nueva vía de escape que su “alma” reclama... Caminando hacia Tyamboche

 

Todos nos hacemos fotos con el Everest de fondo, nuestros corazones sonrien por dentro porque por fuera nuestra cara es su fiel reflejo en nuestras sonrisas… seguimos caminando, rápidamente alcanzamos la mitad del recorrido, vamos en “tiempo” así que paramos a hacernos un nuevo control de glucosa y beber y comer algo.

 

Iniciamos la segunda parte del recorrido, la más empinada, la que nos va a llevar al monasterio Bhudista más alto del Mundo, en nuestras “tablets” se van almacenando los datos, datos que ya todos sabemos enviar pero que yo siempre derogo esta responsabilidad en Roberto, Roberto me trasmite confianza, es serio en los momentos serios y alegre y jovial en los ratos de disfrute, es fuerte, de momento va bien, es disciplinado y me cae muy bien… creo que para mi sería un compañero ideal para ir hasta el fin del mundo… seguimos subiendo a ritmo, pero sin forzar, sube como un anciano para llegar como un joven… dicen los “sabios“ refranes… ya si curva tras curva, le vamos ganando terreno, metros a la cuesta y para cuando queremos darnos cuenta estamos en la entrada del Monasterio de Tyamboche, donde vamos a dormir hoy a 3.825 m, nos ha costado 4h15’ un tiempazo… ¡¡¡qué vivan los diabéticos¡¡¡

 

Monasterio de Tiamboche

 

Nos acomodamos en el hotel, nuevos análisis de glucosa en sangre, comemos algo y a las 15.00 vamos al monasterio donde los monjes Bhudistas, van a rezar y donde yo he dado un generoso donativo para que recen por nuestra suerte y de paso nos ponen a cada unode nosotros las “jathas” sagradas de protección y suerte durante este reto… incluso por alguno más… que falta le hace….

 

El resto de la tarde pasa con tranquilidad, en el interior de la lodge, con otros trekinistas de todo el mundo… esto parece un macedonia de paises… en vez de fruta… el Sol se oculta poco a poco, se retira para alumbrar en otros lares otros bellos amaneceres que seguro son eclipsados por otras buenas personas, se recoje poco a poco como nosotros nos recogemos al calor de la estufa de leña en nuestros más íntimos anhelos… pero se que los “dioses” van a ser generosos con nosotros y alguno… nos va a conceder.

 

Everest, Nuptse y Ama Dablam al amanecer

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.