Crecer en un escenario adverso: una apuesta firme por la conectividad

El mes de noviembre de 2023 estuvo marcado por la publicación de tres informes de gran interés para el sector de las telecomunicaciones. Desde diversas perspectivas y argumentos, estos informes establecen tres puntos clave: el tráfico de datos experimentará un aumento exponencial, la infraestructura digital necesita ampliarse e innovarse, y es imperativo abordar el problema de rentabilidad en el sector.

Crecer en un escenario adverso - una apuesta firme por la conectividad

Isabel María Álvaro Alonso Seguir

Tiempo de lectura: 4 min

Los nuevos informes publicados por PwC, “Perspectives from the Global Telecom Outlook 2023–2027”, y GSMA “The Mobile Economy Europe 2023”, indican que el tráfico de datos se triplicará en los próximos cinco años. En el segmento de particulares (business-to-consumer o B2C) este incremento estará causado principalmente por un consumo exponencial de vídeo. En 2018, el vídeo suponía un consumo de datos aproximado de 835 mil petabytes (PB), mientras que para 2027 se estima que supere los 7,6 millones de PB. Esta cifra equivaldría al 79% del tráfico de datos total (9,7 millones de PB) que se anticipa para 2027.

En el segmento de negocios (business-to-business o B2B), se estima que el número total de dispositivos IoT instalados incremente de 16.400 millones en 2022 a 25.100 millones en 2027. Asimismo, se prevé que las licencias de conexiones celulares IoT se dupliquen antes de 2030, pasando de 206 millones en 2022 a 501 millones en 2030. Estos incrementos en IoT son significativos ya que esta tecnología demanda una alta velocidad y baja latencia, lo que a su vez requiere que la infraestructura digital sea lo más eficiente y escalable posible.

Hacia una ampliación y transformación de la infraestructura digital

Las empresas de telecomunicaciones han sido conscientes de la tendencia creciente que sufrirá el tráfico de datos y la demanda por una conectividad rápida y eficiente. Por ello, han dedicado gran parte de sus esfuerzos en el despliegue de redes de última generación, especialmente la red móvil 5G.

La red 5G tiene la capacidad de ofrecer 100 veces más velocidad y 1.000 veces más capacidad que las redes legacy (2G/3G). Asimismo, su impacto medioambiental es hasta 7 veces menor que las redes 2G/3G. El potencial de esta red no se limita simplemente a una mejora de la experiencia de usuario, sino también una mejora en términos económicos. PwC estimó que el impacto del 5G equivaldría aproximadamente a un incremento del PIB global de 1,18 billones de euros (US$ 1.3tn) inducido principalmente por cinco sectores: sanidad, industria, servicios financieros, aplicaciones para el consumidor y dispositivos inteligentes.

No obstante, en el tiempo, no solo será suficiente con desplegar infraestructura de red, como se ha venido haciendo. Para satisfacer adecuadamente la creciente y cambiante demanda de conectividad se necesitará replantear el diseño de las redes de telecomunicaciones. Las redes sufrirán una transformación hacia una softwarización y virtualización de sus funciones, convirtiéndose así en un “supercomputador”. De este modo, en vez de ofrecer los servicios de una manera centralizada, se descentralizará la red buscando la proximidad a los usuarios finales y se automatizará mediante el uso de inteligencia artificial y aprendizaje automático. Finalmente, esto conducirá a una experiencia de conectividad óptima y personalizada.

La rentabilidad de las inversiones como la principal barrera para lograr una conectividad preparada para el futuro

Este panorama pone de manifiesto que, para que el sector de las telecomunicaciones tenga la capacidad de ampliar la infraestructura digital e innove, será necesaria una inversión significativa en tiempo. Como ejemplo, la Comisión Europea estima que se requerirá una inversión de 174.000 millones de euros en Europa para lograr los objetivos de conectividad gigabit 2030, cifra la cual puede aumentar a 200.000 millones dependiendo del escenario que se desarrolle. No obstante, el sector de las telecomunicaciones se enfrenta a un problema de rentabilidad en el que la elevada intensidad inversora continuará ejerciendo presión sobre los niveles de ingresos y endeudamiento de las compañías de telecomunicaciones, en un entorno de tasas de interés elevadas.

PwC indica en su informe que el despliegue de la tecnología 5G está siendo más rápido que el de generaciones anteriores. Esto ha provocado un crecimiento de la inversión en redes (capex). Concretamente, el sector de telecomunicaciones a nivel global experimentó un incremento del capex de un 4,2% in 2022.

Para lograr los objetivos de conectividad en beneficio de la sociedad y empresas, así como para que el sector pueda fortalecerse y crecer ante este escenario adverso, se necesitan nuevas fórmulas que permitan llevar a cabo la inversión. El nuevo informe de la ERT, «Connectivity is decisive for Europe’s competitiveness«, propone algunas recomendaciones, entre las que destacan: promover economías de escala a través de fusiones que permitan a las operadoras compartir recursos, rentabilizar las inversiones y distribuir la carga de inversión; introducir medidas que fomenten la innovación; y alentar a los proveedores de aplicaciones y contenidos a negociar con los operadores para encontrar soluciones adecuadas y comercialmente viables que reflejen de manera apropiada los costes incurridos.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.

Sorteo gafas Meta Quest 2
close-link
Logo Centenario Telefónica Celebra con nosotros el Centenario de Telefónica
EMPIEZA LA AVENTURA