Cómo ganar a la inercia

La inercia tiene muchos aliados. El miedo a lo desconocido es uno de los más fuertes. ¿Cuántos sueños hemos dejado de construir por miedo a las consecuencias desconocidas de esos sueños? Las...

14/04/2011

Redacción

Redacción

La inercia tiene muchos aliados. El miedo a lo desconocido es uno de los más fuertes. ¿Cuántos sueños hemos dejado de construir por miedo a las consecuencias desconocidas de esos sueños? Las organizaciones humanas, a estos efectos, son como las personas: también la inercia manda y gobierna.

 

La inercia, en las conversaciones íntimas que mantenemos cuando deliberamos sobre  las posibles acciones, elabora argumentos más o menos convincentes para que siga el tran- tran. El miedo a lo desconocido, que se fija en algún lugar entre el hígado y el corazón, es quien acaba decidiendo: gana el miedo… las dudas acaban.

 

Pero podríamos hacer  que el miedo cambie de bando. Podríamos lograr que el miedo a las consecuencias de no hacer nada sea más fuerte que el miedo a las consecuencias de cambiar. De hecho, un día y otro vemos que no hacer nada tiene costes elevadísimos.

 

En Fukushima están viviendo el horror de no haber hecho los deberes adecuados en su momento, BP tuvo enormes daños por no hacer lo que debía en el tiempo que debía, en España sabíamos hace tiempo que debíamos desinflar la burbuja inmobiliaria y ahora estamos viviendo las costes de aplazar las acciones… Sí, la lista de los costes de no hacer nada es larga y  muy elocuente.

 

Ante el enorme desafío que representa el cambio climático, debemos poner al miedo a trabajar a  favor del clima: cuál es el coste para el planeta de no hacer nada, y para nuestro país, y para la salud financiera y la reputación de  nuestra empresa… El futuro siempre castiga duro el pecado de omisión.

 

Mi consejo a las personas responsables de medio ambiente, sostenibilidad, reputación y RSE de las empresas: difundan entre los directivos más “amantes de la inercia” los abundantes casos de empresas  y organizaciones que han pagado un alto precio por no hacer nada. El objetivo es que el miedo sea un factor de cambio.

 

Más información sobre Víctor Viñuales

 

 

 

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.